Buscar en este blog

martes, 14 de octubre de 2014

CÓMO UTILIZAR LAS ROSAS EN DISEÑO DE JARDINES

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Aprenda sobre las rosas de su jardín



Este encabezamiento puede parecer didáctico, pero naturalmente usted puede emplear las rosas en su jardín del modo que le plazca; de cualquier modo, espero que le sirvan algunas sugerencias.

Supongo que cuando se mencionan las rosas del jardín, lo primero que salta a la mente es la idea del "lecho de rosas; un lecho o arriate en el que se cultivan únicamente rosas. Para mí, este tipo de plantación ha sido la ruina de la rosa y la razón del declive de su popularidad.

Aunque un lecho de rosas, especialmente las variedades de floración repetida o contínua, resulta muy atractivo en verano, puede parecer yermo el resto del año; y en un invierno frío, cuando la mayoría de los rosales pierden sus hojas, será simplemente una colección de tallos.

En un jardín grande puede no importar, porque habrá otras cosas que capten su atención, pero en un jardín pequeño dominará la tristeza.

Me gustaría que más jardineros utilizaran los rosales igual que otros arbustos de flor y los interplantasen en arriates ornamentales con perennes herbáceas (geranios y rosas forman una agradable combinación, otros arbustos, bulbos e incluso anuales. Los rosales mezclan muy bien con verduras, frutas y hierbas; creo que tengo tantos rosales esparcidos por mí jardín de cocina como en las zonas ornamentales.

Los rosales se usan con muy poca frecuencia como especímenes
independientes y, aunque la mayoría de las variedades de Híbridos de Té y Floribunda no quedan bien de este modo, muchas de las variedades de rosal arbustivo se convierten en fantásticas piezas centrales o puntos focales.

Los rosales trepadores ofrecen grandes oportunidades para la creatividad y, aunque la idea de tener trepadoras colgando de su casa, al estilo del jardín de campo tradicional, puede parecer atractiva, en realidad no es el mejor modo de emplearlos. Si su casa no es una verdadera casa de campo, un rosal trepador entutorado sobre una espaldera rígida contra la pared puede resultar artificial. Los rosales trepadores guiados por un muro serán más propensos al mildiu debido al calor y sequedad de la situación. Para evitarlo, la espaldera u otro soporte debería fijarse a unos listones para levantarlo de la superficie del muro y así permitir la circulación del aire.

Pero hay modos mucho más naturales de colocar las trepadoras. Las estructuras abiertas, como las espalderas, son perfectas; las entradas en arco son soportes ideales para los rosales trepadores y se pueden utilizar en los jardines: para formar la entrada a una parte del jardín o para encuadrar una vista. Para mí las pérgolas son versiones grandes de los arcos y, aunque en grandes jardines sus partes erectas se realizan con ladrillo, en situaciones domésticas se pueden utilizar postes de madera. Como siempre, la madera debe tratarse con un revestimiento no tóxico.

Uno de los soportes más útiles, y menos usados, para los rosales es
el columna: simplemente un poste, un tronco de árbol viejo (mejor sin sus raíces) o una estructura similar de 2 metros de altura, alrededor de la cual se entutora el rosal trepador. El resultado es realmente bonito.

Los árboles vivos también pueden ser excelentes soportes para los Rosales Trepadores, especialmente aquellos con tallos más flexibles. Cuanto más grande y fuerte sea el árbol, más vigoroso puede ser el rosal, aunque aconsejaría utilizar sólo árboles viejos y fuertes, sean grandes o pequeños.

Se puede combinar un rosal arbustivo con otros tipos de plantas, así que los rosales trepadores se pueden utilizar con otras trepadoras,
aunque las opciones son más limitadas. Yo incluso recomendaría combinarlos sólo con clemátides, en colores, forma y crecimiento que complementen los de las rosas para no acabar estrángulandose. Es importante escoger clemátides de flores pequeñas que florezcan desde mediado del verano en adelante y requieran una poda severa. Se podrán cortar al mismo tiempo que se realiza la poda de los rosales a principios de primavera.

Son particularmente adecuados los tipos y variedades de clemátides derivados de Clematis viticella.

Rosales en recipientes

He dicho muchas veces que cualquier planta puede cultivarse en un recipiente. Pero es importante establecer lo fácilmente que se puede hacer y si el tiempo, esfuerzo y coste necesario merece la pena. No creo que la merezca para muchas rosas, principalmente porque los rosales necesitan mucha agua y desarrollan profundas raíces para alcanzar las reservas de humedad en el suelo.

Un recipiente para un rosal debería ser relativamente profundo en
relación con su anchura y habría que regarlo bastante. Aún así, acepto que haya gente que adora las rosas y no tiene un jardín de verdad, por lo que el cultivo de sus plantas favoritas en recipientes o en un balcón supone la única opción. Para ellos son estos consejos.

Será difícil cultivar cualquiera de los tipos de rosas grandes en un recipiente, ya sea de una variedad antigua o moderna, pero logrará gran placer y satisfacción con algunos de los Rosales Miniatura y de patio. Yo cultivo todos mis rosales miniatura en recipientes, porque creo que sus diminutos rasgos se ven así realzados. Utilizo macetas
de barro de 20 cm de diámetro, pues siempre he preferido el barro, ya que consigue el correcto equilibrio de retención de humedad y aireación que las raíces que las raíces de los rosales necesitan.

Le aconsejo no utilizar macetas más pequeñas. Utilice compost de tierra de buena calidad, aplique un mantillo de superficie con compost para jardín bien tamizado, ponga agua regularmente durante el verano y abónelo dos veces al año.

Los rosales se colocan a pleno sol cuando están en flor, pero se trasladan a sombra ligera cuando las flores se marchitan.

Rosales de interior

Cada vez más a menudo pequeños rosales en maceta para su cultivo en interior. Se trata de variedades Miniatura que se han conseguido
por micro multiplicación,. Tienen cierto encanto y satisfacen el gusto por el cultivo de rosales si su jardín no es más que el alféizar de una ventana. He intentado acondicionar estos rosales para el cultivo en exterior después de cambiarlos a recipientes más duraderos, pero con éxito limitado.

Pocas veces son resistentes e invariablemente se secan a menos que se coloquen en un lugar sombreado, pero luego no florecen muy bien. Creo que deben seguir siendo plantas de interior, aunque debería cambiarlos tras la primera estación a una maceta de barro atractiva.

Fuente: Rosales. Stefan Buczacki,
Tursen Hermann Blume Ediciones




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada