Buscar en este blog

miércoles, 1 de febrero de 2012

PLANTA CARNIVORA BYBLIS

ARTE Y JARDINERÍA Diseño de Jardines

Planta carnívora Bybilis y sus características



Bybilis son plantas australianas, en su mayoría anuales, tienen una abundante y bella floración que decorará a cualquier colección. Las especies anuales mueren en otoño y hay que sembrarlas de nuevo cada año.

Especies: 5.

Familia: Byblidaceae.

Distribución: Australia del norte y oeste.

Tipo planta: terrestre. Excepto Byblis gigantea, todas las plantas arco-iris son anuales. Una especie anual, B. aquatica, es semi-acuática: crece sobre suelos encharcados o incluso medio flotando en el agua.

Tamaño: altura desde 5 cm (Byblis aquatica) hasta 60 cm (B. gigantea).

Descripción: del tallo principal crecen las hojas y también los tallos florales, de una longitud parecida. El tallo principal puede presentar ramificaciones. Las hojas jóvenes están enrolladas hacia fuera, igual que las de Drosophyllum. Tanto el tallo como las hojas y los pedúnculos florales están cubiertos por tentáculos que segregan gotitas de pegamento, las cuales en plena luz brillan en todos los colores del arco-iris. Los tentáculos son inmóviles. Las raíces generalmente son muy finas, excepto en B. gigantea, que tiene raíces gordas para sobrevivir a la sequía y a los incendios. Todas las especies producen muchas flores de color violeta, rosa, púrpura o incluso blanco.

Tipo trampa: trampa pegajosa pasiva. Digestión activa.

Funcionamiento: las presas (sobre todo insectos voladores) son atraídas por las gotitas relucientes y se posan sobre la planta, quedando pegadas. Acaban ahogadas por el pegamento o muertas de hambre. Las glándulas segregan entonces enzimas que descomponen las partes blandas de las presas y absorben los nutrientes.

Curiosidades: una flor de Byblis gigantea sólo libera el polen cuando detecta las vibraciones del batir de alas de un insecto que se acerca a ella, lo cual hace casi imposible su polinización artificial.

En las plantas de este género, las flores están muy cerca de las trampas. Este dato es curioso ya que con ello las plantas ponen también en peligro a sus polinizadores.

El nombre del género, Byblis, proviene de la mitología griega: según la leyenda, Byblis (hija de Miteo) lloró por la muerte de su amado hermano y sus lágrimas brillaron en todos los colores del arco-iris, igual que las gotitas pegajosas de la planta arco-iris.

Cultivo:

Generalidades: se cultivan sobre todo las especies Byblis liniflora y B. gigantea, ya que las demás fueron descubiertas más recientemente. Mientras que el cultivo continuado de B. gigantea es complicado, a la especie anual se le puede mantener bien en un invernadero, reproduciéndola cada año por semillas.

Temperatura:

   • Byblis liniflora : entre 20 y 30ºC. Evitar temperaturas más bajas de 15ºC.
  • Byblis gigantea : en verano entre 20 y 30ºC. Esta especie es sensible al calor (por encima de 30ºC). En invierno entre 10 y 15ºC.

Luz: mucha luz o iluminación artificial intensa. Las plantas pueden morir por falta de luz.

Substrato:
Byblis liniflora : 40% turba rubia pura, 50% arena de cuarzo, 10% perlita.
Byblis gigantea : 70% arena de cuarzo, 20% turba rubia pura, 10% pelita.




Riego y humedad

Regar por estancamiento moderado, manteniendo el substrato húmedo; no encharcar. Dejar que el substrato absorbe agua durante unas horas y a continuación vaciar el plato. Ninguna especie soporta el encharcamiento continuado, si bien Byblis liniflora es más tolerante al respecto. El riego de B. gigantea es difícil. Excepto en primavera hay que regar muy poco. B. liniflora exige una humedad por encima de 65%, mientras que B. gigantea se conforma con 50%.

Descanso: Byblis gigantea, muere superficialmente si el substrato se seca en verano, pero vuelve a brotar; también descansa en invierno. B. liniflora no tiene un descanso, pero como es una especie anual muere en otoño.

Reproducción: 
B. liniflora se reproduce fácilmente por semillas año tras año (polinización artificial), ya que sólo así es posible un cultivo continuado. La reproducción de B. gigantea es difícil, ya que hay que abrir los saquitos de polen artificialmente y tratar las semillas simulando un pequeño "incendio", ya que solo germinan después de haber sido sometidas a temperaturas altas. Aún así, el éxito no está asegurado. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada