Buscar en este blog

jueves, 18 de julio de 2013

EL ALFOMBRADO VERDE DE LOS CLAROS DEL BOSQUE

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

Plantas que habitan en los claros del bosque






Penetrar en un claro de un bosque significa abandonar la sombra de los árboles grandes y el humus forestal, para llegar a un prado con una vegetación un poco distinta de la que tapiza el sotobosque. Aquí, han desaparecido los jacintos o anémonas, para dejar paso a las gramíneas y hierbas de pleno sol, pues las condiciones de vida de las plantas ya no son las mismas que tenían en el macizo.

Una población variada

Aprovechando el claro, las flores salen y aportan una nota de color al alfombrado verde que tejen las gramíneas. Cada una encuentra su razón de ser: una, porque crece en suelos ácidos o calcáreos; otra, por la proximidad de una bolsa de agua; una tercera, porque prefiere un montículo más seco; y una cuarta, porque busca la sombra. Por el lugar que ocupan en el espacio, adivinamos las condiciones ambientales específicas del claro.

Los claros, un medio artificial

Un claro forestal puede ser natural, pero no es frecuente; la mayoría de las veces, se trata de un medio artificial que el hombre ha generado para disponer de superficies de hierba. Desde ese momento, sus condiciones medioambientales son distintas: claridad, por supuesto, pero también humedad y diferente tipo de suelo.

Una agrupación original

Sin embargo, su vegetación no es la misma que la de la tala, que supone un choque en la vida del bosque; en este caso, el bosque pasa repentinamente de la sombra a la luz, y la capa de agua sube a la superficie, por falta de árboles que la bombeen. Por su parte, el claro vive a lo largo del tiempo: desde hace muchos años, quizá siglos, la hierba permanece baja como consecuencia del mantenimiento o del pastoreo de los animales, ciervos y corzos. Es un medio estable, donde las únicas variaciones vienen determinadas por el tipo de suelo o la proximidad del agua. Las laderas también forman parte de este medio, pero sus condiciones son diferentes: semisombra permanente y mayor grado de frescor.

Plantas de luz

Galio y cola de caballo son dos plantas que pasan desapercibidas: la primera, puede llegar a ser grande, pero permanece cas siempre a ras de suelo; la segunda, no llega a los 50 cm. En común sólo poseen su cualidad humilde y el papel desempeñado en la vida rural. No tienen parentesco alguno: el gallo es una planta de flores, joven, su origen se remonta a algunos millones de años; la cola de caballo es de la familia de los helechos y su origen se remonta a la era primaria, hace cientos de millones de años.

Galio Común
Gallium mollugo


Dónde: Europa, excepto Escandinavia. Sol y semisombra, suelos preferentemente ácidos y frescos.
Perfil: puede alcanzar más de 1 m de altura (tallo primero tumbado, se alza con el tiempo). Tallo de 4 ángulos muy marcados y abultados en los verticilos. Se hibrida fácilmente con el galio amarillo (Galium verum), que es más medicinal.
Floración: final de primavera.

Propiedades medicinales

El galio seco huele a miel. Contiene restos de comarina, taninos y un colorante (de la familia de las rubiáceas, procede del latín y significa “rojo”). Es aconsejable para la epilepsia por sus propiedades antiinflamatorias, antiespasmódicas, sudoríficas y diuréticas. Es calmante en casos de inflamación de los ganglios linfáticos.

En otros tiempos, el galio era apreciado por sus múltiples utilidades: de la raíz, se extraía una tintura roja para colorear textiles. Hoy en día, ya no tiene las mismas cualidades y, como se multiplica con mucha facilidad, por efecto de los brotes que nacen en los tallos subterráneos, se trata de destruir.

Cola de Caballo
Equisetum arvense


Dónde: toda Europa. Sol, suelos que retengan el agua, es decir, compactos y húmedos.
Perfil: vivaz. Tallo subterráneo rastrero y bulboso, punto de arranque de los tallos aéreos. Tallos fértiles (pequeños, menos de 20 cm), que se marchitan rápidamente y salen antes que los tallos estériles. Tallos estériles más delgados y altos, con ramos gruesos (en vez de hojas) que le han valido el apodo de ‘cola de caballo’. Con frecuencia crece en colonias.
Floración: sin flores. Los tallos fértiles salen en primavera.

Propiedades medicinales

Los tallos estériles son muy ricos en silicio asimilable, hierro, calcio, sodio, potasio, taninos y flavonoides. Constituye un poderoso aporte de minerales: la planta actúa contra todo tipo de pérdidas óseas de minerales y fracturas. Diurético, se utiliza en casos de enfermedad de riñones y de vejiga. Si se coge fresca, tiene propiedades hemostáticas contra el sangrado de nariz. También actúa contra la esclerosis arterial, pues su sílice llega a las paredes de los vasos sanguíneos.

El tallo de la cola de caballo se endurece rápidamente. Contiene sílice y, por esta razón, se utilizaba para pulir objetos de uso. Hoy en día, se la considera planta invasora, de eliminación difícil, pues es capaz de prosperar en lugares húmedos y sus rizomas, cuando se fragmentan, pueden reproducirse por esquejes.

Otras plantas de luz: potentilla (Potentilla erecta), agrimonia (Agrimonia eupatoria), serpol, hierba luna (Thymus serpyllum), brunela común (Brunella vulgaris).



Fuente: Los caminos de la naturaleza
Bosques y florestas
Ecoguía para descubrir la naturaleza
Editorial: Blume


2 comentarios:

  1. Una pregunta,EQUISETUM GIGANTEUM L.,nombre vulgar,cola de caballo,cola de lagarto,de la familia:EQUISETACEAE, es la misma del articulo.

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches Williama, disculpa la tardanza en contestarte pero ando muy liado.Dentro de la familia Equisetum existen diversas especies y la giganteum es otra variedad. Ésta se da en Sudamérica con la que estarás más familiarizada.

    ResponderEliminar