Buscar en este blog

sábado, 25 de junio de 2011

Abetos. Coníferas de elegante porte

ARTE Y JARDINERÍA Diseño de Jardines

Los Abetos, sus características y sus variedades




Los Abies o abetos son generalmente árboles de gran tamaño, con ramas regularmente verticiladas, cuyas hojas persistentes, lineales, aplastadas, presentan a menudo dos bandas blancas por debajo. Sus conos enderezados, dejan aparecer, o no según la especie, brácteas (hoja pequeña) salientes entre los caparazones; ellas se separan con la madurez: sólo su eje persiste sobre el árbol, de manera que no se pueden recoger enteros como se hace en los pinos o en las Piceas. La mayoría de las especies de Abies son árboles forestales. Por sus grandes dimensiones, producen un formidable y majestuoso efecto en los parques donde son plantados. Las especies y variedades de crecimiento lento pueden no obstante encontrar un lugar en los jardines.

Abies balsamea
“Hudsoniana”


Este abeto es uno de los mejores entre las formas enanas del género Abies; aunque el Abies balsamea alcanza hasta 20 m. de altura en su país de origen, el Nordeste de Estados Unidos, permanece enano, con ramas extendidas guarnecidas de un follaje verde oscuro brillante con reflejos azulados. Muy resistente al frío, conviene perfectamente para la ornamentación en jardines de rocalla. La altura adulta: 60-90cm.

Abies concolor
“Compacta”


Esta rara pero muy bonita variedad, tiene una forma poco irregular y las hojas ligeramente más cortas que el tipo general pero más azuladas, particularmente durante el periodo de crecimiento de mayo a julio. Se la puede encontrar en los viveros de algunos especialistas. La altura adulta: 2-3 m.

Abies concolor


Como la de otras coníferas, la altura de esta especie puede variar considerablemente según las regiones, principalmente por la profundidad y la riqueza del suelo así como la abundancia de las lluvias. Sus hojas son de un solo color, es decir, no llevan bandas blancas por debajo, son largas y de color verde mar. El árbol conserva mucho tiempo sus ramas bajas y forma bonitos ejemplares aislados. La altura adulta: 25-30 m.


Abies grandis


Este abeto, introducido el siglo pasado en el Oeste de U.S.A. y Canadá, es una conífera gigante: alcanza 80 m. de altura en su hábitat natural. Crece muy deprisa cuando está plantado y prefiere suelos frescos, pero bien drenados. Por razón de su altura es más árbol de parque que de jardín; produce un efecto magnífico en especimenes adultos por sus grandes dimensiones, su estatura imponente y su follaje lustroso, verde puro. La altura adulta: 30-45 m.


Abies koreana


El abeto de Corea tiene una apariencia elegante, es conveniente para el adorno de grandes jardines. Su follaje, acharolado por encima, blanco por debajo, atrae todo el año. Contrariamente a otros abetos que dan fruto solamente después de muchos años, cuando han adquirido una gran altura y cuyos conos son difíciles de observar, el Abies koreana produce los suyos igualmente en ejemplares jóvenes. Estos conos, gris pizarra o violáceos, de un efecto sorprendente, contribuyen al mérito ornamental de esta especie. La altura adulta: 15 m.


Abies lasiocarpa


Abeto de crecimiento relativamente lento cuyas ramas enderezadas y el follaje de un verde grisáceo pálido hacen de él un árbol atrayente. La altura adulta: 20-25 m.


Abies lasiocarpa
“Compacta”


Esta variedad, designada también bajo el nombre de Abies arizonica “Compacta” tiene un crecimiento lento y una forma irregular con un curioso follaje gris verdoso, particularmente bonito en el momento de la renovación primaveral, en mayo – junio. La altura adulta 1,5-2,5 m.


Abies nordmanniana


El abeto del Cáucaso es muy ornamental, sus ramas regularmente dispuestas escalonadamente y extendidas horizontalmente, guarnecen su tronco hasta la base. Posee un bonito follaje verde brillante y yemas marrón rojizas durante el invierno.

Se planta preferentemente en los jardines o parques. La altura adulta: 25-30 m.


Abies pinsapo


Originario de las montañas del sur de la Península Ibérica, el abeto español se adapta perfectamente a los diferentes tipos de suelo y también es bueno en las tierras calizas. Sus hojas cortas y espesas están insertadas en las ramas perpendicularmente a ellas en escobillón; tiene un aspecto rígido. El árbol forma una ancha pirámide, de un color verde oscuro ligeramente azulado o verde mar. La altura adulta: 25-30 m.


Abies pinsapo
“Glauca”


Esta variedad difiere del tipo por sus hojas netamente verde mar; su porte es todavía más ancho y más achaparrado. Como aquél, resiste bien todos los suelos secos y calcáreos y en un medio árido. Es muy decorativo. La altura adulta: 15-20 m.


Abies procera


Llamado también Abies nobilis, este abeto esbelto y elevado, forma un cono estrecho o una columna; sus hojas ligeramente espatuladas son de un bonito color verde mar.

No soporta la cal y pide un suelo profundo y fresco así como una atmósfera húmeda. Ausentes estas condiciones, su crecimiento disminuye y no alcanza grandes dimensiones, pierde al mismo tiempo una parte de su valor decorativo.

Su variedad “Glauca” tiene un bonito follaje azulado, especialmente en los brotes jóvenes, en primavera. La altura adulta: 20 m.




Fuente: Coníferas ornamentales
Editorial Grupo Mundi - Prensa

No hay comentarios:

Publicar un comentario