Buscar en este blog

domingo, 4 de mayo de 2014

PLANTAS DE ROCALLA. Diversas especies 6


ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES


Diversas especies vegetales para rocallas 6ª parte


Asplenium trichomanes
(Culantrillo bastardo)


Los helechos encuentran lugar idóneo en los sitios umbríos de la rocalla. Incluso en las rocallas pequeñas, se pueden plantar casi todas las especies pequeñas de asplenio. Se trata de helechos de 5, 10, a veces 15 cm de alto.

Los helechos se multiplican mediante esporas transportadas por el viento. Las esporas están encerradas en soros de formas variadas, dispuestos debajo de las hojas. Algunas especies presentan hojas exclusivas para los soros, denominadas hojas fértiles; otros tienen hojas únicamente asimilativas, estériles (por ejemplo, Blechnum, Matteuccia). Todos los helechos tienen primero las hojas enrolladas en fronda.

A diferencia de la mayoría de los demás helechos, el culantrillo bastardo figura entre las plantas que prefieren la sequía. En invierno, difícilmente resiste una humedad prolongada y se lo cultiva preferentemente en las grietas de rocas umbrías, en una tierra arenosa y con abundante humus. Se multiplica mediante las esporas o por división de grandes matas en primavera.

Aster alpinus L.
(Áster de los Alpes)


Este género tan difundido está constituido por muchas especies y variedades diferentes por la forma y el color de las flores. Se trata de plantas vivaces o anuales. En general, son altas y algunas pueden plantarse aisladamente en las proximidades de una rocalla. Pero también se encuentran especies enanas que se pueden utilizar en las propias rocallas.

Los Aster forman parte, en una rocalla, de las plantas robustas y poco exigentes. Crecen en una tierra de jardín corriente, al sol o en penumbra. Las plantas cultivadas al sol, en suelo pobre, son enanas y resultan más adecuadas que las que se encuentran en suelo rico, en penumbra.

Se multiplican fácilmente mediante división de matas y, en las especies botánicas, por siembra.

Berberis candidula Schneid
(Agracejo)


El género Berberis consta aproximadamente de doscientas especies difundidas por Europa, Asia, América del Norte y África. Se trata de pequeños o grandes arbustos de follaje persistente o caduco.

Las hojas están transformadas en espinas (1-3), en cuya intersección se desarrollan luego cortas ramas de hojas aglomeradas. Las flores, amarillas o anaranjadas, están aisladas, en ramos o en racimos colgantes. El fruto es una baya oval, roja, azul o azul rojizo.

La hibridación es sencilla y producido numerosas variedades. Estas plantas leñosas poco exigentes se desarrollan fácilmente al sol o en la penumbra, en una tierra de jardín común. Si se hielan, cuando los inviernos son rigurosos, se renuevan en primavera.

El agracejo se multiplica fácilmente mediante semillas, sembradas en otoño, o después de la estratificación, al comienzo de la primavera. Las variedades deben multiplicarse mediante esquejes, que arraigan con facilidad.Las especies caducas se multiplican mediante esquejes verdes, en junio o en julio; las de follaje perenne, en agosto, septiembre, y a veces incluso en octubre y noviembre.

Calceolaria biflora Lam
(Calceolaria)


El género Calceolaria comprende unas trescientas especies, pero sólo algunas se cultivan en las rocallas. Sus principales áreas de extensión son las regiones montañosas de Sudamérica y de Nueva Zelanda. Allí crecen bellas plantas enanas, como Calceolaria darwinii Benth, Calceolaria tenella Poepp, Calceolaria umbellata Weed, etc.

De la Patagonia y de las Islas Malvinas proviene Calceolaria forthergili Sol, poco cultivada por el momento, pero que en condiciones favorables se podría cultivar al aire libre. Esta Calceolaria mide unos 10 cm de alto, sus hojas son velludas y sus flores aisladas de color amarillo están punteadas de rojo.

Requiere un emplazamiento umbrío y un buen drenaje. Entre las calceolarias anuales, se cultiva Calceolaria mexicana Bebth, de las montañas de México. Tiene pequeñas flores amarillas y es poco exigente. Las más comunes y sencillas de cultivar son Calceolaria biflora y Calceolaria polyrrhiza.

Las calceolarias presentan una curiosa flor de dos labios. El labio superior es pequeño; el inferior, muy grande, parece una zapatilla. Se las planta en las rocallas, en la penumbra o a la sombra, en un sitio protegido. Requieren un buen drenaje, una tierra con abundante humus, arenosa, permeable ácida.

Es recomendable cubrirlas en invierno. Se multiplican mediante semillas. Se suelen sembrar a partir de sus propias semillas y se las vuelve a encontrar en sitios alejados, donde el viento ha transportado las ligeras semillas. Asimismo, se las puede multiplicar mediante división en marzo y abril.





Fuente: Plantas de rocalla. V. Vodicková. Editorial Tikal.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada