Buscar en este blog

jueves, 28 de noviembre de 2013

Ampelopsis grandulosa var. brevipedunculata

Arte y Jardinería Diseño de Jardines

Ampelopsis, planta trepadora, sus características y cuidados




Se trata de una planta trepadora peculiar, con hojas tri o raramente pentalobuladas, más bien semejantes a las del lúpulo y con brotes jóvenes, marcadamente pilosos. A pesar de su follaje exuberante, sin embargo, el máximo esplendor de la planta no se hace patente hasta comienzos del otoño, cuando las flores verdosas insignificantes dejan paso a frutos de color azul vivo. Hay pocas imágenes más impresionantes en un gran jardín que una especie madura de una de estas magníficas trepadoras cuando, tras un verano caluroso, muestra una rica cosecha de bayas, que con el sol otoñal contrastan con los colores de las hojas propios de la estación.

Emplazamiento y suelo

A pleno sol, contra una pared o en otro soporte robusto, en una marga bien preparada que conserve la humedad. Muy resistente. Tolera hasta -20ºC en invierno.

Tamaño

Puede alcanzar 8 metros, aunque su tamaño real la hace raramente

apta para que sus tallos prendan de sus estructuras de apoyo.

Cuidados

Plántela a pleno sol, para tener la seguridad de obtener los mejores frutos: un muro abrigado, grande y soleado resulta ideal, así como un rincón soleado de una casita de verano. Aunque es una planta de zarcillos, frecuentemente es incapaz de soportar su propio peso cuando madura y se requerirá una plataforma de alambre situada estratégicamente. Cúbrala a finales del otoño y en primavera, con estiércol de hojas o compost para jardín. En primavera abónela ligeramente.

Propagación

Tome esquejes semimaduros de los brotes del año en curso, a

finales del verano y póngalos en una mezcla al cincuenta por ciento de arena y turba, en un medio umbrío o en propagador. Utilice calefacción basal, a 25ºC si el ambiente es frío. Deje que eche raíces durante seis meses. Si arraiga la semilla puede sembrarse en arena o en una mezcla de arena y marga, dentro de recipientes de barro. Déjelas a la intemperie. La germinación irregular debe tardar cerca de seis meses.

Poda

Si necesita una poda ligera, aunque las plantas muy vigorosas pueden ser severamente recortadas a finales del invierno o a comienzos de la primavera, para su regeneración. Una alternativa

será establecer un régimen de poda regular, formando una estructura básica y cortando después todos los brotes laterales, a unos 5 cm de la misma en los inicios de la primavera. Esto será esencial si se tiene un espacio limitado, pero supone el compromiso de un trabajo continuo.

Problemas

Puede sufrir una afección de mildiu en los veranos cálidos y secos.

Variedades recomendadas

La variedad “Elegans” resulta mucho más conocida como planta de

interior y es menos vigorosa; su atractivo reside fundamentalmente en su aspecto abigarrado, entre rosado y blanco. También es mucho menos resistente y constituye un ejemplo clásico de la debilidad de las modalidades abigarradas; si está a la intemperie debe tener la protección de un muro cálido en un área de temperatura benigna. “Citrulloides” posee hojas profundas y estrechamente pentalobuladas.


Fuente: Plantas trepadoras. Stefan Buczacki.
Tursen Hermann Blume Ediciones.




No hay comentarios:

Publicar un comentario