Buscar en este blog

lunes, 5 de agosto de 2013

PLANTAS CARNÍVORAS. Nepenthes

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Nepenthes y sus características



Las maravillosas plantas carnívoras jarro son muy populares entre los aficionados y también son utilizadas como plantas decorativas. Por desgracia, muchas especies se hallan amenazadas por la destrucción de su hábitat, las pluviselvas tropicales asiáticas. Por eso todas las especies están incluidas en los Apéndices I o II del CITES.


Especies: Unas 98 especies y más de 230 híbridos, los cuales son también fértiles.
Familia: Nepenthaceae.
Distribución: Principalmente en las islas del sur asiático (Borneo es la isla que alberga más especies), pero también hay algunas en el norte de Australia, India, Islas Seychelles y hasta en Madagascar. Nepenthes mirabilis tiene el área de extensión más amplia y se encuentra incluso en Nueva Zelanda.
Tipo planta: Terrestre.
Tamaño: Plantas adultas pueden alcanzar una longitud de más de 15 metros (p. ej.: Nepenthes edwardsiana o N. bicalcarata). Jarros entre 5 y 40 cm.

Descripción: Las plantas jóvenes y las no trepadoras forman rosetas en el suelo, mientras que las trepadoras (lianas) desarrollan largos tallos leñosos. Estos tallos pueden crecer hasta lo más alto de la selva, o bien arrastrarse por el suelo formando múltiples rosetas. 

Las hojas son bastante grandes y en sus extremos tienen un cordón más o menos largo tras el cual se desarrolla la trampa jarro. Los
jarros, de formas y colores variados, suelen ser alargados y tienen una tapa inmóvil en la parte superior (que evita que los líquidos digestivos se diluyan demasiado) y dos molduras (más o menos desarrolladas según la especie) que recorren la parte delantera de los jarros. Los bordes pueden ser muy anchos o dentados hacia dentro. Los jarros colgantes se diferencian de los que se apoyan en el suelo, incluso en una misma planta. Alrededor de los bordes hay numerosas glándulas que segregan néctar. 

En el fondo de los jarros hay una mezcla de líquidos digestivos y agua. Las raíces están bastante desarrolladas y presentan ramificaciones. Las flores masculinas y femeninas se encuentran sobre plantas distintas, siendo las masculinas las productoras de polen (tienen pequeños capuchones amarillos). No son muy vistosas.

Grupos: Las plantas jarro se dividen en especies de tierras bajas (p. ej. N. ampullaria, N. albomarginata, N. bicalcarata y N. rafflesiana), y en especies de tierras altas o montañosas (p. Ej. N. edwardsiana, N. lowii, N. tobaica y N. villosa). Las Nepenthes de tierras bajas crecen en terrenos de hasta 1000 metros de altura, en un clima cálido y constantemente húmedo. Las espectaculares Nepenthes montañosas se encuentran en terrenos más altos, donde las noches son mucho más frescas. Esto tiene que tenerse en cuenta en el cultivo, resultando ser las especies de tierras bajas mucho más fáciles y robustas.

Tipo trampa: Trampa jarro (pasiva). Digestión activa.

Funcionamiento: Los insectos aterrizan en el borde del jarro en busca de néctar. Los jarros apoyados en el suelo pueden tener molduras muy desarrolladas para facilitar a los insectos no voladores el acceso al borde. Como éste es resbaladizo y las paredes internas del jarro están recubiertas por una especie de cera, las presas pierden pie y se ahogan en el líquido en el fondo del jarro, donde son digeridas.

Curiosidades: Los jarros de Nepenthes rajah, una especie montañosa, pueden llegar a tener 40 cm de largo y hasta 4 litros de volumen. En ellos se han encontrado restos de pequeños animales vertebrados.
Otra especie, N. bicalcarata, tiene una extraña simbiosis con una especie de hormiga (Campanotus schmitzi), que habita en un pincho hueco en la parte trasera del jarro y ayuda a la planta a digerir sus presas despedazándolas y alimentándose de parte de ellas, ya que se mueve con facilidad por la parte interna del jarro.

CULTIVO

Generalidades: Algunas especies de tierras bajas son fáciles de cultivar, mientras que otras son bastante difíciles, sobre todo las especies montañosas. El principal problema de cultivo es la alta humedad exigida por todas las especies y el tamaño que pueden alcanzar. Las más robustas son los híbridos de tierras bajas (p. ej. Nepenthes x ventrata > N. ventricosa x N. alata), N. alata y N. gracilis. Estas especies se suelen encontrar en floristerías o viveros como plantas colgantes decorativas, aunque se pueden plantar en terrarios o macetas como las demás plantas carnívoras. Resultan aconsejables plantas muy jóvenes, no demasiado grandes y sin embargo igual de espectaculares que las adultas.

Temperatura: Para las especies de tierras bajas, temperaturas
constantes entre 20 y 30ºC durante todo el año. Para las especies montañosas, temperatura alrededor de 25ºC de día y por debajo de 15ºC de noche. Las especies montañosas son sensibles al calor excesivo.

Luz: Luz indirecta, evitar el sol directo.

Substrato: Debe drenar bien. Es adecuado un substrato compuesto por 40% fibra de coco, 30% turba rubia pura, 10% corteza de pino fina, 10% vermiculita y 10% arena de cuarzo gruesa, aunque no es necesario complicarse tanto. Eso sí, que el substrato tenga un valor pH 6 aproximadamente. No añadir perlita y procurar no utilizar demasiada turba rubia (acidez excesiva). Son preferibles macetas de plástico.

Riego y humedad: Regar por pulverización, manteniendo el substrato húmedo. No encharcar. El método de estancamiento no es muy adecuado para estas plantas, o sólo si es muy moderado. Por supuesto, regar exclusivamente con agua libre de cal. Imprescindible una humedad constante por encima de 70%, por lo que se aconseja el cultivo en terrarios o invernaderos.

Descanso: Con la temperatura indicada, todas las especies crecen durante todo el año.

Reproducción: Por esquejes de hoja, esquejes de tronco o por semillas. En los esquejes de hoja, cortar la hoja por la mitad para reducir la pérdida de humedad y plantar sólo la parte final de la hoja (donde se desarrolla el cordón y el jarro).





1 comentario: