FORDÍTÁS - TRADUCETI - TRADUIRE - VERTALEN - TRADUCI - ÚBERSETZEN - TRANSLATE - ترجم - TRADUCIR

jueves, 24 de abril de 2014

DISEÑO DE JARDINES. El jardín rústico 2

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Segunda parte de este interesante reportaje sobre losJardines rústicos



Rompecabezas de colores y texturas

El efecto multicolor de un margen de jardín rústico puede resultar deslumbrante, con armoniosas asociaciones de plantas y ejemplares aislados, cuya mezcla configura una red de colores.

Sin embargo, algunos jardineros prefieren utilizar una gama más reducida de colores, con una única opción o una limitada variedad que incluya muchas plantas diferentes. El efecto conseguido no resulta tan informal ni espontáneo, si bien permite crear una atmósfera distinta e impactante en diversas zonas del jardín.

Los colores suaves y fríos, como los azules, malvas y grises, proporcionan una sensación de paz y tranquilidad, mientras que los
colores cálidos, como los rojos intensos o los naranjas, sugieren pasión, excitación y alegría. Un margen plantado con tonalidades pálidas -quizás blanco puro, suave color crema, toque de melocotón y cálido gris plateado- posee una apariencia tranquila y reflexiva, pero también apagada. Si utiliza un abanico limitado de colores, incluya plantas de diferentes formas, alturas y texturas, de modo que disponga de una cierta variedad e interés adicional.

Con frecuencia, la textura es un elemento que se olvida, pero la enorme diversidad de efectos que proporciona el follaje de diferentes plantas puede dar un gran placer al tacto y a la vista. Combine plantas de texturas contrastadas para llamar la atención sobre las superficies.

La robusta y aserrada textura del helecho de Alemania (Matteucia struthiopteris) se ve enfatizada por los etéreos Erythronium, cuyas suaves y oblongas hojas reflejan la luz del sol. El ácido verde manzana de los helechos conjuga bien con el rosa azucarado de Erythronium, lo que configura un esquema equilibrado.

Un húmedo rincón verde del jardín, lleno de cálidos naranjas y
amarillos de las prímulas "Candelabra", densamente plantadas. Su impacto se hace incluso más poderoso junto a las marcadas formas de los lirios (Zantedeschia aethiopica) colocados al lado.

Es difícil pasar junto a plantas como el suave gordolobo (Verbascum olympicum) o el hinojo (Foeniculum vulgare) con su follaje suave y afiligranado, sin poder tocarlas.

También el tamaño de la hoja y la forma afectan a la textura; combine eléboros como Helleborus x sternii, con la búgula (Aguja) y las campanillas de invierno, cuyas hojas acintadas complementan las grandes y recortadas hojas de los eléboros.

Utilice el fondo mate regular y denso que proporciona un seto de
tejo (Taxus baccata) como complemento de las variegadas, brillantes y dentadas hojas de Osmanthus heterophyllus "Aureomarginatus" o el vaporoso hábito de un saúco de recortadas hojas (Sambucus racemosa "Plumosa aurea").

Bajo la fresca sombra de un gran árbol se obtiene un esquema impresionista si se entreteje un pequeño geranio de flores rosas, mediante las cremosas y plumosas cabezuelas florales de Astilbe, para enfatizar así la nervada textura de las azules hojas de Hosta.

Un terraplén seco y rocoso es el lugar idóneo para plantas como la amarilla Asphodeline lutea, las globosas cabezuelas de Allium, las blancas y rosas valerianas y Dianthus, que se abren con todo su colorido y belleza.

El color y la textura se combinan con sabiduría: el gris senecio contrasta con las espigadas gramíneas ornamentales y las largas hojas del gris azul del cardo (Cynara cardunculos). Un ejemplar amarillo de Phlomis añade equilibrio y color.

Las coloreadas espigas del altramuz se dibujan sobre grupos de tomillo y geranios de hojas pequeñas, cuyas flores de color magenta se unen a Dicentra spectabilis.

Un jardín debería ser recordado tanto por el aroma como por el color. El sofocante perfume de los sorprendentes lirios permanece todavía en el aire cuando la luz solar se ha desvanecido. Desde los tiempos de los egipcios se han cultivado los lirios por su inigualable e inolvidable perfume.

La madreselva ha sido siempre una de las plantas favoritas en los
jardines campestres. Cultivada cerca de una ventana abierta, su dulce aroma llena la estancia. Una simple glorieta constituye un lugar mágico si lo cubrimos de perfumados rosales y madreselvas.
 
Un clásico rosal de Damasco "La Ville de Bruxelles", cuyos pétalos de fuerte aroma son ideales como componentes de un popurri, complementan las vaporosas cabezuelas florales del saúco.

El Jardín perfumado

¡Qué fragancias tan agradables pueden ofrecernos las plantas!

El generoso aroma del flox, la dulce fragancia de Buddleja, el exquisito perfume de muchas rosas.

¡Qué delicia pasear entre plantas de nocturno aroma mientras la luna ilumina las espectrales flores!

Con frecuencia, las plantas con una marcada fragancia presentan pétalos de colores pálidos, ya que el perfume está diseñado para atraer a los insectos nocturnos, como las polillas, y facilitar así la polinización.

El aroma es tan evocador que la repentina bocanada de una planta que nos gustaba en nuestra niñez nos retrotrae al pasado por un instante. el placer de descansar entre la abundancia de flores cuando éstas perfuman el aire a nuestro alrededor es doble; el suave perfume de los claveles junto al marcado aroma de los lirios, o la dulce fragancia de Paeonia lactiflora "Sarah Bernhardt" jugando con la clásica anual reseda (Reseda odorata).

Coloque las plantas aromáticas con cuidado, en un terreno que le permita disfrutarlas al máximo. Plante las trepadoras junto a la entrada o la ventana, de forma que pueda olerlas desde la casa, o hágalo sobre una pérgola y goce de su fragancia cada vez que se
siente debajo. Cultive plantas aromáticas en las macetas de un patio o junto a un sendero para que pueda olfatear las flores al pasar.

La planta del tabaco (Nicotiana) forma grandes masas bajo una ventana y perfuma la habitación. Como algunas variedades nuevas carecen de aroma, elija aquellas con un buen perfume, como Nicotiana alata.


Fuente: El jardín de estilo rústico. Sunniva Harte. Ed. Blume







miércoles, 23 de abril de 2014

PLANTAS PERENNES PARA SUELOS ARCILLOSOS

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Diversas plantas perennes adecuadas para suelos arcillosos



Todo aquel que posee un jardín de suelo arcilloso sabe que, en invierno, la tierra está húmeda y apelmazada y, en verano, se endurece y seca. No obstante, son suelos fértiles que, con un poco de ayuda, pueden albergar un gran número de plantas decorativas. La mayor parte de las perennes podrían crecer en cualquier suelo, siempre que sea capaz de retener un mínimo de humedad en verano y no se inunde en exceso durante el invierno.

Astrantia major


 Las hojas de esta planta resistente y fiable, que forman grupos, poseen un largo pecíolo. Las flores, que aparecen durante el verano y duran hasta el otoño, son de color blanco verdoso o ligeramente rosadas. Llega a medir hasta 60 cm de alto y 45 cm de ancho.

Aster novae-angliae ‘Alma Pötschke’
Áster De Nueva Inglaterra


 Durante el otoño, los grupos de tallos rectos dan lugar a tupidos ramilletes de grandes flores que recuerdan a las margaritas. Aporta un toque de color al final de la temporada. Llega a medir hasta 75 cm de alto y 60 cm de ancho.

Cimicifuga simplex


 Esta planta posee hojas divisadas y lustrosas que pueden cambiar de color de cara al invierno. Las flores son diminutas y aromáticas; nacen en largas y delgadas espigas durante el otoño. Llega a medir hasta 1,7 m de alto y 60 cm de ancho.

Aster novi-belgii ‘Carnival’
Áster brumal, Cielo Estrellado


Como ocurre con la mayoría de los áster, esta planta es ideal para suelos arcillosos. Tiene un porte erecto y unas flores otoñales de colores muy vivos. Puede resultar dañada por el mildiu en condiciones muy secas. Llega medir hasta 75 cm de alto y 45 cmd e ancho.

Astilbe
Montgomery


En verano, surgen unos penachos de flores de color rojo intenso por encima de los grupos de delicadas y brillantes hojas como las de los helechos. Existen variedades con flores rojas, rosas o blancas. Llega medir hasta 75 cm de alto y 35 cm de ancho.

Helenium
‘Moerheim Beauty’


Se trata de uno de los clásicos en lo que a plantas para márgenes se refiere. En verano, los grupos compactos de tallos erectos y frondosos se llenan de flores de color bronce con un centro marrón. Llega medir hasta 1 m de alto y 60 cm de ancho.

Monarda ‘Cambridge Scarlet’
Bergamota


Ésta es una hermosa variedad de la conocida bergamota. En verano se llena de densos racimos de flores tubulares rojas. Sus hojas son aromáticas cuando se trituran. Crece en suelos húmedos. Llega a medir hasta 1 m de altura y 75 cm.

Rudbeckia fulgida
‘Goldsturm’


Esta planta es una de las perennes más hermosas y fiables de las que florecen a finales del verano y en otoño. Las hojas se marchitarán en condiciones excesivamente secas. Llega medir hasta 75 cm de alto y 45 cm de ancho.

Heliopsis
‘Ballet Dancer’


Esta perenne es de porte alto y tiene un follaje muy vistoso. A finales del verano se llena de multitud de grandes flores parecidas a las de las margaritas con pétalos ondulados de color amarillo intenso. Llega medir hasta 1,1 m de alto y 75 cm de ancho.

Polemonium reptans ‘Lambrook Mauve’


Como su nombre indica, se trata de una variedad que alcanza poca altura. Consta de hojas divididas y flores lilas azuladas que nacen a finales de la primavera y principios del verano. Llega medir hasta 45 cm de alto y 30 cm de ancho.

Solidago ‘Goldenmosa’
Vara de Oro


Se trata de una variedad más alta y mejorada de la vara de oro tradicional. En verano, los grupos de robustos tallos frondosos se adornan con hermosos penachos de flores amarillas. Llega medir hasta 1 m de alto y 60 cm de ancho.

Kirengeshoma palmata


Tanto las hojas como las flores de esta perenne resultan muy hermosas. Las ramitas con flores céreas nacen a finales del verano y a principios del otoño. Prefiere los suelos húmedos pero bien drenados. Llega medir hasta 1 m de alto y 75 cm de ancho.

Pulmonaria saccharata


Las hojas lanceoladas, que forman pequeñas matas, están salpicadas de puntos y motas blanquecinos. En primavera, las flores nacen en racimos: son rosas al principio, y se tornan azules a medida que envejecen. Llega medir hasta 30 cm de alto y 60 cm de ancho.


Fuente: Qué planta en qué lugar
Roy Lancaster

Editorial Blume



lunes, 21 de abril de 2014

PLANTAS DE ROCALLA. Diversas especies 5

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Diversas especies vegetales para rocallas 5ª parte


Aquilegia discolor (Aguileña)


Las aguileñas se encuentran en la zona templada del hemisferio norte. Se trata de especies elegantes de flores ornamentales de diversos colores. las hojas compuestas presentan largos pecíolos. La flor es curiosa. El cáliz, de diversos colores, recuerda a una corola. Los 5 pétalos en trompa se prolongan en espolón. Este espolón es más o menos largo, más o menos contorneado; a veces no existe. Gracias a él se logra identificar las diferentes especies.

El cultivo de las aguileñas es muy sencillo. Se adaptan a una tierra de jardín común, a un emplazamiento al sol o en penumbra. Se multiplica mediante semillas y se vuelve a sembrar desde ella misma. Se cruza con mucha frecuencia. Si se quiere conservar una especie pura o un determinado color se la debe proteger de la polinización por otra especie o bien multiplicarla por esqueje. Existe un gran número de variedades, con flores de formas y colores diferentes. Las plantas altas encontrarán su lugar idóneo en los parterres mejor que en la rocalla, donde no tendrían un aspecto natural.

Existen, entre el gran número de aguileñas, varias especies enanas que se pueden utilizar incluso en rocallas pequeñas. Es el caso de Aguileña discolor, originaria de los Pirineos, que apenas alcanza de 10 a 15 cm de altura. Las hojas están divididas; los tallos, erectos y poco ramificados. Las flores colgantes de largos pecíolos tienen una corola azul, un espolón y un cáliz crema. Se abren en mayo y en junio, a veces incluso en julio. Los frutos son folículos . Aguileña akitensis Huth, es una especie similar.

Arabis caucasica Willd 


El género Arabis cuenta aproximadamente con cien especies difundidas en las planicies y las montañas. Las hojas presentan formas diversas y forman rosetas en el suelo. Algunas especies de numerosos retoños se extienden rápidamente para formar alfombras, por ejemplo Arabis procurrens W y K, de pequeñas hojas verdes. Las flores de 4 pétalos forman racimos, inflorescencia característica de toda la familia de las Brasicáceas.

Las arabis son cultivadas desde hace mucho tiempo. Entre las más comunes, se encuentra Arabism caucasica, frecuentemente mencionada como Arabis albida tev. Con mayor frecuencia que la especie botánica, se cultivan algunas variedades, particularmente la forma de flores dobles "Plena" o "Variegata", con hojas de forma de penachos blancos. "Nana" es una variedad más pequeña.

La mayoría de las especies se desarrollan bien en una tierra de jardín corriente, al sol o en la penumbra. Al sol, las plantas son más compactas y florecen mejor. Se extienden rápidamente y cubren pronto una gran superficie. Se las puede cultivar sobre muros de piedras secas.

La multiplicación no ofrece ningún problema. La más sencilla es mediante división después de la floración. También se puede recurrir a la siembra o al desqueje en otoño o al comienzo de la primavera. Las variedades sólo se multiplican por división o por esqueje.

Arenaria tetraquera L.


El género Arenaria comprende aproximadamente ciento sesenta especies. Se trata de plantas anuales o vivaces difundidas por todo el mundo. Las hojas son opuestas; las flores, de 5 pétalos solitarios o en cimas. El fruto es una cápsula que contiene semillas negras.

La arenaria requiere un buen drenaje, una tierra permeable arenosa y con abundante humus. Crece tanto en tierras calcáreas como en tierras ácidas aunque prefiere un suelo calcáreo. Algunas especies gustan del sol; otras,  de la penumbra. La planta se extiende en alfombra o forma pequeños cojines espesos y compactos.

La multiplicación es sencilla, mediante semillas o por división antes o después de la floración, de junio hasta agosto. También se pueden hacer esquejes.

Armeria caespitosa Boiss


Todas las especies del género Armeria forman matas de hojas lineales que surgen de cepas densas. Las flores están aglomeradas en el extremo de un tallo no ramificado. Las brácteas, orientadas hacia abajo, se unen para formar un tubo que envuelve el tallo. la corola es de 5 pétalos, soldados en la base.

Las armerias se cultivan fácilmente. Armeria caespitosa es la especie más frágil, pero todas requieren pleno sol, una tierra permeable, arenosa o pedregosa, preferentemente pobre. Los factores del florecimiento dependen de un buen drenaje y un suelo ácido. Armeria caespitosa prefiere la penumbra. La planta no resiste la humedad invernal y se aconseja cubrirla con un vidrio.

La armeria se multiplica por división después de la floración, por esqueje o por siembra.

Asperula nitida Sibth y Sm


El género Asperula consta de unas noventa especies difundidas por Europa, principalmente en la cuenca mediterránea, y en Asia. Se encuentran algunas en Australia. Se trata de plantas anuales o vivaces, de hojas en verticilos. Los tallos son erguidos o rastreros y las flores, más o menos numerosas se abren en el extremo de las ramas. La corola comprende un tubo, con frecuencia bien marcado, de cuatro puntas. El fruto es un aquenio doble.

Asperula odorata L, que mide hasta 40 cm de alto, crece en los bosques  ricos en humus. Las hojas, lanceoladas y de color verde claro, se oscurecen al secarse y huele entonces a cumarina. La planta florece en mayo y junio y da unas florecillas blancas. En el jardín se planta en la parte frondosa.

En las rocallas, se utilizan las especies de alta montaña; por ejemplo, una de las más cultivadas es Asperula nitida. Estas pequeñas aspérulas, de tallo generalmente rastreros, se extienden en cojines o en alfombras más o menos tupidas. Se trata de bellas plantas saxícolas de floración muy larga. Se las planta al sol, en tierra pedregosa, con abundante humus, bien drenada. En invierno, se las protege contra la humedad, a la que algunas especies son muy sensibles.

Se las multiplica por división al comienzo de la primavera. Se multiplica también por siembra, si bien las especies cultivadas normalmente no dan semillas.



Fuente: Plantas de rocalla. V. Vodicková. Editorial Tikal.