Buscar en este blog

Cargando...

lunes, 26 de enero de 2015

LILAS. Syringa vulgaris

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Las lilas y sus variedades



Las lilas (Syringa) son árboles y arbustos caducifolios que se cultivan por sus flores tubulares, pequeñas y generalmente de intensa fragancia, que se disponen en en panículas densas o piramidales, abiertas en primavera y principios del verano.

La más conocida es Syringa vulgaris, que se cultiva de múltiples formas y presenta una gama de colores que va del blanco puro y crema hasta el púrpura más oscuro.

Numerosas especies de pequeño tamaño, con frecuencia con flores delicadas y de perfume delicioso, son especialmente adecuadas para los pequeños jardines.

Todas las lilas resisten las heladas. Las especies de mayores dimensiones y las variedades cultivadas proporcionan pantallas delicadas o setos informales, además de ser utilizadas como telón de fondo para el parterre de arbustos mixtos.

Las flores de las lilas se pueden cortar, así contribuyen
admirablemente a los arreglos florales. Córtelas por la mañana temprano para que no se marchiten prematuramente.

Las lilas deben desarrollarse a pleno sol en suelos profundos, fértiles, que retengan la humedad y, preferentemente, alcalinos. Elimine los botones florales de las lilas recién plantadas y las flores secas durante los primeros años hasta que estén bien asentadas, sin dañar a la planta. Pode las ramas débiles o lesionadas en invierno y pince las plantas de crecimiento vigoroso en verano para que crezcan con más espesor y darles forma.

Los árboles viejos se rejuvenecen con una poda vigorosa en invierno, recórtelos hasta la base y seleccione brotes vigorosos. Seguidamente abónelos y cúbralos con acolchado. En la estación siguiente se perderán las flores pero a dos o tres años volverán a florecer.

Compre plantas con raíces propias, ya que las injertadas producen serpollos libremente, y éstos, si son vigorosos, rebasan la variedad sobre la que han sido injertados. Multiplique las especies por semilla o serpollos en primavera o por esquejes tiernos en verano.

Syringa Mme. Florent Stepman




Altura y envergadura 4 metros. De hábito erecto, aumenta la envergadura con la edad. Flores fragantes, simples, en panículas densas desde mediados hasta finales de la primavera. Blanco tierno, en capullos cremosos. Hojas acorazonadas. Verde oscuro

Syringa Cora Brandt




Altura y envergadura 3-4 metros. De hábito abierto, erecto, aumenta la envergadura con la edad. Flores fragantes, dobles, en panículas muy grandes y aisladas de mediados a finales de la primavera. Blanco puro. Hojas ampliamente acorazonadas. Verde intermedio.

Syringa Jan van Tol




Altura 4 m y envergadura 3-4 metros. De hábito erecto, aumenta la envergadura con la edad. Flores fragantes, simples, en largas panículas de mediados a finales de la primavera. Blanco puro. Hojas acorazonadas. Verde oscuro.

Syringa Mme. Lemoine




Altura y envergadura 4 metros. De hábito denso, erecto, aumenta la envergadura con la edad. Flores grandes fragantes, dobles, en panículas compactas a finales de primavera e inicios del verano. Amarillo cremoso el capullo, blanco puro al abrirse. Hojas acorazonadas. Verde intermedio mate.

Syringa x Correlata




Altura y envergadura 4 metros. De hábito denso, arbustivo, con troncos arqueados. Flores fragantes, tubulares, simples, en panículas largas, curvas, a finales de la primavera. Lila muy pálido, casi blanco. Hojas ovales. Verde oscuro.

Syringa Michel Buchner




Altura y envergadura 4 metros. De hábito erecto, aumenta la envergadura con la edad. Flores grandes, fragantes, dobles; en largas, densas y estrechas panículas de mediados a finales de la primavera. Rosa liliáceo claro. Hojas acorazonadas. Verde oscuro.

Syringa Yunnanensis




Altura 3-4 m, envergadura 2.5 m. De hábito erecto, abierto. Flores fragantes en panículas delgadas a principios del verano. Rosa que palidece a blanco. Hojas grandes, de elípticas a oblongas y lanceoladas. Verde oliva, azulado en el envés.

Syringa Maréchal Foch




Altura 4 m y envergadura 3 m. De hábito arbustivo, erecto, aumenta la envergadura con la edad. Flores grandes, fragantes, simples, en panículas anchas y abiertas desde finales de la primavera hasta inicios del verano. Rosa carmín. Hojas acorazonadas. Verde intermedio.

Syringa Microphylla superba




Altura y envergadura 1.5-2 metros. De hábito denso, redondeado, abundante floración. Flores muy fragantes, en panículas pequeñas y abiertas en primavera, e intermitentemente hasta principios del otoño. Rosas. Hojas pequeñas, ovales, puntiagudas. Verde intermedio.

Syringa Mme. F. Morel




Altura y envergadura 5 metros. De hábito erecto y vigoroso. Flores grandes, fragantes, simples, en panículas densas y muy grandes de mediados a finales de primavera. Hojas acorazonadas. Verde oscuro.



Fuente: Arbustos y trepadoras. Royal Horticultural Society.
Editorial Blume




viernes, 23 de enero de 2015

LOS ÁRBOLES MÁS GRANDES

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

"Los árboles más grandes de la Tierra"



Los árboles más grandes de la Tierra son las Secuoyas y los Eucaliptos.

Secuoyas

Las secuoyas existen en Europa hasta que las grandes glaciaciones las expulsaron. Sólo han sobrevivido en Norteamérica, donde la explotación las ha diezmado. Estas reliquias gigantes están protegidas hoy en día en reservas y parques nacionales.

Las secuoyas están entre los árboles más grande y una de ellas (Founder´s Tree), de 500 años de edad, ha superado los 112 m de altura, es decir, la altura de un rascacielos de cuarenta pisos y 44 metros más que las torres de la catedral de Notre-Dame de París. Su circunferencia en la base del tronco es de 36 metros.

Las secuoyas gigantes de California son los árboles más gruesos: 

Una de ellas (el general Sherman), de 85 m de altura, tiene una
circunferencia en la base de 24.30 m (a 1.5 m de altura); son necesarios diecisiete hombres de la mano para conseguir rodearla: si se talara proporcionaría 600.000 tablones y 5000 millones de cerillas. Representa unas 3000 toneladas de ramas, hojas y raíces, es decir, la masa de veinte ballenas azules. Es, sin duda, el ser con más masa del globo.

Ninguna de las secuoyas traídas a Europa ha superado jamás los 50 m de altura.

El área natural de las secuoyas no excede los 400 km de longitud y se sitúa a lo largo de la Sierra Nevada entre 1200 y 2300 m de altitud. Es en este sector de la costa del Pacífico de los Estados Unidos donde crecen la mayoría de los árboles gigantes del mundo:
abeto cenizo, abeto gigante, abeto de Douglas verde, tuya gigante. Todos ellos pueden alcanzar los 90 m de altura, o más; se ha encontrado un abeto de Douglas de 94.50 m. Apuntaremos, como dato interesante, que una investigadora de la Universidad de Colorado ha descubierto que los árboles más grandes y los más viejos de estos bosques norteamericanos emiten una especie de "señal", que permite localizarlos con los satélites Landsat.

Eucaliptos

Los Eucaliptos son originarios de Australia. Existen unas
seiscientas especies. Son los árboles de crecimiento más rápido ¡Algunos pueden alcanzar los 30 m en cinco años y 10 m en un año en los trópicos!

Los mayores eucaliptos conocidos, situados en el Cumberland, alcanzan los 100 m; los Eucalyptus amygdalina tienen una altura media cuando son adultos de 80 m. Cada uno de los troncos de estos monstruos supone unos 10000 m3 de madera para una circunferencia en la base de 30 m. Un Eucalyptus regnans de Tasmania, talado a finales del siglo XIX, había medido ¡132 m!

En realidad el organismo vivo más grande sería.... un bosque de álamo temblón de Utah; se trata de un bosque muy particular, ya
que está formado por 47000 arboles clónicos, con el mismo código genético, todos ellos unidos por un sistema radical común.

En otoño, las hojas de todos estos árboles enarbolan a la vez el mismo color dorado. A partir de una única cepa se ha desarrollado durante siglos este inmenso ser vivo, único, que crece sin cesar y se desplaza lentamente. En cuanto al ser vivo terrestre que ha producido más biomasa en el mundo, es, sin duda, el chopo I214, un individuo multiplicado por clonación en el mundo entero desde hace decenios.

Los árboles más grandes de Europa

Son las piceas de los Cárpatos, que alcanzan los 68 m, y los abetos, que pueden sobrepasar los 60 m de altura.

En los Vosgos y en el Jura francés, piceas y abetos superan los 50 m; el récord en Francia lo ostenta sin duda el abeto de Russey (Doubs), de 53 m de altura, plantado por abajo el reinado de Hugo Capeto. Las piceas del desfiladero de Straiture, que se acercan a
este récord tienen de 400 a 500 años de edad.


El pino silvestre y el pino laricio de Córcega alcanzan los 35 m de altura con 5 m de circunferencia. Como récords en Francia, se puede citar, para las frondosas, un haya de 40 m de altura y 6 m de circunferencia. Un roble de 37 m de altura y 10 m de circunferencia. Un olmo de 36 m de altura y 7 m de circunferencia. Un chopo de 30 m.

Conviene señalar que ninguna frondosa americana o europea supera los 60 m. en los bosques ecuatoriales y tropicales, los árboles más grandes miden raramente más de 40 m con 200 o 300 años de edad.

Los árboles más viejos

Por supuesto, semejantes dimensiones deben ir acompañadas de una longevidad fuera de lo común.

Entre los récords registrados se pueden señalar:


Un pino de las montañas Rocosas (Pinus aistata) conocido como "Mathusalem" que, aferrado a los roquedos de la Sierra Nevada, vive desde hace 4600 años a 3050 m de altitud (en este medio hostil, sólo tiene 12 m de altura). Pero se habla también del drago de Canarias, que tendría más de 6000 años, y de algunas secuoyas gigantes que sobrepasarían ampliamente los 4000 años.



El ciprés mexicano (Taxodium mexicanum) del cementerio de Santa María de Tule, cerca de Oaxaca, en México, con una altura de 40 m, al que se le calcula una edad de 4000 años. En realidad está formado por los troncos de tres árboles que se han fusionado; con sus 42 m de circunferencia en la base, es uno de los árboles más grueso del mundo. 

Un castaño que crecía en las laderas del Etna contaba, en 1972, 52
m de circunferencia en la base. Los baobas de la sabana de Kenia superan los 30 m de circunferencia en la base de un tronco formado por madera esponjosa que contiene unos 90000 litros de agua.

Los tejos y los cipreses de Italia que alcanzan los 3000 años.

Algunos robles, de 3000 a 4000 años. La encina más gruesa de Estados Unidos vive en el Sur de California desde hace 1500 años y despliega su copa retorcida en una extensión de más de 50 m.

Los castaños y los olivos, que viven de 2000 a 3000 años.

Los cedros del Líbano, los tilos y los pinos laricios de Córcega o de Sicilia, que pueden vivir más de 1000 años. Después de diecisiete años de guerra, sólo quedan 80 hectáreas de cedros del Líbano que se espera poder salvar de la desaparición definitiva en este país, ya que en otros lugares, especialmente en Turquía, esta especie se adapta bien.

Por último, y con reservas, hay que mencionar una especie de baobab (Adamsonia digitata) que habría alcanzado 5000 años (40 m de circunferencia en la base)


Fuente: El Árbol. Bernard Fischesser. Editorial Drac.




martes, 20 de enero de 2015

PARTHENOCISSUS TRICUSPIDATA. Planta trepadora

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Parthenocissus tricuspidata y sus variedades

Hiedra japonesa



Al hablar de la trepadora de Virginia, muchos aficionados a la jardinería pensaran en una determinada clase de plantas, a pesar de que Parthenocissus se aplica estrictamente a una sola especie. En cualquier caso, creo que éste es el género de trepadoras de hoja caduca más versátil que tenemos y, que realmente, hay pocas formas más exquisitas de recubrir una gran pared.

Recalco la expresión "grande", si embargo, porque todas estas plantas son vigorosas y pueden ocultar a un soporte pequeño. Trepan por medio de zarcillos pero difieren de las mencionadas plantas, como la ampelopsis, en que tienen pequeñas ventosas adhesivas en las puntas. Sus flores son generalmente insignificantes aunque los frutos negros y brillantes pueden ser atractivos a veces.

Emplazamiento y suelo

Se adapta a casi todos los emplazamientos, aunque prefiere suelo bueno, rico y que retenga la humedad. Es resistente, tolera -15ºC en invierno.

Tamaño

Alcanza 2 metros en los tres primeros años; después, puede llegar a
los nueve metros o más, si se las poda

Cuidados

Hasta que no se consolide, puede ser difícil persuadir a la planta para que trepe y fijarla sirve de poco. Es mejor permitirle que forme un nudo de crecimiento en la base de la pared, de la que surgirán renuevos verticales más tarde o más temprano.

Tolera bien la sequedad del suelo, asi como una humedad moderada, aunque no prolifere en condiciones de encharcamiento. Cúbrala a finales del otoño y, de nuevo, en primavera, preferiblemente con compost para jardín o mantillo de hojas. Aplique un fertilizante equilibrado, en primavera.

Propagación

Acode los brotes que crezcan en la parte baja, a finales de otoño o en invierno. Los esquejes semimaduros pueden ser tomados a finales de verano y colocados en una mezcla de turba y arena al cincuenta por ciento, en un propagador, con un calentador de fondo a temperatura suave o sin él.

Poda

No es necesaria, aunque en etapas iniciales, será útil amputar
algunos brotes para estimular el crecimiento de ramas y asegurarse de que la pared queda cubierta uniformemente. Una vez establecida, hay que evitar que invada los marcos de las ventanas y las tejas o pizarras del tejado.

Esto no se logra con la tijera podadera, sino con un cuchillo, cortando las partes que cubren la mampostería de ladrillo hasta 15-20 cm del límite de expansión requerido.

Variedades recomendadas


"Beverley Brook" tiene hojas estivales de color púrpura y rojizo, con coloración anaranjada en otoño. "Green Spring", menos vigorosa que la especie genuina. "Lowii", tiene hojas más bien pequeñas, con entre tres y siete lóbulos. "Veitchii", tiene tres hojas trilobuladas más bien pequeñas, de color púrpura rojizo.

Otras especies


Parthenocissus henryana si usted desea la Parthenocissus con las hojas más grandes y bellas, esta será su elección. Es más vigorosa que Parthenocissus tricuspidata y también ligeramente menos resistente. Se adaptará mejor a una pared umbría, abrigada: allí este tipo de hojas alcanzará su más alta intensidad.

El color de las hojas queda mejor descrito como verde, broncíneo oscuro, con las venas, en contraste, rosas y blanquecinas: En otoño se vuelven de un intenso rojo anaranjado. 



Si usted pide genuina enredadera de Virginia comprará Parthenocissus quinquefolia. Como su nombre sugiere, tiene cinco foliolos en cada una de sus hojas verdes, que se tornan rojas y anaranjadas, brillantes en otoño. Nunca alcanzan el esplendor de P. henryana, ni la limpieza de formas de P. tricuspidata. La variedad "Engelmannii" tiene hojas menores, aunque ostenta colores igualmente bonitos en otoño.


Fuente: Plantas trepadoras. Stefan Buczacki.
Tursen Hermann Blume Ediciones.