Buscar en este blog

martes, 12 de noviembre de 2013

PLANTAS DE ROCALLA. Diversas especies 2.

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Diversas especies vegetales para rocallas


Aethionema rotundifolium (Etionema)


Las etionemas son plantas anuales o vivaces frecuentemente subfrutescentes. Existen aproximadamente cuarenta especies que se encuentran principalmente en Oriente Próximo. Algunas también crecen en Europa. Por su aspecto se las reconoce como plantas de la estepa. Generalmente, presentan pequeñas hojas desnudas, enteras, de color gris verdoso y flores relativamente grandes blancas, rosas o púrpuras en racimo.

Se cultiva con mucha frecuencia Aethionema grandiflorum y Aethionema rotundifolium, cuyo nuevo nombre es Eunomia rotundifolia. En los libros de jardinería se utiliza habitualmente la antigua denominación.

Se cultiva estas plantas al sol o incluso en la sombra. Requieren un buen drenaje. Se añadirán a la tierra guijarros o arena gruesa para que sea ligera y permeable y las plantas estarán rodeadas de grava. Se desarrollan bien en las grietas de las rocas o sobre escombros. Temen la humedad, por lo tanto se las debe proteger, incluso en invierno. Se las cubre con un vidrio o con un plástico.

Se multiplican fácilmente por siembra que tiene lugar desde la madurez o al comienzo de la primavera en cajonera. Ciertas especies pueden multiplicarse por división de matas, otras por esquejes colocados entre junio y agosto en una tierra arenosa, en cajonera.

Allium oreophilum


El género Allium consta de unas doscientas ochenta especies difundidas en casi todo el mundo. Se trata de plantas bulbosas, que crecen tanto en las estaciones secas y soleadas, como en los bosques con humus y húmedos, en el llano y en la montaña.

Su aspecto también es muy variado. Además de las especies enanas, existen plantas que pueden alcanzar 1.5 m, por ejemplo Allium giganteum, que crece en el Himalaya y que puede ser cultivado como planta aislada en las cercanías de una rocalla. Los ajos presentan también colores muy variados. Se pueden escoger especies de flores violetas, amarillas (Allium moly), rosa (Allium oreophilum), , azules o blancas. Estas flores dan cápsulas y los frutos del ajo suelen utilizarse en la confección de ramos secos.

El cultivo de los ajos no presenta problemas. Se los planta al sol en una tierra arenosa que contenga humus. Sobre todo necesitan un buen drenaje. Los bulbos se colocan en la tierra en septiembre u octubre. Las pequeñas cebollas se plantan a 6-8 cm de profundidad; las grandes, como las del Allium giganteum, hasta a 20 cm. Pueden permanecer varios años en tierra; si se las requiere transplantar se desentierran los bulbos después de que amarilleen las hojas. Los ajos se multiplican fácilmente por bulbillos; la multiplicación por siembra es lenta.

Alyssum montanum


Entre las numerosas especies de Alyssum, sólo algunas, difundidas principalmente en Europa, son cultivadas en los jardines de rocalla. Presentan aspectos variados. Ciertas especies producen parterres bajos, como por ejemplo Alyssum mointanum o Allysum moellendorfianum; otras, pequeños matorrales espinosos de flores blancas o rosa, como Allysum spinosum. Se cultiva principalmente Allysum saxatile y sus variedades "Plenum", "Citrinum", de flores amarillo limón, o "Variegatum", de hojas con forma de penacho amarillas y blancas. La variedad "Compactum", que mide de 12 a 15 cm de alto, es adecuada para las rocallas pequeñas.

Los alyssum crecen en terrenos rocosos, secos y soleados, en el llano y en la montaña. En nuestras rocallas son plantas poco exigentes y útiles. Dan una rica floración cuando se plantan en un suelo pobre, arenoso o pedregoso, bien drenado. Florecen sobre todo en las grietas de rocas o en los muros de piedras secas, donde se difunden y producen, en el momento de la floración, bellas guirnaldas amarillas. En una tierra rica y con humus, crecen con exuberancia y se marchitan rápidamente.

Aunque el alyssum crece en la naturaleza sobre las rocas calizas, en rocalla se adapta a una tierra ácida. Si se quiere conservar una forma compacta, se debe podar un tercio después de la floración.

El alyssum se multiplica más fácilmente por medio de siembra, lo que produce una gran cantidad de plantas. Suele sembrarse a partir de la misma planta y las plantas jóvenes florecen desde el segundo año. Las variedades hortícolas se multiplican por desqueje después de la floración.




Fuente: Plantas de rocalla. V. Vodicková. Editorial Tikal.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada