Buscar en este blog

Cargando...

miércoles, 25 de enero de 2012

ORNAMENTOS EN EL JARDÍN

ARTE Y JARDINERÍA Diseño de Jardines

Ornamentos en el jardín



Los elementos decorativos y los pequeños detalles de diseño son muchas veces lo más memorable de un jardín. Son totalmente subjetivos, pero existen algunas directrices para acertar con su colocación, especialmente en los jardines que no tienen grandes vistas. Una escultura, una urna o incluso unas rocas pueden darle carácter a un espacio. El agua añade otras dimensiones: movimiento y sonido.

Puntos focales

Arcos y emparrados


Siempre son muy vistosos, pero enfocan la atención hacia la vista que hay más allá de ellos. Son útiles para crear la sensación de que hay espacios separados, incluso en terrenos pequeños.

Cenadores y pérgolas


Una estructura abierta independiente que se presenta como un espacio resguardado en el exterior, a menudo bajo un techo sólido.

Columnas


Útiles para implantar una línea vertical fuerte, como la de un árbol, o para soportar una estructura techada. Iluminadas desde el suelo quedan de fábula las columnas de plexiglás y vidrio reforzado, tanto transparentes como teñidas de color.

Escalones


Son mucho más que un mero elemento necesario en el jardín: puede constituir un ejercicio de diseño y estar hechos de materiales de todo tipo.

Esculturas


No se utilizan tanto como deberían en los jardines; pueden ser cualquier objeto, incluso una colección de rocas o pedazos de madera que resulte agradable a la vista o tenga algún significado personal.

La escultura puede desempeñar un papel primordial en el desarrollo del concepto de diseño.

Espejos


Hacen posibles algunos efectos sorprendentes, especialmente donde el espacio sea limitado. Pueden alargar la perspectiva si reflejan la pared del lado contrario.

Estructuras no convencionales


Cualquier estructura inusual puede ser un buen adorno para el jardín o, incluso, el protagonista de todo el diseño.

Pequeños detalles


En cualquier jardín es conveniente repartir pequeñas sorpresas en lugares inesperados como rincones, cruces de caminos o entre la hierba alta.

Galerías y jardines de invierno


Al igual que los cobertizos donde se guardan herramientas y demás cosas, pueden ser muy decorativos. Una galería totalmente hecha de cristal puede ser espectacular.

Obeliscos


Similares a las columnas, pero a menudo puntiagudos, aportan verticalidad usados de uno en uno o a pares. Se pueden adquirir obeliscos metálicos o construir de forma casera con madera o bambú y son de lo más decorativos, tanto si se cubren de vegetación como si se dejan desnudos.

Objetos variados


Pueden ser cualquier objeto viejo o inusual, como placas que se puedan fijar en una pared lisa u objetos que puedan llamar la atención en una pequeña zona del jardín.

Relojes de sol


Son tradicionales en los jardines; además de los hechos con piedra y una varilla metálica oblicua, también existen otros diseños modernos muy vistosos de cobre, latón, cristal y espejos.

Plantas y jardineras

Aluminio pulido y cobre


Dos materiales con los que es un placer trabajar. Sobre todo se usa el cobre para añadir detalles a otros recipientes, pero a veces se emplea para revestir jardineras cuadradas y el resultado es excelente. El aluminio pulido es un material relativamente nuevo que produce un efecto espléndido.

Arriates


Al diseñar un jardín pequeño cuyo suelo no sea muy profundo o de buena calidad, a veces construimos arriates con madera, hormigón o piedra. Una vez plantados, le otorgan cuerpo y estructura al jardín e incluso pueden ser su elemento arquitectónico principal.

Madera


Se ha usado durante siglos; la forma clásica es una maceta cuadrada con una almena en cada esquina coronada con algún detalle.

Para montajes provisionales una madera interesante es el contrachapado; queda más decorativo si se tiñe con un color a juego con el resto del diseño.

Metal galvanizado


Las macetas y jardineras están hechas con láminas de hierro galvanizado, normalmente de forma cilíndrica, rectangular o cuadrada de hasta 60 cm. de anchura. Si son más grandes tienen que ser de acero dulce con revestimiento galvanizado.

Tubos de hormigón


Pueden ser macetas muy sorprendentes. Queda bien con gramíneas como Festuca glauca, o la oscura Ophiopogon. Se pueden conseguir efectos más espectaculares si se empotran en un muro ondulado hecho con encofrados de madera contrachapada doblada avoluntad.

Mimbre


Se pueden hacer fundas de este material para suavizar el aspecto de las macetas galvanizadas cubriéndolas totalmente o incluso doblándose para agarrar los bordes.

Piedra


Ciertos fabricantes producen buenas macetas y jardineras de piedra reconstituida de diversos colores.

Plástico


Muy utilizado en macetas decorativas y de calidad cada vez mayor. El plástico es perfecto para balcones y azoteas, donde hay que tener en consideración el peso del material.

Plomo


Un material usado durante muchos años en macetas y jardineras con el que, afortunadamente continúan trabajando muchos fabricantes. No es apto para balcones y azoteas debido a su peso.

Terracota


Cada vez se hacen diseños más atrevidos con este material. En las macetas redondas de terracota queda bien un relieve en forma de mimbre. El único problema de este material es que las sales minerales a veces se depositan en las paredes.

Agua

Canales y arroyuelos


Pueden tener agua estática o en movimiento y suelen estar entre dos estanques Un arroyuelo de estética moderna puede componerse de dos paneles de cristal reforzado que comuniquen una fuente con un estanque a 10 o 20 m de distancia.

Cascadas y saltos de agua


Se puede construir una cascada básica bombeando agua para que salte de un recipiente a otro. Se puede instalar un chorro de agua en la pared instalando una tubería de cobre cuando enyese la pared; el agua caerá a un estanque inferior que puede estar hecho de algo inusual, como un tanque decorativo de metal.

Estanques


Las superficies de agua estática ofrecen un grado más de relajación y tranquilidad. Los mejores reflejos se producen con tonos negros y con superficies grandes.

El pavimento sencillo es lo mejor como material del borde de un estanque de formas regulares, para un estanque informal en el que haya vida animal, los guijarros forman una orilla más natural.

Fuentes


Quedan igual de bien si el agua brota directamente del suelo como del centro de un estanque. Las fuentes hechas con objetos simples e inusuales parecidas a un canto rodado muy grande con un orificio, o una columna de bloques rectangulares de piedra maciza, tienen un efecto espectacular en un jardín.

Jacuzzis


Pueden instalarse de forma independiente en una zona rodeada de plantas para disponer de intimidad. Se componen de un recipiente redondo de cedro u otra madera noble.

Piscinas


Hay que estudiar bien cómo integrarlas en un jardín para no estropear irremisiblemente el conjunto. Una piscina debe ser bonita por sí misma y aportar algo al diseño general del jardín.

Una ducha junto a la piscina es una de las mejores cosas que puede haber en un jardín; no sólo para deshacerse del cloro, sino por el puro placer de ducharse al aire libre.

Remates y acabados decorativos

Esferas


Las bolas de piedra y mármol vuelven a estar de moda, y no sólo para coronar pilares de piedra o ladrillos, sino también dispuestas sobre el suelo en hileras al final de un sendero o para definir esquinas. En lugares como la cúspide de un obelisco, una esfera de cristal puede añadir un toque de modernidad.

Canalones


Si es posible, todos los conductos de drenaje deben conjuntar con el jardín o, por lo menos, no ser una nota disonante en éste. En general, el metal es más vistoso que el plástico.

Guijarros


Pueden quedar bien fijados de pie en el suelo – por ejemplo, como decoración entre el pavimento y una jardinera – o al borde de un sendero, un arríate o un estanque.

Márgenes y muros de contención


Se emplean para retener las masas de tierra, grava o cortezas, para delimitar claramente un sendero o un arríate o para enfatizar un diseño.

Remates


Producen una encantadora impresión de pulcritud y marcan una gran diferencia sobre un muro liso. Pueden ser de piezas de hormigón armado o de piedra caliza. En combinación con el entarimado, un remate de madera queda de maravilla en el borde de una maceta galvanizada o de un arríate de ladrillo.

Remates de pináculo


Tradicionalmente, estos adornos se hacían de madera o hierro forjados y se utilizaban para coronar un cenador o una pérgola. Hoy día, en cambio, tienden a ser de aleaciones metálicas y a emplearse como remate para estructuras muy diferentes, como lo postes de una valla. Los hay de estilos muy diferentes, como el obelisco imperial o la esfera clásica de los pináculos franceses.

Techos


Muchos cobertizos y demás edificios añadidos tienen techos de materiales antiestéticos. Para que no queden tan mal ni demasiado rústicos, puede tener malla de plástico sobre el techo o sobre la parte posterior del cobertizo y cubrirla de enredadera.


Fuente: Jardines contemporáneos
Stephen Woodhams
Editorial: Blume

2 comentarios: