Buscar en este blog

domingo, 17 de julio de 2011

Los árboles en el jardín

ARTE Y JARDINERÍA Diseño de Jardines

Como emplear los arboles en el Diseño de Jardines




Más que cualquier otro elemento del jardín, los árboles constituyen el marco estructural de un diseño, y sus siluetas distintivas proporcionan un fondo de elementos que contrastan con las líneas más suaves de las plantas restantes.

Los árboles ofrecen una enorme diversidad de formas, colores y texturas en su follaje, flores y corteza. Pueden cultivarse de múltiples maneras: informalmente, en un entorno boscoso, rodeados de bulbosas u otras herbáceas perennes de sombra o, formalmente, en entretejidos formando un seto. Algunos son tan hermosos en flor que, si se colocan solo, constituyen un bello punto focal del jardín.

La elección de los árboles

Los árboles son generalmente las plantas de mayor tamaño, más longevas y caras del jardín, por lo que su selección y emplazamiento son decisiones primarias de diseño. En los jardines pequeños o “de un único árbol”, la elección y situación cuidadosa resultan vitales. Aunque el aspecto general y las características especiales de un árbol son importantes, también es esencial considerar su idoneidad para el suelo, clima y aspecto del jardín, así como su tasa de crecimiento y altura y extensión final.

Los centros de jardinería habitualmente disponen de una gama limitada de lo árboles ornamentales más populares, pero los viveros especializados o los centros de venta por correo ofrecen una selección mucho más amplia.

Los árboles como elemento de diseño

Los árboles son el equivalente vivo de un elemento paisajístico de piedra, con un fuerte impacto visual, semejante al de una pared o pavimento. Si se utilizan estructuralmente, los árboles pueden definir o encerrar un espacio; marcar límites o separar una parte del jardín de otra.

Utilizados como seto, crean fronteras muy efectivas, dispuestos en paredes, pueden enmarcar un paisaje lejano; o alineados, de modo que compongan un arco.

Diseños duraderos

Agrupados como elementos de diseño, los árboles crean una atmósfera impactante, desarrollada alo largo de los años, con sus colores y formas variadas.




Las formas

La forma de un árbol es una contribución importante al estilo de un jardín. Muchos pueden utilizarse en entornos formales o informales, pero algunos, especialmente aquéllos con forma cónica o piramidal, como Carpinus betulus “Fastigiata”, casi exigen un uso formal. Los árboles con una forma arquitectónica fuerte son adecuados para jardines pequeños y pavimentados. Por el contrario, los serbales (Sorbus aucuparia) y los manzanos (Malus) son típicos “de casa de campo inglesa”. Muchas especies autóctonas son ideales para jardines silvetres. Para los jardines con temática oriental, los arces japoneses (Acer palmatum) y Salix babilónica var. pekinensis “Tortuosa” resultan ideales.

Planificar el color

Aunque la mayoría de los jardines ofrecen su mejor aspecto en verano, una plantación estacional sucesiva puede crear puntos de interés durante todo el año. Los árboles que florecen en primavera y otoño, así como los que se cultivan por su follaje, corteza, bayas o silueta invernal, proporcionan color y variedad a lo largo de todo el año.

Aunque los árboles de copa esférica o extensa ofrecen a menudo un aspecto informal, proporcionan sombra y protegen de la lluvia, y dificultan el cultivo de otras plantas en sus proximidades.

Aquéllos con estructura ramificada irregular y abierta dan poca sombra y en sus proximidades pueden plantarse bulbosas y pequeñas herbáceas perennes.

Interés estacional sucesivo

En muchos jardines, las espléndidas pero efímeras  flores de primavera y verano no bastan durante los días de invierno. Sin embargo, con una planificación y selección cuidadosa de una gama de flores, follaje, bayas y cortezas, puede disfrutar de elementos de color e interés durante todo el año. Elija árboles con floraciones sucesivas, como Cercis siliquastrum para la primavera, Eucryphia x nymansensis para principios del otoño y Magnolia campbellii y sus formas que florecen a partir de finales del invierno. 

El follaje plateado de Sorbus aria “Lutescens” aparece en primavera, mientras que en otoño los arces (acer) muestran sus brillantes dorados y rojos. Un buen punto de contraste en otoño son las bayas de las especies del género Sorbus, Cotoneaster, Crataegus y Malus; algunas de ellas persisten hasta bien entrado el invierno, que resulta ser la mejor época para apreciar la corteza de otras especies como las del género Hacer, Betuna, Eucalyptus y Prunus.

Árboles aislados

Un árbol se cultiva en solitario para que pueda desarrollar totalmente su belleza natural sin que tenga que competir con otros árboles. Es importante seleccionar un individuo a escala con su entorno.

En los jardines formales, los árboles aislados se plantan en medio de un prado de césped. En entornos menos formales, un árbol en una posición descentrada puede añadir una sensación dinámica de movimiento a un esquema, y dirigir la vista hacia el fondo del jardín. Los individuos aislados pueden marcar la transición de un área del jardín a otra; proporcionarles un fondo adecuado realza su efecto.

Puntos de interés

La forma de un árbol proporciona un marco en el que se pueden desplegar otros puntos de interés durante las diferentes temporadas del año. El follaje es el más importante, en virtud de su masa y duración. La forma, color y textura de las hojas proporciona infinidad de variaciones, desde el delicado follaje semejante al de un helecho de Gleditsia triacanthos “Sunburst” hasta las grandes hojas arquitectónicas de Paulownia tomentosa. Las plantas de follaje oscuro o veteado ofrecen la posibilidad de realizar asociaciones sutiles o espectaculares con especies sencillas de hojas verdes. La textura superficial aporta otra dimensión adicional: las hojas brillantes proporcionan reflejos centelleantes que contrastan con hojas de texturas mate. Incluso las flores más efímeras pueden crear efectos memorables, que varían desde la delicada abundancia de los cerezos de primavera (especies del género Prunus) hasta la opulencia tropical de las jacarandas. Los árboles que florecen en otoño, invierno y a principios de la primavera se encuentran entre los más valorados, ya que aportan interés en las estaciones más oscuras. Elija flores de colores que complementen el esquema global.

Las frutas, bayas y vainas a menudo rivalizan con las flores en belleza, y muchos árboles de bayas atraen a la vida silvestre.

Árboles en recipientes

Los árboles cultivados en recipientes o macetas ofrecen un efecto sorprendente y pueden cambiarse de sitio para variar el diseño del jardín, o para protegerlos en invierno.

No menosprecie los frutos más sutiles, como las vainas de las magnolias o las sámaras coloreadas de los arces.

El color y textura de la corteza son plenamente apreciables en invierno. Elija entre los blancos absolutos de los abedules, los rojos caoba de algunas especies del género Prunus, las estriaciones de la corteza de los arces, o los mosaicos que forman las peladuras de Eucalyptus.

Árboles para pantallas y cortavientos

Una plantación de árboles a gran escala puede resultar útil para disimilar construcciones o caminos, a la vez que amortiguan los ruidos y filtran el polvo. También proporcionan protección frente al viento y la escarcha a otras plantas vecinas. La selección  de los árboles es muy importante. Los chopos lombardos (Populus nigra “Italica”) se utilizan como pantalla, pero su altura y forma estrecha ofrecen poca protección del viento al nivel del suelo. Una combinación de árboles caducifolios y perennes resulta más natural y proporciona una barrera más efectiva.

Los setos son la forma más densa y compacta de pantalla, y hay bastantes árboles que aceptan muy bien la poda y resultan de gran valor para formar setos formales. El tejo (Taxus baccata) es el fondo clásico de los jardines tradicionales  ingleses; la haya blanca (Carpinus betulus), el acebo (Ilex aquifolium) y la haya (Fagus sylvatica) también crean pantallas visualmente impenetrables y muy efectivas para cortar el viento. Si busca un seto informal con flor, elija el ciruelo (Prunus cerasifera) o el madroño (Arbutus unedo).

Árboles en maceteros

El cultivo de árboles en grandes tiestos o macetas aumenta en extremo su potencial de diseño. En los patios, los árboles en macetas crean un excelente efecto de verdor y colorido, además de aportar altura y estructura al diseño. El macetero también permite que otros árboles más delicados se puedan situar en el exterior durante el verano y en un lugar más protegido e iluminado durante las temporadas frías.

Coníferas enanas

Como grupo, las coníferas enanas son únicas por su diversidad de formas. Éstas pueden ser globosas, cónicas o de aguja, con hábitos de crecimiento que incluyen el postrado, el erecto y el llorón. Las texturas varían entre suave y plumosa hasta firme y espinosa, y sus colores engloban desde los tonos casi metálicos del azul dorado, plateado, broncíneo o acerado, hasta los ricos verdes azulados o los verdes oscuros.

Su forma compacta está bien indicada para los pequeños jardines modernos, donde los árboles de mayor tamaño resultan poco prácticos. Son adaptables y fáciles de cultivar – en macizos elevados y borduras, así como en jardines de rocalla –, por lo que son casi esenciales en un jardín. Incluso la más pequeña puede utilizarse con gran efecto para crear paisajes en miniatura.


Fuente: Árboles en el jardín
Editorial: Blume

10 comentarios:

  1. que clase de árbol o cómo se llama el que tienen en la parte de : árboles aislados" ?

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el arbol en maceta porq no tengo donde sembrar pero puedo hacer una jardinera en la banqueta, esos consejos son optimos.

    ResponderEliminar
  3. Cómo se llama el árbol que está en la imagen debajo del título "Arboles Aislados"

    ResponderEliminar
  4. Buenos dias, queria saber como se llama el arbol cuyas hojas aparecen en la foto de color blanco y cuanto tiempo en el año tienen esas hojas.
    Estamos buscando para casa 3 arboles que tengan hojas de color y que duren la mayor parte posible, para no caer en el tradicional verde que ya tenemos.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Fernando, lo primero decirte que no son blancas las hojas, sino las flores.
      Si quieres un poco de color en las hojas, puedes poner Prunus cerasifera nigra "var Pisardi" o Acer palmatum "atropurpurea". En los dos casos las hojas son de color rojo.

      Eliminar
  5. Muy linda la pagina, necesitaba algunas ideas para realizar en mi parque que tiene plantas autoctonas y un pequeño curso de agua natural. Gracias Adrian de Argentina.

    ResponderEliminar
  6. Hola
    Quiero saber cómo se llama el árbol que está en la maleta??

    ResponderEliminar