Buscar en este blog

lunes, 5 de agosto de 2013

PLANTAS CARNÍVORAS. Heliamphora

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Heliamphora y sus características



El jarro de las marismas, la más primitiva de las plantas carnívoras, sólo se encuentra en un pequeño y extraño área en Sudamérica y no es muy abundante en cultivo. "Heliamphora" significa, precisamente, "ánfora o jarro de las marismas", no "jarro de sol" como se ha traducido erróneamente en muchas ocasiones.


Especies: 8.
Familia: Sarraceniaceae.
Distribución: En las mesetas denominadas "tepuis" (> "casas de los Dioses") en las zonas fronterizas entre Brasil, Venezuela y Guayana, a gran altura y en un microclima fresco y húmedo.
Tipo planta: Terrestre, con rizoma.
Tamaño: Altura entre 10 cm (Heliamphora minor) y más de 4 metros (H. tatei). Jarros de hasta 40 cm de largo en H. tatei.

Descripción: El rizoma produce brotes que se pueden ramificar, o bien directamente los jarros, en rosetas. Los jarros son muy primitivos y tienen unos pequeños capuchones que no protegen los jarros, sino que segregan néctar que atrae insectos. Los jarros están, por tanto, abiertos y se llenan de agua de lluvia. Los más grandes tienen un agujerito a media altura para regular el nivel de agua en el interior, ya que las precipitaciones son muy abundantes (por no decir constantes). El borde es resbaladizo y las paredes interiores, aparte de resbaladizas, están provistas de pelos que crecen hacia abajo. Las flores se encuentran sobre un largo pedúnculo floral, son de color blanco, roseado o verdoso y suelen tener forma de estrella.

Tipo trampa: Trampa jarro (pasiva). Digestión pasiva.

Funcionamiento: Los insectos son atraídos por el dulce olor del
néctar y resbalan al adentrarse en el jarro. Se ahogan entonces en el agua que éste contiene. Los jarros de las marismas no producen enzimas, las presas son descompuestas por bacterias y microorganismos que viven en el agua y posteriormente la planta absorbe los nutrientes. Es lógico que estas plantas no produzcan enzimas, ya que con las abundantes precipitaciones se diluirían demasiado o se perderían.

Curiosidades: El lugar en el que crecen estas plantas tiene un microclima especial y único: las temperaturas son frescas durante todo el año, la exposición solar alta y las constantes precipitaciones lavan prácticamente todos los nutrientes del suelo y mantienen la humedad ambiental muy alta. Dado que están aislados de cualquier otro ecosistema, en los "tepuis" hay una fauna y flora que ha permanecido inalterada desde hace miles de años. No sin motivos, Arthur Conan Doyle situó ahí el desenlace de su novela “El mundo perdido”, en la cual son descubiertos dinosaurios que aún habitan en la Tierra...

CULTIVO

Generalidades: Los jarros de las marismas no abundan en el comercio, ya que son escasos en la naturaleza y su cultivo es realmente complicado. El principal problema de cultivo es la baja temperatura exigida durante todo el año. Para empezar son recomendables los híbridos, más tolerantes con la temperatura que las especies puras, por ejemplo Heliamphora x nudoxa (H. nutans x H. heterodoxa).

Temperatura: En verano, alrededor de 18-20ºC, de noche la temperatura tendrá que bajar por debajo de 15ºC. Temperaturas sobre los 25ºC pueden ser letales. En invierno entre 5 y 15ºC.

Luz: Mucha luz, pero indirecta. Cuidado con el sol directo, ya que la temperatura debe mantenerse lo más baja posible. La mejor opción es luz ultravioleta artificial que no caliente demasiado.

Substrato: Dejar en el fondo de la maceta una gruesa capa de drenaje (bolitas de arcilla). Substrato de 30% turba rubia pura, 50% arena de cuarzo y 20% perlita. Musgo de esfagnos vivo en la superficie. Algunas especies se cultivan exclusivamente sobre musgo de esfagnos vivo, el cual hay que cambiar como mínimo cada año. Se utilizan macetas de materiales porosos (arcilla).

Riego y humedad: No encharcar demasiado pero tampoco dejar secar el substrato. Gracias a la gruesa capa de drenaje en el fondo de la maceta se puede regar por estancamiento moderado sin correr demasiados riesgos. Regar menos en invierno. También se puede regar pulverizando frecuentemente agua sobre el substrato. Humedad constante por encima de 75%.

Descanso: Sólo si la temperatura baja lo suficiente en invierno.

Reproducción: Dividir plantas grandes con cuidado en primavera.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada