Buscar en este blog

viernes, 27 de junio de 2014

PLANTAS DE ROCALLA. Diversas especies 8

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Diversas especies para rocallas 8ª parte


Cotoneaster horizontalis Decne


Los cotoneaster son arbustos de tamaños y portes muy diversos. Existen especies completamente rastreras, otras enanas, otras que alcanzan 3 metros de alto. Se encuentran especies de hoja caduca, semicaduca o perenne. Las pequeñas flores blancas o rosadas están aisladas o forman inflorescencias, Los frutos son pequeñas drupas redondas, rojas o negras.

Los cotoneaster se adaptan a una tierra de jardín común, permeable y aun emplazamiento a pleno sol. Se desarrollan mejor en sitios secos. Cuando se los planta se debe tener en cuenta la superficie que ocuparían al alcanzar el desarrollo completo.

Las especies rastreras se multiplican con facilidad. Los ramillos, en contacto con la tierra, producen raíces y basta con cortarlos y colocarlos en su lugar. El esqueje también se realiza con facilidad. Se extraen los esquejes de las cepas de hoja caduca en junio y de las cepas de hoja semicaduca en julio. En las especies de hoja perenne, se realiza en agosto.

Crocus chrysanthus Herb


Los crocos se encuentran probablemente en todos los jardines. Se trata de plantas bulbosas de grandes flores de colores variados. Tienen hojas angostas, lineales, de nervadura central plateada, que forman una roseta en el suelo, que aparece en otoño en ciertas especies, en otras en primavera. Sólo se desarrollan completamente después de la floración. Las flores forman un tubo alargado de seis divisiones. Ciertas especies florecen al comienzo de la primavera, como Crocus chrysanthus, por ejemplo, otras al final del verano o hasta en otoño.

La mayoría de las especies provienen de la región mediterránea. En las praderas de las montañas de Europa suele crecer en abundancia Crocus heuffelianus Herb, de grandes flores de color violeta, a veces blancas.

Los crocos requieren un buen drenaje, una tierra de jardín ligera y con abundante humus y un emplazamiento soleado. La sequía les resulta favorable durante el período de reposo vegetativo. En septiembre u octubre se plantan los bulbos de las especies de floración primaveral, y en la primera mitad de agosto las de las especies de floración otoñal, y siempre a 5-7 cm de profundidad. En lo posible, siempre se plantan grupos de numerosos bulbos de la misma especie.

Los crocos se multiplican por separación de los bulbillos. También se puede utilizar la siembra para las especies botánicas. Existen numerosas variedades de gran belleza, pero se plantarán preferentemente las especies botánicas, cuyas flores son mucho más graciosas y delicadas.

Cyclamen purpurescens Mill


Todo el mundo conoce las grandes flores de los ciclámenes cultivados en macetas. Pero las pequeñas flores de los cilcámenes cultivados en tierra tienen mucho más encanto. 

Poseen un tubérculo redondo que forma raíces en sitios diferentes según las especies. Las hojas en roseta, de color verde oscuro, pecioladas, enteras o dentadas, suelen ser violáceas por la cara inferior. A veces, un dibujo plateado adorna la cara superior de las hojas de ciertas especies. Las flores de pétalos curvados tienen un centro oscuro y presentan diversos matices de rosa. El fruto es una cápsula redonda.

Se cultivan numerosas especies en las rocallas; algunas son frágiles y sólo Ciclamen purpurescens no requiere protección en invierno.

Se planta el ciclamen en una mezcla de mantillos, de hierba y de hojas, a la que se le agrega caliza molida, preferentemente en penumbra. Se requiere un buen drenaje, pues el ciclamen es sensible al exceso de humedad. En otoño se aporta un abono compuesto. Se planta durante el descanso de la vegetación, a 5-10 cm de profundidad. Se evitan los trasplantes, pues cuanto más se deja descansar el ciclamen, mejor florece.

Se multiplica mediante semillas inmediatamente después de su madurez. La germinación es buena, pero la planta sólo florece al cabo de algunos años, cuando el tubérculo ha alcanzado un tamaño suficiente. 

Cytisus decumbens


Los codesos son arbustos muy polimorfos, desde los rastreros hasta aquellos que alcanzan de 1 a 2 metros de alto. Por lo general presentan pequeñas hojas simples o trifoliadas. Las flores son papilonáceas, características de toda la familia. Son simétricas, con un gran pétalo superior (el estandarte), dos pétalos angostos y alargados en los costados (las alas), y dos pequeños pétalos inferiores soldados, que constituyen la quilla. Dan una vaina aplastada que contiene varias semillas.

Los codesos prosperan en una tierra de jardín común arenosa, no necesariamente rica. Prefieren los emplazamientos soleados, que le aseguran una bella floración. Suele resistir bien el frío. Ciertas hermosas variedades de flores de colores diferentes (a veces bicolores) exigen un emplazamiento protegido y una cubierta en invierno (por lo menos de las raíces).

Las especies botánicas se multiplican fácilmente mediante siembra, y las variedades, por esquejes verdes efectuados después de la floración. Es más sencillo multiplicar las especies rastreras por acodadura de las ramas, que arraigan fácilmente.



Fuente: Plantas de rocalla. V. Vodicková. Editorial Tikal.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada