Buscar en este blog

lunes, 19 de mayo de 2014

PLANTAS DE ROCALLA. Diversas especies 7

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Diversas especies vegetales para rocallas 7ª parte


Campanula cochleariifolia Lam
(Campánula)


Las campánulas constituyen un elemento indispensable en una rocalla. Se trata de plantas de tamaños muy diferentes y abundan las variedades enanas.

El género Campanula consta de unas doscientas cincuenta especies difundidas por el hemisferio norte. Por lo general, se trata de plantas vivaces, enanas o muy grandes.

Tienen hojas simples, un tallo cubierto de hojas y flores en forma de campanillas, aisladas, o agrupadas en diferentes tipos de inflorescencias. La cápsula contiene numerosas semillas.

Las campánulas se multiplican fácilmente mediante siembra, división o esqueje. Se las debe proteger de sus enemigos: las babosas y caracoles.

Chinodoxa luciliae Boiss


Estas bellas plantas bulbosas poco exigentes son originarias de las montañas de Asia Menor. Del bulbo blanco grisáceo, relativamente pequeño, salen a comienzos de la primavera varias flores en racimos unilaterales. Las flores acampanadas están formadas por seis pétalos. El fruto es una cápsula redonda.

Estas plantas florecen temprano en primavera. Abiertas en marzo, se marchitan en junio. Son bellas y fáciles de cultivar, prosperan en una buena tierra con abundante humus, y en un sitio bastante húmedo. Se pueden plantar varias cebollas en las partes planas de la rocalla, pero también bajo un matorral. Resisten tanto a pleno sol como la sombra ligera.

Los bulbos se entierran en otoño, a 5 cm de profundidad y a 6-8 cm de distancia. Estas plantas se multiplican mediante bulbillos o por semillas que se siembran a partir de la madurez. A menudo se multiplican por sí solas y se vuelven silvestres. Las semillas presentan una carúncula que constituye un manjar para las hormigas, y gracias a ellas se extienden por todo el jardín.

Chrysanthemum articum L.
Crisantemo


Las seiscientas especies del género Chrysantemum son plantas anuales o vivaces. Algunas son enanas y pueden utilizarse en las rocallas, pero el mayor número está constituido por plantas altas, muy decorativas. Se han obtenido numerosas variedades que, lamentablemente, no pueden emplearse en las rocallas.

En el extremo de los tallos, los crisantemos presentan cabezuelas aisladas o agrupadas en corimbos. Las flores del centro suelen ser amarillas y regulares. Las lígulas son simétricas, a veces faltan. Los frutos son aquenios sin espiga.

Los crisantemos se cultivan al sol en una tierra rica y con abundante humus. Se trata de plantas muy bellas, poco exigentes.

Se las multiplica por siembra o por división de matas, preferentemente antes de la floración.

Clematis alpina


Los jardineros se interesan desde hace mucho tiempo por ciertas especies del género Clematis. Se han obtenido, por medio de múltiples cruzamientos, numerosas variedades de grandes flores de diversos colores, blancas, rojas, azul oscuro o violetas, que se denominan Clematis hybridum. Sin embargo, estas plantas no pueden ser usadas en las rocallas y son más bien empleadas para cubrir las pérgolas, los muros o cercas.

En las rocallas se plantan preferentemente especies denominadas botánicas. Se las puede utilizar para crear un telón de fondo muy bello detrás de la rocalla. Se las planta en una tierra con abundante humus, arenosa, al sol o en la penumbra, en un sitio protegido.

Además de Clematis alpina, se emplea particularmente Clematis montana Buch-Ham, de flores blancas o rosadas fragantes, o incluso su variedad "Rubens" de flores color rojo rosáceo. Clematis tangutica Maxim Korsh, de grtandes flores amarillas colgantes, puede también servir de fondo a una rocalla. Florece desde junio hasta el otoño. Se extiende ampliamente.

La estructura de las flores de la clemátide es particular. Los cuatro sépalos están coloreados y reemplazan a la corola que apenas está desarrollada o no lo está. Las flores de algunas especies, en el extremo de largos pedúnculos, son colgantes. Los frutos son aquenios de largos estilos persistentes plumosos.

Se multiplican las especies botánicas mediante la siembra, y las variedades, por esquejes verdes extraídos en junio y julio.

Colchicum bornmuelleri Freyn


En otoño se abren las grandes flores de estas plantas. Este género consta de unas sesenta especies difundidas, principalmente, por la cuenca mediterránea.

Las flores miden hasta 20 cm de largo, si se cuenta el delgado tubo en parte subterráneo. Las flores son de color rosa o rosa violáceo. Se han obtenido numerosas variedades de grandes flores de colores más intensos o incluso blancas.

Entre las más bellas, se encuentra la "Water Lily", de flores dobles. Las clases seleccionadas se presentan bajo la denominación Colchicum hybridum hort.

En los jardines, se suelen encontrar las especies Colchicum bornmuelleri y Colchicum autumnale. Se laqs cultiva en una buena tierra rica de jardín. Se las planta después de la desaparición de las hojas, a comienzos del otoño, a 10-15 cm de profundidad según el tamaño de los bulbos.

Se riega copiosamente después de la plantación. A excepción de Colchicum autumnale, que resiste la humedad, los cólquicos prefieren la sequía en verano y se plantan a pleno sol.

Se multiplican mediante bulbillos que, en una tierra rica, se desarrollan en cantidad; las plantas viejas son tan productivas que dejan de florecer. Por lo tanto, se las debe desenterrar hacia el mes de julio. Las especies botánicas también pueden ser multiplicadas por siembra.

Corydalis cheilanthifolia Hemsl


Existen aproximadamente noventa especies de Corydalis. Por lo general, presentan hojas finamente divididas, flores características de espolón en racimos flojos. El fruto es una silicua corta. Se trata en su mayoría de plantas de sombra. Su cultivo es sencillo.

Son propias de la vegetación de los bosques claros y, por lo tanto, se las plantará preferentemente en la parte umbría o bajo arbustos. Se desarrollan bien en un mantillo de hierba blando, en un sitio más bien húmedo.

Se multiplican mediante siembra desde la madurez. La germinación es sencilla y, en condiciones favorables se vuelven a sembrar por sí solos. Para que no sean demasiado abundantes en la rocalla, se deben cortar las inflorescencias marchitas antes de la madurez.

En los bosques claros, ricos en humus, de Europa central, Corydalis solida Clairv, es una de las plantas características de la primavera. Presenta un pequeño tubérculo lleno, amarillento, hojas de color gris verdoso y flores de color rosa violáceo, a veces blanquecinas.
Florece en marzo y abril, y se seca en mayo. 

Corydalis cava Schw y Koerte, especie similar, sólo se distingue por un tubérculo hueco y por brácteas debajo de las flores no divididas. Ambas especies presentan un crecimiento considerable. En las rocalllas, se suele cultivar Corydalis cheilanthifolia y Corydalis lutea.



Fuente: Plantas de rocalla. V. Vodicková. Editorial Tikal.




No hay comentarios:

Publicar un comentario