Buscar en este blog

domingo, 15 de junio de 2014

CHAMAEDOREA ELEGANS. Palmera de salón

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Chamaedorea elegans, sus características



Esta palmera oriunda de las selvas tropicales de México se ha convertido en una de las plantas de interior más comunes en los países templados. Artículo básico de comercio hortícola, ha generado una importante industria en torno a su cultivo y su distribución. Casi toda la producción europea se realiza hoy bajo invernadero, en los Países Bajos.

Chamaedorea elegans se presenta la mayoría de las veces como una mata de pequeñas palmeras apretadas unas con otras. Para dar esta impresión de volumen, en el comercio se hacen germinar varias semillas en la misma maceta, dado que esta especie nunca retoña desde la base.

Con el tiempo, la palmera de salón desarrolla un pequeño estípite
en forma de bambú, con los entrenudos bien visibles, a veces deformados en la base tras la aparición de raíces adventicias. El estípite alcanza -aunque rara vez- 1 o 2 m de altura. Las hojas son pinnadas y suelen medir de 20 a 40 cm de longitud.

Las inflorescencias aparecen en la axila de las hojas y llevan racimos de pequeñas flores amarillentas. La especie es dioica: las flores masculinas y las femeninas brotan, por tanto, en plantas distintas.

Después de la fecundación, las inflorescencias femeninas engendran pequeños frutos negros y globulosos que contienen una semilla única.

¿Dónde vive?

Esta pequeña palmera es originaria de las zonas montañosas, donde crece hasta los 1500 metros de altitud. Se encuentra en el sur de México, en Guatemala y en el este de Belice, en sotobosques umbríos de bosques húmedos y perennifolios. En estas regiones, el clima es tropical húmedo, a veces atemperado por la altitud.

¿Cómo se cultiva?

Como planta de interior, es una palmera ideal y de mantenimiento fácil que soporta a la vez la sequedad del aire y la luminosidad a menudo muy escasa de las viviendas. Su crecimiento es lento, pero en buenas condiciones (sin recibir nunca el sol directo, con aportes moderados de fertilizantes y con riegos regulares pero no excesivos), es posible conservarla durante muchos años.

¡ Cuidado! Los ataques de araña roja son frecuentes y pueden resultarle fatales. En estos casos es imperativo tratarla, o sacar la planta durante la buena estación (a la sombra) para exponerla a la lluvia.

En el exterior es una palmera excelente para los climas
subtropicales y tropicales húmedos, siempre que no sean demasiado cálidos. En todos los casos la sombra es imprescindible, ya que el sol directo provoca grandes quemaduras en las hojas.

Con un clima templado es perfectamente posible plantar esta palmera en el exterior, siempre que se elijan lugares sombreados y muy abrigados, donde no hiele prácticamente nunca. En la costa mediterránea, incluso en Cataluña, pueden cultivarse en patios interiores sombreados, húmedos y bien protegidos. Si hiela, las hojas sufren alteraciones a -4ºC, pero la capacidad de recuperación de la planta es buena.

En Canarias, donde las limitaciones térmicas son mucho menores, la chamaedorea se utiliza a menudo para formar grupos aislados en medio del césped y con más frecuencia aún para decorar terrazas y patios, cultivada en jardineras o macetones.



FUENTE: Palmeras. Cultivo y utilización. Pierre-Olivier Albano. Editorial Omega



No hay comentarios:

Publicar un comentario