Buscar en este blog

lunes, 15 de agosto de 2011

Cascadas. Construcción de una cascada

ARTE Y JARDINERÍA Diseño de Jardines

El agua es imprescindible en un jardín. Como construir una cascada en Diseño de Jardines



La cascadas son composiciones de naturaleza paisajista que se usan en jardines y parques informales y también como complementos de piscinas. La cascada permite la intervención de muchos elementos decorativos como piedras, plantas, el agua en movimiento, iluminación nocturna, vida acuática, etc. Siempre tratan de imitar una escena de la naturaleza, además de provocar la oxigenación del agua por el movimiento y la caída.

Se construyen con piedras naturales y se pueden utilizar en hoteles, salones de fiestas, exposiciones, espectáculos públicos y lugares de recuperación psicofísica.

Como una cascada es una sucesión de pequeños saltos o caídas de agua, desde una cierta altura, que se derrama en la parte inferior en una superficie de lago o estanque, la altura y el tamaño dependerán de la superficie del jardín o del parque.

La instalación de una cascada, por más pequeña que sea, requiere de una bomba para reciclar el agua. Es indispensable tener en cuenta qué tipo de bomba de reciclado se va a utilizar. La bomba se coloca en la base o piso del terreno y debe llevar las conexiones para la entrada y la salida del agua. Pueden usarse bombas de eje horizontal o de eje vertical. Las bombas sumergibles son las más adecuadas para construir una cascada.

La cascada podrá tener uno o varios escalones y el agua podrá deslizarse como un manto fluido entre las piedras más grandes, que le hacen un cauce, y los guijarros o los cantos rodados que tapizan los surcos.

Conviene que las piedras a seleccionar sean grandes, de aproximadamente unos 30 ó 40 cm. de largo, por 25 cm. de ancho. Todas deben ser del mismo origen y características, y se unirán con concreto. En los espacios entre las piedras, se ubican las plantas de distinto tamaño y de lugares húmedos.



Construcción de una cascada

Paso a paso

A.   Buscar el lugar apropiado, que en general se encuentra con el respaldo de una pared del jardín, y que tenga buenas visuales.
B.   Se realiza la excavación del estanque o reservorio de agua o lago.
C.   Se marcan las medidas de la cascada referidas al recorrido, a la altura y al ancho. Por ejemplo, un recorrido de 5 m, una altura de 1,6 m (el punto más alto desde donde se produce la caída del agua) y un ancho de desarrollo de 2 ó 3 m. Las medidas dependerán del diseño y del tamaño del jardín, entre otros factores.
D.  Se realiza un terraplén en desnivel hacia el estanque, donde luego se colocará una estructura metálica para el anclaje de las piedras, dándoles una ubicación natural con cierto movimiento.
E.   Se forman los escalones para que luego se marque el recorrido del agua.
F.   Se dimensiona si va a tener una vertiente de agua o varias, según el diseño.
G.  Se termina con la colocación de las piedras y se realiza el sellado de las uniones con un mortero de cemento más un material impermeabilizante, para dar curso al recorrido final del agua.

Se debe considerar que la tierra empleada para realizar los terraplenes desciende en altura alrededor de un 30 %, bajando el volumen cuando se moja con la lluvia o bien artificialmente. Hay que tener en cuenta ese descenso cuando se realizan las determinaciones de la calidad o volumen de tierra para armar el terraplén. La tierra seleccionada debe ser arcillosa para que no se deshagan las formas.




Fuente: Estanques y jardines acuáticos
Una guía esencial para construir estanques, jardines acuáticos,
 fuentes y cascadas  en el jardín
Martha Álvarez
Editorial Albatros

3 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, el agua es fundamental y una cascada artificial es un recurso genial para dar más vida al jardín

    ResponderEliminar
  2. Estoy muy emocionada porque empiezo a construir la mia!!! Muy buenas ideas me han dado gracias

    ResponderEliminar