Buscar en este blog

jueves, 16 de mayo de 2013

INFORME SOBRE EL ESTADO DE SALUD DE LOS ÁRBOLES (FAO)

ARTE Y JARDINERÍA Diseño de Jardines

Informe de la FAO sobre el estado de salud de los árboles



¿Qué es la salud del árbol?

 “Salud del árbol”, como disciplina, se refiere al estudio de todos los factores (bióticos y abióticos) que afectan el vigor y la productividad de un árbol, manifestados por diferentes síntomas y tipos de
daño.
 La salud de un árbol puede expresarse cualitativamente mediante la descripción de los síntomas o daño, o cuantitativamente mediante evaluaciones de la condición de la copa.
Vale la pena hacer algunos comentarios sobre el significado de “plaga”. La FAO define el termino plaga como cualquier especie, raza o biotipo vegetal o animal o agente patógeno dañino para las
plantas o productos vegetales. En esta guía, el término “plaga” se refiere a insectos dañinos, hongos, animales, malezas, virus, ácaros, plantas parasitas y fitoplasmas.
En un enfoque basado en síntomas respecto a salud de los árboles, es útil contar con un término que se refiera a la reducción de la salud de los árboles, sin hacer referencia a la causa específica. “Mala salud” se usa cada vez más para describir una desviación de la condición saludable normal. Este término incluye los efectos de enfermedades, daños por insectos, decaimientos, marchitamientos,
desordenes y otras influencias dañinas que afectan la apariencia y la salud de los árboles.
Las definiciones claras ayudan a preparar descripciones exactas de los problemas de salud de los árboles. En vista de que los informes de enfermedades “nuevas” frecuentemente solo describen
síntomas, es esencial que estos sean difundidos en una forma amplia y
precisa.


 Es vital que los términos utilizados para describir los síntomas de un problema particular sean claramente comprendidos y aplicados con regularidad. Se recomienda el uso de nombres científicos porque son internacionalmente reconocidos; en cambio, los nombres comunes pueden crear confusión porque varían de un lugar a otro.

Enfermedades, daños y desordenes.

Los problemas de salud de los arboles pueden dividirse en enfermedades causadas por patógenos, daños causados por insectos plaga y otros animales, desordenes ligados a influencias abióticas y otros problemas diversos descritos en distintas formas, por ej.: decaimientos y muerte descendente. No se define específicamente el término “desorden”, aunque frecuentemente está asociado con desequilibrios de nutrientes.

¿Por qué se enferman los árboles?

Causas de mala salud en los árboles.

Las muchas razones para la interrupción del crecimiento saludable de un árbol pueden dividirse en dos categorías principales: factores vivientes (bióticos) y no vivientes (abióticos).
En cualquier momento, más de un factor puede afectar la salud de un árbol. Puede hacerse una distinción útil entre plagas primarias, que primordial y principalmente afectan la salud del árbol, y las plagas secundarias que tienen una influencia menos importante y que usualmente afectan arboles ya debilitados por un factor predisponente.
El impacto de los insectos plaga a menudo se ve incrementado por un debilitamiento previo del vigor del árbol y un descenso de su resistencia natural a la infestación; por ejemplo por anegamiento o deficiencias de nutrientes.
Uno de los factores predisponentes más comunes es el mal manejo de los viveros. Los árboles que se destinan a macetas como vástagos, no desarrollan un sistema radicular saludable y por lo tanto, crecen débilmente cuando se plantan.

El estrés y los factores externos indudablemente desempeñan un papel importante para determinar la salud o condición de los árboles, tales como suelo y drenaje pobres. No obstante, el excesivo énfasis en suelos pobres o eventos climáticos adversos tales como sequía y heladas tomados como causas primarias de los síntomas y daños observados en los árboles, puede impedir una búsqueda más cuidadosa acerca de las posibles influencias bióticas
.
Influencias de plagas (bióticas)

Algunos grupos de plagas son más conocidos que otros, simplemente porque son más fáciles de ver.
Los insectos se encuentran frecuentemente en los árboles, aunque muchos solo se alimentan de ellos en forma casual y no constituyen plagas graves, y algunos son benéficos (enemigos naturales).
Los hongos a menudo se encuentran en materia orgánica muerta o descompuesta, pero no necesariamente constituyen la causa primaria de los síntomas observados. En la naturaleza, la mayoría de hongos son saprofitos (viven en tejidos muertos o en descomposición) y solo una pequeña proporción son patogénicos. Los insectos y los hongos son relativamente fáciles de distinguir por observación directa, mientras que el resto de grupos de plagas no lo son.
Algunos otros agentes vivos se presentan en los árboles, incluyendo musgos, líquenes y epifitas como bromeliáceas, pero estos solo ejercen un impacto superficial en la salud del árbol. .

Tabla 1. Principales grupos de plagas que infestan árboles

Hongos. Microorganismos vivos caracterizados por una pared celular que 
contiene quitina y que carece de clorofila. Causa común de enfermedad. Asociado con una amplia gama de síntomas.

Grupo diverso de organismos plaga: algunos con grandes cuerpos fructíferos productores de esporas visibles a simple vista, pero muchos solo “visibles” cuando crecen en un cultivo artificial en el laboratorio. Los hongos también desempeñan un papel secundario en procesos de descomposición y putrefacción.

Roya en Acacia mangium. Bacterias. Microorganismos vivos caracterizados por tener membranas y paredes celulares. Causa poco común de enfermedades, pero varias especies han provocado extensas pérdidas en árboles. No pueden ser detectadas a simple vista, excepto en exudados bacterianos en masa.

Exudado bacteriano de
Eucalyptus sp.
Marchitez bacteriana del Eucalyptus

Virus. Organismos ultramicroscópicos (de dimensión menor de 200 μm). Los virus no pueden reproducirse por sí mismos (por lo tanto, no son organismos vivos conforme algunas definiciones), para multiplicarse primero tienen que infectar a una célula viva y se apoderan de sus capacidades de síntesis y reproducción. Son causa de síntomas más comúnmente de lo que generalmente se percibe. Los síntomas pueden parecerse a los de otras plagas y factores. Se transfieren a nuevas plantas hospedantes mediante vectores (insectos), y algunas veces mediante transmisión manual.

Decoloración de hojas y pecas en Gliricidia sepium

Fitoplasmas. Extremadamente pequeños, son fitopatogenos procariotas limitados al floema parecidos a bacterias, que carecen de pared celular. Causa poco frecuente de enfermedad, pero más ampliamente distribuidos de lo que usualmente se cree, principalmente debido a que los síntomas típicos no son reconocidos.

Enfermedad de la hoja pequeña de Gliricidia .

Insectos Ampliamente distribuidos, causa extremadamente común de daño, y raramente de un árbol hospedante específico (al contrario de muchos patógenos). Fácilmente observados, y a menudo acusados de ser la causa de mayores daños que los sustentados por evidencias biológicas.
Los diferentes órdenes de insectos están asociados con patrones
particulares de alimentación y cría sobre árboles.

Daños por el minador de las hojas en Pterocarpus indicus .

Ácaros. Plagas comunes cuyos hábitos de alimentación típicamente producen síntomas distintivos (Ej. agallas); los ácaros no son fácilmente observables a simple vista.

Agallas de la hoja en Vangueria infausta.

Plantas parasitas. Presentes ampliamente en muchas especies de árboles que han sido debilitadas por otros factores. Raramente son causa de pérdidas grandes.

Planta parásita en Schinus molle.

Malezas. Algunas malezas compiten contra los árboles, especialmente cuando son jóvenes; otras crecen en las copas y pueden estrangular a los troncos y ramas.

Bromeliáceas en cacao.

Animales grandes. Incluye grandes mamíferos como elefantes, monos, ciervos, pequeños roedores y aves que se alimentan del follaje y la corteza. Los daños y pérdidas pueden ser significativos, aunque frecuentemente las plantas se recuperan.
Daño por ciervos en Gmelina arbórea.

Página de la FAO sobre sanidad forestal:

www.fao.org/forestry/pests
b Glosario de manejo de plagas: 
www.ipmrc.com/lib/glossary.shtml
c Departamento de Fitopatologia, Universidad de Wisconsin: www.planpath.wisc.edu/soyhealth/phyhome.htm

Influencias no vivientes (abióticas).

Es necesario un examen cuidadoso de los efectos del suelo pobre y las condiciones generalmente adversas para el crecimiento, en la salud de los árboles y su asociación causal con los síntomas
observados. Los desórdenes de nutrientes producen síntomas similares a los producidos por enfermedades virales y otras infestaciones de plagas o infecciones y, a menudo, la falta de información dificulta aun la preparación de un diagnostico preliminar del problema.
Nótese, que el fuego puede debilitar a los árboles y volverlos más susceptibles al ataque de insectos.
Cuando las condiciones pobres de crecimiento han producido efectos a largo plazo en la salud de un árbol, el examen de los anillos de crecimiento puede ayudar a revelar la historia de factores tales como periodos prolongados de sequía.
Otra evidencia puede ser más inmediata y visible. Por ejemplo, el acortamiento de los entrenudos en el árbol de Nem sugiere un número de años de crecimiento pobre.

Tabla 2. Factores abióticos que afectan la salud de los árboles.

 Químicos. TÓXICOS  plaguicidas, herbicidas.

CONTAMINACIÓN: acumulación sobre plantas, atmosférica, desechos industriales.

MISCELANEOS: sal, aceite vertido en el suelo. El papel de la contaminación atmosférica en el decaimiento de los árboles puede estar sobredimensionado.

Tizón foliar causado por deriva de herbicidas.
Agentes mecánicos. MAQUINARIA: usada en agricultura y para construcción.
HUMANOS: malintencionados, accidentales. El daño mecánico puede proporcionar medios para  la entrada de patógenos (mayormente hongos).

Daño por equipos segadores de grama.

Sangrado ilegal para extraer savia.

La mala poda permite la entrada de hongos y produce podredumbre del corazón.

DISPONIBILIDAD DE NUTRIENTES: Deficiencia, exceso.

ESTRUCTURA FÌSICA: mal drenaje, inhibición del desarrollo de raíces. Los arboles responden en forma diferente a la falta de
nutrientes específicos.

Malas prácticas en vivero.

Agua DEMASIADA: Inundación, anegamiento.

INSUFICIENTE: Sequia. Los arboles difieren en sus capacidades de soportar el exceso o la poca disponibilidad de agua.

Clima. TEMPERATURA: demasiado baja o demasiado alta.

OTROS: rayos, granizo, viento, nieve.

Los efectos del clima en la salud de los árboles usualmente no son
Inmediatos. Helada. Daño por granizada.


Fuente: Guía ilustrada sobre el estado de salud de los Árboles.
              Reconocimiento e interpretación de síntomas y daños.
              Eric Boa.
              Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA).



No hay comentarios:

Publicar un comentario