Buscar en este blog

jueves, 5 de septiembre de 2013

Medidas preventivas en Agricultura

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES


ENEMIGOS QUE DEBEN COMBATIRSE EN AGRICULTURA



En Agricultura, si actúa con prudencia, respetando la rotación de sus hortalizas, gestionando bien los riegos, etc., su huerto no debería de sufrir infestaciones importantes.


Medidas preventivas

Adquiera la costumbre de inspeccionar cada día su huerto, aunque sólo sea en una visita rápida, para poder descubrir la eventual aparición de un inicio de infestación parasitaria. Con ello podrá intervenir, si es necesario, de un modo preventivo. En esta fase inicial, la eliminación de algunas hojas afectadas por la presencia de mohos puede ayudar a detener la infestación. Si esta medida no bastara, podrá realizar un tratamiento químico preventivo. Estos tratamientos son especialmente aconsejables para proteger los puerros contra el ataque de una pequeña mariposa, la polilla del puerro. Asimismo, tan pronto como aparezcan los primeros síntomas, no se olvide de tratar sus tomateras y sus patateras contra enfermedades como el mildiu, sobre todo con tiempo húmedo y caluroso.

Respetar los animales útiles

No espante ni expulse las especies animales que pueden ayudarle a proteger sus cultivos. Éste es el caso de las abejas, las mariquitas, los escarabajos
dorados y otros carábidos, las ranas y los sapos, que consumen grandes cantidades de babosas, y los erizos y la mayoría de los pájaros, que son grandes devoradores de larvas.

La lucha contra las babosas

Al igual que los caracoles, estos moluscos constituyen una preocupación permanente para los jardineros y horticultores, ya que son capaces de transformar rápidamente toda una hilera de bonitas lechugas en un verdadero encaje poco apetitoso. Para controlarlas, disponga en el suelo, cerca de las hortalizas de hoja más frágiles, pequeños montones de granulados a base de metaldehído, un producto especializado para los caracoles y babosas. Ponga estos montones bajo una teja para que sus perros y gatos no los husmeen y corran el riesgo de envenenarse. Una solución más ecológica consiste en depositar al atardecer, en medio de los cultivos cuando el tiempo es húmedo, viejos sacos mojados que servirán de refugio a los moluscos y que podrá eliminar a la mañana siguiente.

La protección contra los pájaros golosos

Los pájaros son útiles para el huerto salvo en el momento en que empiezan a salir fresas. Protégelas, así como los parterres que alojen semillas frágiles, cubriéndolas con una red de fibras sintéticas que mantendrá en su sitio mediante cordeles o estacas.

Precauciones durante los tratamientos químicos

Si decide tratar químicamente algunas de sus hortalizas o si realiza un
desherbado químico, tome las precauciones necesarias. Siga con atención las instrucciones indicadas en el embalaje del producto elegido y verifique, en particular, durante cuánto tiempo éste continuará siendo activo en el suelo, más aún si se plantea sembrar otras hortalizas. Aplique el producto cuando no haga viento para que no vaya a parar a las plantas vecinas. No incremente las dosis de empleo prescritas con la esperanza de aumentar así las probabilidades de éxito de su intervención. Tenga en cuenta que en los terrenos en pendiente, los productos químicos tienden a ser arrastrados hacia abajo por el agua de lluvia durante los chaparrones intensos. No fume ni coma mientras aplique los productos, y no se frote los ojos.

Para el equilibrio de su huerto sería muy perjudicial que se contentara con cultivar apenas 2 o 3 hortalizas, ya que entonces correría el riesgo de empobrecer el suelo y de que se desarrollasen enfermedades difíciles de detener. Un huerto digno de este nombre deberá acoger un buen número de especies vegetales. En ciertos casos, sin embargo, el tipo de suelo o el clima de la zona donde lo cultiva le obligarán a limitar el número de especies a elegir. 

La esparraguera, por ejemplo, sólo puede crecer en suelos arenosos, y a la berenjena, por su parte, le será difícil crecer en el norte y noroeste de España… Además de optar por una cuantas especies clásicas como la patata, la zanahoria y la judía verde, podrá recurrir a hortalizas menos corrientes o que no suelen cultivarse desde antiguo como el ñame de China, la alcachofera china o el alquequenje peruano, y disfrutar con ello al tiempo que diversifica su huerto.




Fuente: El Horticultor de la A a la Z
Michel Caron

Ediciones Omega



No hay comentarios:

Publicar un comentario