Buscar en este blog

lunes, 25 de mayo de 2015

SELECCIÓN DE PLANTAS BULBOSAS EN DISEÑO DE JARDINES

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Selección de plantas bulbosas


"Jardinería en espacios reducidos"



Puesto que he de cubrir un campo tan amplio en un espacio tan reducido, me veo forzado a ser altamente selectivo en mi tratado sobre este importante sector del mundo de las plantas.

Empezaré por los narcisos, ya que muchos jardineros los consideran prioritarios. El grupo más importante en este género tan amplio es, en mi opinión, el de los híbridos Cyclamineus, obtenidos a partir del cruce entre el narciso trompón y el narciso común, para dar lugar a una selección de variedades con una gama de alturas que varía entre los 20 y los 38 cm. Son perfectamente adecuados para plantar en arriates y márgenes, alrededor de la base de arbustos caducifolios, por ejemplo, y para cultivar en recipientes y arriates elevados, que quizá permitan disfrutarlos desde las ventanas de la casa.

Algunos de los mejores son "Peeping Tom", con flores de color
amarillo dorado, del mismo tamaño y de floración temprana; "March Sunshine", de 38 cm de altura, con flores de color amarillo brillante con una trompeta dorada y que florece en primavera; y "Jack Snipe", de 20 cm de altura, con flores de color cremoso con copa amarilla y de floración primaveral.

Narcissus cyclamineus tiene una altura de sólo 12 cm, las flores son de un intenso color amarillo, con la corona en forma de larga y estrecha trompeta y sus pétalos exteriores se curvan hacia abajo; es, de hecho, muy hermoso. Si quiere cultivar esta o cualquiera otra especie, como Narcissus bulbocodium, escoja una zona sombreada en la que el suelo esté especialmente bien drenado, y plante a 8 cm de profundidad. Las variedades mayores, como las híbridas que hemos mencionado, deben ser plantadas a una profundidad de 11 cm.

Si los narcisos son nuestro primer amor, las Galanthus estarán en segundo lugar. Resulta un gozo para la vista, en un frío día de invierno, apreciar que las primeras plantas de la campanilla de invierno Galanthus nivalis están en flor. Una de las mejores variedades de nivalis es "S. Arnott", más grande y de crecimiento más rápido que el progenitor y una auténtica maravilla para la vista con sus flores blancas manchadas de verde en los segmentos interiores. Crece hasta una altura de 20 cm.

Para floración tardía tenemos la campanilla de invierno gigante
Galanthus elwesii, de Turquia occidental y de ciertas islas griegas del mar Egeo. Tiene flores blancas globulares manchadas de verde en los segmentos internos y hojas anchas y glaucas. Todas crecen bien en lugares soleados o de media sombra, pero prefieren un suelo bastante húmedo. Es también recomendable obtener las plantas en primavera (las cuales están disponibles gracias a algunos suministradores) y no plantar los bulbos secos en otoño.

Los Nazarenos (Muscari) también crecerán bien en sitios soleados, en cualquier suelo ordinario y bien drenado, así como las escilas, tan deliciosas si se cultivan en pequeños arriates flanqueados por pavimento o en arriates elevados. No hay nada más agradable que disfrutar, en primavera, del brillante azul de las flores de una variedad como Scilla sibirica "atropurpurea" (o "Spring Beauty", como también se la conoce). El más popular de todos es Muscari armenia-cum "Heavenly Blue".


Para los lugares más soleados del jardín, hay muchas variedades de
Crocus chrysanthus que florecen a finales del invierno; también lo hacen las variedades holandesas, de gran floración. Sin embargo, ninguna de ellas tiene, en mi opinión, los encantos de Crocus tommasinianus y su variedad púrpura violácea "Whitewell Purple". son muy buenos colonizadores, y ofrecen un aspecto radiante alrededor de la base de una conífera o en un margen. Tiene flores de color azul malváceo que crecen sobre tallos de 8 cm de altura y que siempre florecen en invierno.

Para sitios sombreados, debería tener en cuenta el áconito de invierno Eranthis hyemalis, que se establecerá como un arbusto y aportará una pincelada de color amarillo intenso a finales del invierno (de hecho, incluso en pleno invierno, si las condiciones climáticas no son muy severas).

Las campanillas, Leucojum, no deben dejarse a un lado, ya que son plantas altamente decorativas, Leucojum vernum florece a finales del invierno, y la campanilla de verano, Leucojum aestivum, en primavera. Ambas crecen en suelos bien drenados y con una retención intermedia de humedad, y aunque crecen bien tanto en lugares soleados como ligeramente sombreados, viven mejor en estos últimos. Los bulbos deben plantarse a finales del verano, tan pronto como se obtengan.

Leucojum vernum, de 15 cm de altura, posee flores de color blanco
teñidas de color verde, sobre una gran masa de hojas gruesas, anchas y en forma de cinta de color verde oscuro. Las flores recuerdan a las de las campanillas de invierno, pero difieren en que todos los pétalos son de la misma longitud (los pétalos internos son más cortos en las campanillas de invierno). Leucojum carpathicum resulta difícil de encontrar, pero es muy apreciada por sus pétalos teñidos de color amarillo.

La campanilla de verano, Leucojum aestivum, crece hasta una altura de 60 cm. Es una planta adecuada para su cultivo cerca de la parte frontal de los márgenes en asociación con herbáceas perennes y arbustos, a los que hará destacar. Las flores blancas, en forma de campana, están agrupadas en umbelas, en un arreglo colgante. Los pétalos están teñidos en verde. Las hojas tienen forma de cinta, alcanzaran hasta 50 cm de longitud y son de color verde brillante. "Gravetye Giant", muy fácil de obtener, es una forma muy apreciada de esta especie.



Fuente: Jardinería en espacios reducidos. Robert Pearson
Ed. Blume


1 comentario:

  1. Muy buen artículo, muy completo y con excelentes recomendaciones.

    ResponderEliminar