Buscar en este blog

sábado, 21 de enero de 2012

FLOR DE LOTO Y SUS CARACTERÍSTICAS

ARTE Y JARDINERÍA Diseño de Jardines

Flor del Loto y sus características, formas de cultivo y reproducción



Nelumbo nucifera. Familia Nelumbonaceae

Dentro de la flor de Loto hay 100 variedades, que se encuentran principalmente en las zonas subtropicales y cálidas de Asia, África, Europa y Norteamérica. El más conocido es el loto sagrado (N. nucifera), originario del sur de Asia. Esta preciosa flor ha sido sagrada durante más de 5000 años. Para los budistas representa el ciclo perpetuo de la reencarnación, ya que la flor se cierra de noche y se abre de día. Se dice que Buda nació en el corazón de una flor de loto y, a menudo, se suele representar sentado encima de una. El loto es un símbolo de la purificación espiritual: del mismo modo que el alma debe apartarse de los pensamientos malignos, el loto crece en la ciénaga pero emerge de ella intentándose alejar.

Aparte de ser venerada por su belleza natural, todas las partes de la planta (incluyendo el rizoma y las semillas), se utilizan en China desde hace más de 3000 años. El nombre de nucifera significa “que tiene un fruto duro”, y se debe a la envoltura de la semilla, que es muy rara y hermosa.


Descripción

El loto es una planta perenne, acuática, con fuertes rizomas. Las raíces crecen muy rápido cuando están completamente sumergidas en agua; las hojas aéreas y las flores nacen de los brotes que hay en los rizomas.






Hojas: caducas, mueren durante los meses más fríos. Las primeras hojas de la planta son planas y flotan en la superficie del agua. Las hojas más tardías miden entre 0,3 y 0,8 cm de diámetro, son casi redondas, gruesas, y tienen la forma de un paraguas invertido; sus bordes son ondulados. Suelen estar a una altura de 0,5 a 2 m por encima del agua, sujetas por el tallo. Están cubiertas de un vello aterciopelado parecido a gotitas de agua. Las hojas tienen los estomas en la parte superior para permitir al oxígeno que entre y viaje hasta las raíces y los rizomas a través de canales especiales.

Flor: preciosa, aromática, roja, rosa o blanca, grande (15 – 25 cm de diámetro) crece por encima de la superficie del agua, en largos tallos. Se abre a principios de la mañana y se cierra por la noche, para volver a abrirse al amanecer; cada flor puede vivir entre 2 y 5 días, hasta que los pétalos se marchitan y caen. Son plantas de una única flor. El número de pétalos varía: algunas son calificadas como individuales y tienen hasta 25, otras son semidobles, con 25 – 50 pétalos, y las dobles tienen más de 50 pétalos. Polinización: abejas y otros insectos.

Fruto: después de florecer, los pétalos caen, dejando un receptáculo muy distinguido y decorativo, que consiste en un cono blanco semiesférico. En la superficie del cono hay numerosos agujeros simétricos (15 – 20) dentro de los cuales se encuentran las semillas; cada una mide 1,5 cm de longitud.


Cosecha/recogida/almacenamiento: las plantas que nacen de los rizomas dan los primeros frutos durante el primer año: las que nacen de semilla pueden darlos tanto en el primero como en el segundo. Las semillas maduran durante todo el año en las regiones más cálidas, y en otoño en las más frías. Para recogerlas, se cortan los receptáculos de las semillas de la planta cuando se vuelven marrones, se secan parcialmente y luego se sacuden para extraer las semillas. Estos receptáculos deben recogerse justo cuando maduran, de lo contrario las semillas acaban cayendo al agua. La cubierta exterior de la semilla debe separarse y el interior puede comerse crudo o añadido a varios platos. Las semillas secas pueden guardarse durante mucho tiempo en un lugar fresco y seco.

El rizoma se recoge a finales de verano y en otoño (aunque también puede cogerse en otras épocas), pero es mejor dejar que la planta haya arraigado completamente durante al menos 2 o 3 años para recoger las raíces. De todos modos, las plantas pueden dividirse cada 3 o 4 años, se replanta una parte y se recogela otra. Lave y seque las raíces cuidadosamente.

Raíces: el loto cuenta con unos rizomas densos y gruesos que pueden crecer cuando están completamente sumergidos. Son de color crema y miden entre 60 y 90 cm de longitud. Están formados por segmentos alargados: cada uno mide entre 10 y 20 cm de longitud y entre 4 y 8 cm de ancho. En el interior son blancos, con multitud de conductos longitudinales por los que pasa el aire. Estos canales sirven para trasportar el oxígeno hasta las raíces. Unas raíces cortas y gruesas emergen de los rizomas, que sirven para anclar la planta.

Cultivo

Ubicación: crece mejor a pleno sol. Necesita estar en un lugar resguardado.

Temperatura: durante la época de crecimiento, el agua tiene que estar al menos a una temperatura de 18º C, pero no a más de 26º C. las temperaturas más bajas hacen que la planta entre en un período latente, difícil de romper. En las zonas más frías, durante el invierno, puede tapar las plantas con una cubierta aislante, o bien puede retirarlas del agua en otoño y plantarlas en el suelo (aunque cubierto de agua y a una temperatura de 5 – 10º C) hasta la primavera. Las plantas pueden crecer en aguas más profundas, siempre y cuando no se congelen.

Suelo/agua/nutrientes: crecen mejor en un suelo rico en nutrientes. Pueden hacerlo en una gran variedad de pH: desde 5,6 hasta 7,8 (y más alcalinos), aunque el nivel óptimo es de 6,5. Durante la época de crecimiento, es recomendable un fertilizante que se disuelva lentamente alrededor de la planta. También resultan beneficiosos el nitrógeno y el potasio; limite los fosfatos.

Cultivo en recipiente: debido a su sensibilidad al frío durante el invierno y a su belleza, es una excelente planta para cualquier jardín, siempre y cuando se cultive en un recipiente con agua. Las macetas deben tener al menos 60 cm de profundidad y de diámetro. Si hay menos volumen de agua, en verano se calentará enseguida y la planta crecerá prematuramente y dará más flores (de todos modos, no deje que el agua se caliente en exceso en las zonas más calurosas). Si hace mucho calor puede plantarlas en un recipiente de color claro o en una zona sombreada. Pueden plantarse directamente en el suelo, dentro del recipiente o cultivarse en macetas abiertas, que pueden moverse fácilmente. Ponga unos 25 cm de tierra en el recipiente antes de plantar el rizoma horizontalmente. Los componentes orgánicos tienen que estar a mucha profundidad, para que el agua no se vuelva anaeróbica.

Plantación: separe las plantas unos 70 – 150 cm entre ellas. Plante los rizomas horizontalmente en el suelo, con la parte superior del rizoma a 2,5 cm de la superficie. Si es posible, incremente gradualmente la profundidad del agua en 30 – 40 cm pero no más. Si las coloca en un estanque ya existente, la planta puede aguantar dentro de un recipiente con ladrillos o algo similar, que se quitarán a medida que vaya creciendo. Si sólo quiere cultivarlas por las flores, es mejor que retire los receptáculos de las flores después de la caída de los pétalos, para que conserven toda su energía. Advertencia: si el clima y las condiciones son ideales, pueden ser muy invasivas.

Reproducción: Semillas: pueden crecer de las semillas pero necesitan un tratamiento previo antes de germinar. Debido a la dura capa exterior, hay que hacerles un pequeño corte con un cuchillo. Déjelas en remojo 24 horas en agua templada (no caliente) para eliminar los inhibidores de la germinación y para ablandar la cubierta de la semilla. Plántelas en un compost muy húmedo o en agua caliente (cámbiela cada día) y germinará al cabo de 5 a 8 días. Los plantones dan cosechas variables, y las semillas más viejas a menudo no son viables. Esquejes: corte trozos del rizoma con 2 o 3 brotes saludables, durante la primavera o a principios del verano, y plántelos en un compost húmedo o en agua poco profunda para que arraiguen. Los rizomas que hayan activado su crecimiento pueden trasplantarse. Las flores nacen antes si el rizoma se encuentra a unos 20º C antes de trasplantarlo. Las plantas pueden dividirse cada 3 o 4 años.

Plagas y enfermedades: no presentan muchos problemas si se cuidan debidamente. Algunas posibles plagas son los áfidos, el escarabajo de los lirios acuáticos, las larvas de la mosca y las orugas. Puede padecer enfermedades como la mancha de las hojas, el mildiu y la Phytophora, mientras que el rizoma puede sufrir ataques de Fusarium y de Pythium spp.

Variedades

Hay muchas variedades con flores muy selectas. La más comercial es la ‘Quandong’ que se cultiva para la producción de rizomas. Las variedades ‘Singapore’ y ‘Brisbane’ también producen buenos riozomas, y la última tiene además unas flores espectaculares. La variedad ‘Vietnam Red’ se recomienda por sus flores.



Fuente: Enciclopedia de las Frutas del Mundo
Susan Lyle
Editorial: De Vecchi

4 comentarios:

  1. vivo en chile y en invierno hace mucho frio no en todo el invierno pero en algunos dias bajo cero que me recomiendas , la tengo bajo techo. puede sobrevivir con una calefaccion de esas que se le ponen para calentar el agua de acuario . gracias. mi correo es padmanabha@hotmail.com
    te agradesco tu ayuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, es buena idea lo que me comenta. sobre todo que no se congele el ,agua.

      Eliminar
    2. hola buenas me encantaria saber si todabia la tiene s or que me encantaria tener una de esas yo vivo en chile en santiago mi correo es claudiaalexandracalvoarroyo@gmail.com por favor cualquier cosa me puedes avisar o en un lugar que vendan semilla o la planta

      Eliminar
    3. hola yo igual vivo en chile y me gustaria saber donde pued cnseguir una planta asi o semillas cualquier cosa me puedes avisar mi correo es claudiaalexandracalvoarroyo@gmail.com

      Eliminar