Buscar en este blog

martes, 26 de noviembre de 2013

PLAGAS Y ENFERMEDADES DE LOS ROSALES

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES


Interesante reportaje sobre las plagas y enfermedades de los rosales



Como todas las plantas de jardín, los rosales se ven afectados por diversas plagas y enfermedades, pero el mildíu, la mancha negra y, en menor grado, roya, y varias especies de áfidos (pulgones) son las más habituales.

La mayoría de las enfermedades de los rosales, incluidas la mancha negra, la roya y el mildíu, están causadas por hongos microscópicos que necesitan humedad para que sus esporas germinen y crezcan. Pero al contrario de lo que a veces se piensa, no todos necesitan condiciones húmedas después. La excepción más importante es el tipo llamado mildíu polvoriento. Tras su germinación inicial, estos hongos crecen mejor en condiciones secas, justo las condiciones en las que crecen la mayoría de los Rosales Trepadores. Así pues, no es sorprendente que los Rosales Trepadores sean especialmente propensos a esta enfermedad.

No hay enfermedades bacterianas importantes en los rosales, pero a veces se
puede apreciar el efecto de un virus. Los síntomas son menos definitivos que los de las enfermedades fúngicas y suelen aparecer como manchas amarillentas en las hojas junto a un arrugamiento de las mismas. Los virus se pueden introducir en los tejidos de los rosales por plagas chupadoras de savia, como los áfidos, o por criaturas que habitan la tierra, como la anguílula (nematodos).

Los rosales tienen varias plagas animales; entre los más grandes están los mamíferos, conejos y ciervos en algunas zonas, pero los principales problemas están causados por plagas pequeñas, especialmente insectos. Todos los insectos por supuesto, son de sangre fría, por lo que su actividad y tasa reproductiva aumenta con la temperatura. Esta es la razón por la que son tan peligrosos para los rosales, sobre todo para los Trepadores que crecen en lugares protegidos. Las plagas de insectos se pueden dividir en dos grupos: los masticadores, como orugas y babosas, que pueden ser pocos en cantidad pero producen graves efectos al quitar trozos de hojas y flores; y los chupadores de savia, como los áfidos, que atacan en grandes cantidades, debilitando el vigor de la planta.

Dada esta información sobre cómo se multiplican las plagas y enfermedades, ¿qué se puede hacer para minimizar sus efectos? Primero, lo ideal sería seleccionar variedades que tengan una resistencia natural a las enfermedades más importantes. Esto limitará el número de rosales a elegir. Generalmente, es cierto que en proporción hay más rosales viejos propensos a las enfermedades, y proporcionalmente hay menos rosales de flores amarillas susceptibles a la mancha negra. Con los rosales nuevos, la susceptibilidad a enfermedades es un factor importante a evaluar en las nuevas variedades, y decisivo en su producción comercial.

Una segunda opción es hacer que el entorno sea menos atractivo para las plagas y enfermedades, pero no es fácil debido a la naturaleza de las plantas y el modo en que las cultivamos. Aun así, el cultivo de rosales trepadores en una espaldera al descubierto, sobre árboles y arbustos, en columnas y posiciones similares – de hecho cualquier cosa menos un muro de piedra o ladrillo – ayudará a que haya movimiento de aire alrededor de las plantas y aniden menos insectos y esporas. Cuando se cultivan rosales trepadores en muros, procure que el soporte se coloque separado unos centímetros de la superficie del muro para que haya circulación de aire detrás de las plantas. Puede crear un entorno
húmedo alrededor de las plantas procurando que el suelo esté bien húmedo y luego acolchándolo con materia orgánica alrededor de la base. El cultivo de rosales por separado y no en grupo, donde un problema puede pasar fácilmente de una planta a otra, resulta también menos favorable para plagas y enfermedades.

El tercer consejo es vigilar los primeros síntomas de ataque a principios de temporada y luego eliminar el problema. Pero no basta con quitar las zonas afectadas. Si el problema es recurrente, necesitará más atención y será más una cuestión de elección personal.

Control químico de plagas y enfermedades

Cualquier jardinero moderno sabrá que el abuso de productos químicos en el jardín dañará el ambiente. Muy pocos productos pueden discriminar entre insectos buenos y dañinos, algunos tienen desafortunados efectos secundarios en otros organismos (algunos insecticidas, por ejemplo, son muy dañinos para los peces) y otros pueden persistir en el suelo con desconocidas consecuencias a largo plazo. Debemos recordar que estos efectos pueden ocurrir tanto con los productos llamados naturales u orgánicos como con los artificiales. Por esto, yo aconsejo usar productos químicos de cualquier tipo con moderación, usarlos como opción final y seguir las instrucciones del fabricante. Sin embargo, si dispone de un pulverizador químico, merece la pena usar un insecticida y un fungicida combinados para combatir los principales problemas en una sola operación, lo que le ahorrará tiempo y dinero.

Últimamente han aparecido diferentes controles biológicos, y aún lo harán mucho más. Por desgracia, suelen tener un valor limitado para los rosales porque no hay controles biológicos para las enfermedades, sólo para las plagas, y los más eficaces son para uso en invernaderos o contra plagas que habitan el suelo, que no son las más peligrosas para los rosales.




Fuente: Rosales
Stefan Buczacki

Ediciones Blume


2 comentarios:

  1. Otros años tenia los rosales preciosos, este año están todos enfermos se junta mildiu, roya, negrilla, pulgón verde, mosca blanca, ¡un horror! he quitado todas las hojas enfermas y casi se han quedado pelados, ya no se que hacer....
    por que pienso no es cuestión de fumigar cada día para una enfermedad... estoy mirando a ver si hay algo de amplio espectro al menos para los hongos y después para el pulgón mosca blanca
    ¿conoce alguno que realmente sea bueno?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten en cuenta que muchas de las enfermedades fúngicas las trasmiten los insectos. Cuando una planta está débil, los demás insectos se aprovechan de ella. También ten en cuenta que el nivel de lluvias de este año ha sido mínimo o nulo, y eso también hace que haya más plagas.
      Remedio, pues aplicar mejor tratamientos preventivos que actuar ya cuando está la plaga. Yo utilizo fitosanitarios sistémicos (los tratamientos son a través de las hojas), y mezclo un genérico insecticida con un fungicida, así cubro un amplio espectro de enfermedades y plagas.

      Eliminar