Buscar en este blog

lunes, 5 de agosto de 2013

PLANTAS CARNÍVORAS. Sarracenia

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Sarracenia y sus características




Este género de plantas carnívoras, está formado por las conocidas plantas trompeta, que se llaman así por la forma de sus jarros. Son plantas muy presentes en cultivo y algunas son muy adecuadas para principiantes ya que requieren pocos cuidados. No por ello dejan de ser unas plantas extremadamente interesantes y bellas.


Especies: 8 especies.
Familia: Sarraceniaceae.
Distribución: este de EEUU y Canadá.
Tipo planta: terrestre, en forma de roseta. Con rizoma.
Tamaño: en plantas adultas, desde unos 20 centímetros (Sarracenia minor) hasta 1,20 metros de altura máxima en Sarracenia flava.

Descripción: del rizoma de estas plantas crecen unos jarros huecos provistos con una tapa en su parte superior. Los jarros crecen en vertical en todas las especies menos en S. purpurea y en S. psittacina, en las cuales los jarros se apoyan en el suelo. Con una luz adecuada los jarros tienen una nervadura rojiza en el borde y en la tapa. Los jarros tienen una moldura más o menos ancha en la
parte delantera. Algunas especies producen hojas no carnívoras de vez en cuando que probablemente sirvan como reservas de energía. En el fondo de los jarros hay líquidos digestivos que contienen enzimas. Las raíces pueden llegar a tener hasta 20 centímetros de largo.

Las flores tienen una forma muy peculiar -parecen pequeños globos-, y son de color rojizo o amarillento.

Tipo trampa: trampa jarro pasiva; Sarracenia psittacina puede actuar también como trampa de nasa (pasiva). Digestión activa.

Funcionamiento: las presas son atraídas por el olor del néctar que la planta produce a lo largo de la moldura, en el borde y en el interior de los jarros. La moldura conduce al insecto hasta el borde. 

Dos especies, Sarracenia minor y S. psittacina tienen unas pequeñas ventanas en la parte superior del jarro que iluminan su interior, lo cual anima al insecto a adentrarse en el jarro ya que le transmite la sensación de que va a poder escapar con facilidad. Como las paredes son muy lisas, la presa resbala y cae hasta el fondo del jarro. No puede subir porque hay unos pelos dirigidos hacia abajo que se lo impiden. El insecto acaba ahogado en el líquido, es degradado por las enzimas que la propia planta produce y absorbido por ésta. Sarracenia psittacina puede estar temporalmente sumergida y atrapar entonces animalillos acuáticos, ya que en vez de una tapa tiene un capuchón y unos pelos en el interior de los jarros más desarrollados que los de las demás especies, funcionando como una trampa de nasa.

Curiosidades: las tapas de los jarros son inmóviles, porque sirven para que no entre demasiado agua de lluvia, ya que de lo contrario los líquidos digestivos se diluirían demasiado. En Sarracenia purpurea las tapas no protegen a los jarros ya que están casi en vertical y s. Psittacina tiene un capuchón (parecido al de Darlingtonia) en vez de una tapa. Al exterior se demuestra la eficacia de las trampas de Sarracenia: muchos jarros se llenan por completo de insectos y otros pequeños animales; sin embargo esto puede también causar problemas (ver enfermedades/ problemas en la sección "cultivo").

Cultivo

Generalidades: el cultivo de las plantas trompeta no es muy difícil. Para empezar se recomiendan Sarracenia purpurea y sus híbridos y S. flava. Los cuidados requeridos son: riego por estancamiento, mucha luz directa y descanso invernal. Las plantas más bonitas se obtienen al exterior con una alta humedad ambiental.

Temperatura: en verano entre 20 y 35ºC y en invierno durante el descanso por debajo de 10ºC (temperatura ideal en invierno 8ºC). También soportan heladas. Sarracenia purpurea (especialmente Sarracenia purpurea subs. purpurea) prefiere temperaturas más frescas.

Iluminación: mucha luz, sol directo a ser posible. Al igual que las demás carnívoras, no hay que exponerla al sol de golpe, sino que hay que acostumbrarla a ello poco a poco. Sólo con la luz adecuada los jarros tienen las características nervaduras rojas (algunas especies, como S. flava, no tienen apenas rojo).

Riego y humedad: riego por estancamiento, el substrato puede

estar siempre un poco mojado y nunca se debe secar. Humedad constantemente por encima de 40-50%.

Substrato: 2 partes de turba rubia (de esfagnos) pura con 1 parte de arena de cuarzo lavada. También vale turba rubia sin nada más. Sarracenia rubra y S. psittacina junto con musgo de esfagnos vivo. Imprescindible utilizar recipientes grandes y profundos (mín. 20 cm de diámetro) en plantas adultas. Transplantar cada 2-3 años (a un recipiente más grande si las raíces ocupan mucho espacio).

Descanso: el descanso invernal es vital para todas las plantas del género. Puede durar hasta 4 meses. La temperatura estará por debajo de 10ºC y se reducirá un poco el riego y la humedad para evitar la aparición de moho u hongos. Sin embargo, si se diera el caso, actúa con rapidez eliminando las partes afectadas. Las plantas semilleras de menos de 3 años no necesitan descanso durante estos años.

Reproducción: el método más común es la división del rizoma (en primavera u otoño, al transplantar). Procura que haya raíces en las dos partes divididas. Gracias a la reproducción sexual (por semillas) se pueden obtener híbridos (cruces) muy interesantes, sin embargo las plantas semilleras tardan mucho en hacerse adultas (4-5 años o incluso más dependiendo del híbrido).



No hay comentarios:

Publicar un comentario