Buscar en este blog

domingo, 16 de febrero de 2014

PROBLEMAS DE LAS PLANTAS ACUÁTICAS

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Aprenda sobre los cuidados de sus plantas acuáticas.



Una ventaja que ofrecen las plantas acuáticas es que están relativamente libres de plagas y enfermedades; diría incluso que resulta beneficioso que no se pueda hacer nada con los problemas que aparecen. Esto se debe a que no pueden utilizarse aerosoles fúngicos insecticidas sobre las plantas acuáticas (con la posible excepción de las especies de jardín pantanoso que estén alejadas del agua) por la sencilla razón de que casi todos tienen efectos negativos sobre otros habitantes del estanque. El derris, por ejemplo, es un producto natural muy utilizado como insecticida general y aclamado por todos como producto seguro, pero es muy tóxico para todos los peces.

Los áfidos son las plagas más comunes en los jardines acuáticos,
pero se quitan fácilmente lavándolos con la manguera; una vez en el agua, los peces encuentran en ellos una fuente adicional de proteínas. El moteado fúngico es la enfermedad más común; tendrá que cortar las hojas que estén seriamente afectadas y deshacerse de ellas. El oídio puede ser un problema en algunas plantas marginales y de jardín acuático, pero no es peligroso hasta que las temperaturas aumentan en verano. Siempre que ocurra después de la floración, podrá podar parcialmente las plantas y quitar el follaje dañado.

Suele ocurrir en jardinería que aquellas plantas que más se han cuidado y seleccionados son las que más problemas de plagas y enfermedades tienen; piense en los claveles, las dalias, las patatas y los crisantemos. El equivalente en el jardín acuático es el nenúfar, que suele verse afectado por muchas mas plagas y enfermedades que cualquier otra, pero afortunadamente muy pocas son peligrosas.

La excepción es, quizás, el escarabajo del nenúfar, un pequeño escarabajo marrón con diminutas larvas marrones, que va haciendo agujeros y surcos en la superficie superior de las hojas y no sólo desfigura la planta, sino que además favorece la aparición de hongos. Por las razones que ya hemos comentado, no se puede utilizar un insecticida, así que el tratamiento consiste en usar la manguera para lavar los insectos, y hay que actuar rápidamente en cuanto aparezcan los primeros síntomas.

Los principales problemas en los estanques de jardín no son en realidad las plagas y las enfermedades, sino la misma agua del estanque. Durante años lo que más me ha pedido la gente son soluciones para la prevención y/o eliminación del 'limoverde' y la
'sopa de guisante'. Ambos problemas están originados por algas. El limo verde no es otra cosa que un alga filamentosa verde, mientras que la apariencia de sopa de guisante de un estanque es el resultado de la concentración de gigantescas poblaciones de microscópicas algas verdes unicelulares. En los años que llevo practicando la jardinería acuática, he llegado a la conclusión de que ninguno de los dos se puede evitar una vez presente, y tampoco se pueden eliminar totalmente pero, por otro lado, no creo que sean tan graves como la gente dice.

Las plantas sumergidas oxigenadoras ( y especialmente Elodea) favorecen el limo verde porque le proporcionan una base sobre la que crecer; y que he cultivado estanques sin oxigenadoras y sin limo verde. Pero si cultiva plantas sumergidas, y deberá hacerlo si no dispone de otra forma para conseguir oxígeno, tenga mucho cuidado y compruebe cualquier planta nueva que introduzca. 

A veces no se ven los filamentos de limo verde adheridos en ellas pero, si los ve, quítalos. He dicho varias veces que llenar el estanque con agua de lluvia en lugar de con agua del grifo disminuirá significativamente el crecimiento de algas, y es cierto porque la primera no contiene los productos químicos que utilizan las algas como fuente para extraer nitrógeno. 

Hay que admitir que lo de llenar cada vez el estanque con agua de lluvia es más fácil decirlo que hacerlo. Pero sea cual sea el tipo de agua utilizada, es importante evitar que caiga fertilizante de las
partes adyacentes del jardín. Hay que tener especial cuidado con los recipientes de plantas colocados cerca del borde del estanque. Al echarles fertilizante líquido, es muy fácil que caiga un poco en el estanque, por lo que es aconsejable retirar las macetas del borde temporalmente mientras esté aplicándoles abono.

Una vez que el limo verde se ha establecido en un estanque, no creo que sea conveniente añadir productos químicos algicidas en el agua. Es posible que  maten las algas, y pueden incluso hacerlo sin dañar otras formas de vida del estanque, pero el resultado será limo verde muerto que se descompondrá en el agua y creará aún peores problemas. Sin duda, el mejor y casi único método de control es sacar el limo verde. 

Cuando digo sacar, quiero decir arremangarse y quitarlos si el estanque es bastante pequeño para alcanzarlo; otra posibilidad es enrollar el limo alrededor de una horquilla de madera (si el revestimiento es plástico no utilice una herramienta metálica) y tirar de él para sacarlo. Si es posible, es recomendable verter el limo dentro de una bañera vieja o  un recipiente similar para que los peces pequeños puedan escapar antes de convertirlo en compost.


Mucha gente me pregunta sobre el uso de filtros en los estanques de jardín, ya que ahora se anuncian y venden filtros mecánicos y biológicos. Yo he hecho experimentos con los dos pero no creo mucho en su valor; normalmente no los utilizo. El principio del filtro mecánico consiste en bombear agua continuamente a través de una especie de almohadilla filtrante que eliminan las partículas suspendidas, incluyendo las algas verdes. Son pequeños, están sumergidos y la misma bomba se puede utilizar para hacer funcionar la fuente. 

El filtro biológico bombea el agua a través de capas  que contienen
bacterias que digieren los desperdicios orgánicos y las algas convirtiéndolas en material inocuo. Aunque la bomba puede estar sumergida, el filtro biológico necesita una caja grande que debe ocultarse en algún lugar lejos del estanque - no es fácil si está en el centro de un patio pavimentado. 

El tercer aparato empleado para intentar limpiar el agua verde es el aclarador ultravioleta de agua, que hace pasar el agua a través de una cámara en la que queda expuesta a rayos UV que matan las células de las algas. Basta decir que ninguno le garantiza agua limpia y sin algas. Todos necesitan mucha atención y, aunque no puedo negar su valor en situaciones específicas - como los estanques con carpas de Koi -, no me acaban de parecer muy útiles para un estanque normal.


Fuente: Plantas acuáticas. Stefan Buczacki. Tursen Hermann Blume Ediciones.




No hay comentarios:

Publicar un comentario