Buscar en este blog

lunes, 4 de febrero de 2013

Como ubicar y plantar árboles

ARTE Y JARDINERIA Diseño de jardines

Interesante artículo de como emplear árboles en el Diseño de Jardines




Los árboles son un elemento permanente del jardín. Estarán allí mucho tiempo y resultarán difíciles de mover, así es que debemos pensarnos bien qué árbol plantar y dónde.

También, hay que tener en cuenta la altura final que alcanzará el árbol o, por lo menos, tras ocho o diez años si es una variedad de crecimiento lento.

En los pequeños jardines de ciudad, casi nunca hay sitio para un árbol grande. No debemos ceder a la tentación del sauce llorón o el cedro del Atlas: cuando sean demasiado grandes, habrá que pedir permiso a las autoridades para su tala y pagarle a un arboricultor para eliminar el árbol sin destruir la propiedad de nadie. Pensemos en un árbol más modesto o que pueda podarse regularmente.

Disponer los árboles

Un árbol en un jardín es como un mueble grande en una casa: su tamaño limita s ubicación. Antes de decidir su lugar definitivo, debemos considerarlo desde distintos puntos de la casa. Pensemos en el uso que daremos a la zona que lo rodea. Para un bonito lugar donde desayunar, por ejemplo, plantaremos el árbol al oeste del jardín y, si lo que queremos es disfrutar del sol mientras tomamos algo en la terraza, plantaremos el árbol en el lado este o norte. Una zona de juegos necesita sombra durante la horas de más calor pero un huerto necesita sol todo el día.

Aspectos clave

Una vez considerado el tamaño del árbol y su ubicación, hay que seleccionar un ejemplar adecuado para la tierra y las condiciones climáticas que le vayamos a ofrecer. Lo mejor es acudir a un vivero local que produzca sus propias plantas para que nos aconsejen.


Los árboles florecen durante poco tiempo y lo mejor será considerar las flores como un regalo y no como el atractivo principal. Sin embargo, los frutos, las bayas o las vainas a menudo duran más que las flores. Pero el aspecto más duradero de cualquier árbol es el color, la textura y la forma del follaje y el tronco. Las plumosas acacias y los arces de hojas cortadas, por ejemplo, son suaves y ligeros al tacto y dan sombra moteada. También, podemos aprovechar el porte abierto y en capas de Cornus alternifolia para introducir rayas horizontales o un cerezo con porte vertical para una dimensión vertical.

El colorido del otoño es un atractivo de la estación pero debemos plantar con moderación árboles que tengan las hojas amarillas, rojas o variegadas todo el año. Las hojas de color morado oscuro de Prunus cerasifera ‘Nigra’, Acer palmatum ‘Atropurpureum’ o las hojas color bronce de Malus x moerlandsii ‘Profusion’ añaden espectacularidad pero, para evitar un aspecto melancólico, hay que situarlos contra colores más claros. Un exceso de amarillo también puede resultar agobiante, aunque los árboles como Acer japonicum ‘Aureum’ pueden iluminar una zona aburrida. Un toque extraño de color para crear contraste y variedad es mucho más eficaz que un mar de tonos brillantes que compitan los unos contra los otros.

Árboles como puntos focales

Los árboles son elementos preciosos e impactantes. Los cornejos, como el que florece a principios del verano, Cornus controversa o Cornus kousa, y el arce japonés (Acer palmatum), con su follaje cortado y sus tonalidades otoñales, forman un espectacular punto focal en un césped, patio, jardín de gravilla o al fondo de un paisaje. Otra opción es un árbol con varios troncos, como el abedul plateado, cuyos troncos y ramas blancas destacan en los meses de invierno.

Consejos de plantación

Los árboles pequeños se asientan más fácilmente en un lugar nuevo que los más grandes. Las raíces de los árboles a raíz desnuda deben mantenerse a la sombra y protegidas del viento, cubiertas por un plástico o bajo una capa de compost, para evitar que se sequen. Antes de plantar, se elimina cualquier zona dañada.

Se coloca una caña o un trozo de madera atravesando en el centro del agujero para determinar el nivel adecuado de plantación. Los árboles cultivados en maceta deben plantarse a la misma profundidad que tenían en el recipiente. Cuando un árbol a raíz desnuda se coloca al nivel adecuado, el punto en el que las raíces empiezan a salir del tronco debería estar ligeramente por encima del suelo. También, se puede plantar hasta la marca original del suelo sobre el tronco. Si el agujero es demasiado profundo, hay que rellenar con un poco de tierra.

No es preciso enriquecer el suelo a no ser que sea muy arenoso o pobre, ya que obstaculizará su enraizamiento, haciendo que las raíces se acomoden a una zona de “confort” rica en nutrientes junto a la zona de plantación, en lugar de buscar más recursos hacia abajo y hacia fuera.

Estacas y protecciones para animales

La mayoría de los árboles jóvenes necesitan una pequeña estaca que permita que el tronco se flexione y enderezca con el viento. Sin embargo, para los árboles de grandes copas y, sobre todo, para los injertados, como el sauce llorón Kilmarnock, resulta aconsejable una estaca más larga o dos si está en un lugar con viento. Las estacas se pueden utilizar para anclar una red contra los conejos o los ciervos.


Fuente: La jardinería paso a paso
The Royal Horticultural Society

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada