Buscar en este blog

jueves, 2 de mayo de 2013

PLANTAS AROMÁTICAS. COMO DISEÑAR UN JARDIN

Arte y Jardinería Diseño de Jardines

Como aplicar plantas aromáticas en el Diseño de un Jardín



Para diseñar un jardin con plantas aromaticas, vale la pena planificar el trabajo antes de ponerse manos a la obra. 
Tradicionalmente, en los jardines de plantas aromáticas, las plantas están arregladas según un esquema formal, en el que las distintas especies o grupos de especies quedan separadas por un bajo seto de boj (Buxus sempervirens) o lavanda (Lavandula sp.). La razón básica de este orden, a veces intrincado, es que la mayoría de especies son anuales o perennes y eso significa que se mueren en invierno, por lo que es necesario hacer que el jardín tenga un aspecto interesante durante todo el año. Las hierbas aromáticas pueden, por descontado, cultivarse con éxito entre las flores y son también un elemento esencial del jardín campestre.

Hierbas como la salvia tricolor y el tomillo son estupendas cubresuelos, eliminan las malas hierbas, proporcionan color y atraen a insectos polinizadores. También merece la pena plantar algunas de las especies “cultivadas”, en especial entre las flores. Existen, por ejemplo, variedades de cebollino gigantes que presentan grandes y bellas flores, melisas doradas o variegadas y lúpulos de coloridos.


Si opta por cultivar un tradicional jardín de hierbas aromáticas, haga accesible el camino a las plantas mediante el trazado de un sendero o la disposición de unas losas, de modo que se pueda acceder a todas sin salirse del camino. El acceso es vital, dado que las hierbas aromáticas se usan más que el resto de plantas. Sitúe las plantas en el lugar más soleado del jardín. La mayoría proceden de la zona mediterránea y prosperan bajo pleno sol. Las que requieran sombra se pueden plantar al abrigo de otras más grandes.

Preparación del suelo

El suelo ideal para las hierbas aromáticas es bien drenado y poroso, aunque incluso en suelo denso, si está bien preparado, pueden crecer bien. Desfonde el suelo dos veces, excavando el subsuelo e introduciendo abundante estiércol o compost, o una de sus alternativas. El compost de residuo de hongos es ideal puesto que la mayoría de hierbas aromáticas quieren un suelo de pH entre 7,0 y 7,5.

Lo único que la mayoría de especies no soportan un mal drenaje, de manera que si el suelo es húmedo y denso y no puede ser mejorado removiéndolo o introduciendo grava gruesa, lo mejor es construir un arriate elevado. Si puede, use ladrillos o piedras para elevar los laterales, pero también puede emplear madera. Los travesaños de madera son ideales ya que levantan el parterre unos 30 cm, justo la altura que necesitan.

Si en primavera o verano trasplanta al jardín hierbas que han sido cultivadas en macetero, añada al suelo dos puñados de sangre, harina de huesos y de pescado por m2 unos quince días antes de plantar. Emplee una cantidad similar de abono de sangre antes de plantar las hierbas en otoño o invierno.

Sembrar y plantar hierbas

El primer paso esencial es asegurarse de que el suelo esté totalmente libre de malas hierbas. Una simple raíz de angélica menor o brizna de grama prosperará encantada entre las hierbas aromáticas, en cuyo caso la única solución será extraer la planta y volverla a plantar en suelo limpio.

Si decide hacer una sección especial de hierbas aromáticas, posponga un año la plantación. Excave la zona a conciencia, eliminando cualquier rasgo de malas hierbas, cubra la zona con polietileno negro, entierre los bordes para evitar que se vuele y déjelo así durante un año.

Antes de sembrar o plantar, considere la altura y anchura potencial de cada planta, así como su ritmo de crecimiento y la cantidad de sol que requiere. Algunas, como por ejemplo el levístico, adquieren enormes dimensiones y sólo son aptas para un jardín extenso. Plantas como la borraja requieren mucho sol, mientras que la menta, por ejemplo, está perfectamente en sombra parcial; ambas se extienden rápidamente.

Mantenimiento de las hierbas aromáticas


Abono  Un acolchado de compost o estiércol bien descompuesto extendido por todo el jardín conservará la fertilidad. Extienda una capa de unos 5 – 7,5 cm a mediados o finales de invierno, pero tome precauciones contra las babosas.

Riego  En tiempo seco puede ser necesario regar un poco. Use un aspersor durante dos horas como mínimo para garantizar que el agua empapa los niveles más bajos del suelo.

Desherbado  Durante las primeras etapas del cultivo es importante desherbar a mano. Una vez las plantas se establezcan, al extenderse inhibirán ellas mismas a la maleza.

Poda  Algunas especies, como la lavanda y el tomillo, se deben recortar después de la floración para mantenerlas compactadas y controladas. El uso regular es ya una poda de mantenimiento, aunque también va bien recortarlas un poco de vez en cuando.

Entresacado  Algunas especies requieren control cuidadoso y las plántulas espontáneas se deben arrancar cuando aún son pequeñas. Plantas como la borraja, la menta y, sobre todo, la hierba santa pueden volverse muy dominantes si no se controlan regularmente.

Reproducción  Las hierbas perennes se pueden dividir. El momento ideal es otoño o principios de primavera. Haga esquejes de hierbas semileñosas como romero, laurel o lavanda a principios de verano.


Fuente: Jardinería Orgánica
Geoff Hamilton


4 comentarios:

  1. Crear jardines utilizando hierbas aromáticas era algo muy común en los jardines medievales, principalmente en conventos y monasterios, donde tenían la función ornamental, pero también como plantas medicinales y condimento para la comida, por eso siempre se encontraban cerca de la cocina. Un post muy útil. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena toda la informacion la ultima foto es perfecta .
    Besos !!

    ResponderEliminar
  3. Hola voy a empezar a hacer preparar mi jardín y esta información fue muy útil gracias.
    Podrían de favor darme una lista de plantas para mi jardín.
    tengo algunas pero quisiera una gran lista para ir consiguiéndolas.
    Gracias

    ResponderEliminar