Buscar en este blog

sábado, 18 de febrero de 2012

FRESÓN (fresa de jardín). Fragaria x ananassa

ARTE Y JARDINERÍA Diseño de jardines

Fresón, características y formas de cultivo



Familia Rosaceae

La planta de la fresa es una mezcla de dos especies de la fresa salvaje americana: una, de grandes frutos, la Fragaria chiloensis, originaria de Chile, y la F. virginiana, originaria de Virginia, Estados Unidos. En el siglo XVII, Amedée Frezier, un oficial del ejército británico, llevó a Francia un gran número de plantas de fresa desde Chile. Muchas murieron durante el largo trayecto, aunque cinco de ellas sobrevivieron. Estas fueron mezcladas con una variedad de Norteamérica, con lo que se consiguió una planta grande, jugosa y sabrosa que, por aquel entonces se denominó <<piña afresada>>.

Las fresas actuales descienden de esta planta. Uno de los objetivos principales de la producción moderna es la selección de frutos grandes y capaces de conservarse durante mucho tiempo, por lo que lamentablemente muchas de las especies actuales de fresas son grandes pero carecen del sabor intenso de las variedades más pequeñas y añejas. Es por esta razón por lo que es mucho mejor esta fruta si se planta en casa, ya que además puede crecer en macetas e incluso en balcones.

Descripción

De vida corta (entre 3 y 5 años), perenne, crece entre 10 – 20 cm de altura y 0,3 – 1 m de ancho.

Hojas: trifoliadas, en tallos que crecen a partir de una corona central (un tallo compacto con muchas hojas juntas); los foliolos tienen forma de huevo, de color verde oscuro y tacto áspero.

Flores: blancas, de 1 a 2 cm de ancho, hermafroditas, con unos 30 estambres y unos 300 pistilos en un receptáculo hinchado, cónico y amarillo. Las primeras flores que se abren son las del centro de la corona, y estas son las que producen los mejores frutos; las que se abren más tarde dan frutos más pequeños. Hay dos grupos principales de especies de fresas, que se clasifican según la cantidad de luz que necesitan para inducir la floración:

·       La variedad día corto florece en primavera. Estas plantas forman capullos en otoño, a medida que los días se van haciendo más cortos, cuando sólo hay 10 horas de luz solar. Suelen plantarse en otoño y los capullos se mantienen latentes hasta la primavera siguiente. Los frutos salen a finales de primavera o principios de verano. Debido a que florecen y dan los frutos antes, es mejor plantarlas en zonas donde no haya mucho riesgo de heladas primaverales.

·       La variedad día largo presenta dos tipos: (1) las que necesitan >12 horas de luz solar antes de la floración, que dan frutos durante el verano y el otoño (normalmente una cosecha a finales de la primavera y otro a principios de otoño). (2) Las que son insensibles a la duración de la luz solar, así que tienen capullos en cualquier época, siempre y cuando haya otros factores, como el calor, que les sean favorables. De todos modos, ya que ambos tipos producen frutos a la vez, no llegan al nivel de producción de la variedad día corto.

Polinización: por el viento y los insectos. Las fresas se autofecundan. Las abejas les son beneficiosas, ya que transfieren el polen a las flores.

Fruto: el verdadero fruto de la fresa es el aquenio, que es pequeño y tiene las semillas secas enganchadas a la pared del ovario; el “fruto” es en realidad la pared del ovario con muchos frutos en su superficie. Cuanto mayor sea el número de flores polinizadas más grande será el ovario receptor. Así que, indirectamente, una buena polinización dará <<frutos>> más grandes. Las zonas del receptáculo donde no se han polinizado las flores no crecen, así que de esta manera crecen las fresas de forma irregular. Los frutos crecen en primavera (y a veces en otoño), dependiendo de la variedad. Pueden producir a los pocos meses de plantarlas, y tardan entre 3 y 6 semanas en madurar después de la polinización, dependiendo de la temperatura.

Cosecha/recogida/almacenamiento: dependiendo del cultivo, pueden conseguirse unos 200 g por ejemplar, sobre todo durante el primer año, aunque las plantas sólo tienen una edad fértil de entre 3 y 5 años. Las fresas están maduras cuando son completamente rojas, y es mejor cogerlas con el cáliz para una mejor conservación. No se conservan muy bien: el periodo máximo de conservación es sólo de 5 a 7 días a 1º C.

Raíces: poco profundas, necesitan humedad regular, aunque no un exceso de agua. El hecho de que tenga las raíces poco profundas hace que sean sensibles a las malas hierbas, y el cultivo a su alrededor tiene que hacerse con mucho cuidado.

Cultivo

Fácil de cultivar en macetas, ya que ocupan poco espacio y florecen poco después de plantarlas. Suelen presentar problemas de plagas, enfermedades y ¡cualquier otra cosa que quiera comerse sus frutos!

Ubicación: es mejor plantarlas a pleno sol.

Temperatura: hay muchas especies que pueden crecer en una gran variedad de temperaturas. Flores: la variedad del día corto necesita días cortos y fríos para florecer. Fruto: tiene más sabor cuando los días son soleados y las noches frías. Los frutos que han crecido en un clima húmedo y templado tienen la carne más blanda y se estropean antes. Los mejores frutos son aquellos que crecen a temperaturas < 22º C. Heladas: pueden sufrir daños o morir si en invierno las temperaturas son inferiores a –10º C.

Aclimatación: las fresas necesitan un periodo corto de aclimatación (de 200 a 400 horas).

Suelo/agua/nutrientes: necesitan hidratación constante en la época de crecimiento, aunque no mucha cuando empiezan a salir los frutos. El riego por goteo es una buena solución para proporcionarles esta humedad. Conviene aplicarles micronutrientes alrededor de las raíces cada 2 semanas para ayudar a prevenir las enfermedades fúngicas. Crece mejor en suelos sin drenar y limosos, con un pH de 4,5 a 7; también pueden crecer en suelos un poco ácidos. No les gusta estar anegadas de agua, ya que de esta manera podrían enfermar y sufrir podredumbre de las raíces. Los mantillos como la paja, el papel de periódico y la pinaza ayudan a reducir las plagas y activan el crecimiento. Pueden tener deficiencias de los nutrientes principales a expensas de la producción de fruta.

Cultivo en recipientes: ideal para cultivar en macetas, siempre y cuando estén bien drenadas y nutridas. Asegúrese de usar un buen abono que tenga la suficiente humedad. La alimentación líquida suplementaria es beneficiosa. Las plantas que crecen en macetas suelen dar la fruta antes que las que se plantan en el suelo.

Puede elegir recipientes variados como tarros, macetas colgantes y barriles. También puede plantarlas en grandes macetas de barro o cerámica con aperturas en los lados para colocarlas, de modo que pueda tener un jardín colgante de fresas.

Plantación: es importante elegir una especie que se adecue al clima y tener en cuenta que crece mejor en montículos (de unos 15 cm de altura) para asegurar un buen drenaje. Debe dejarse una separación de 20 a 35 cm, según la talla, y plantarlas en dos filas escalonadas. Si se plantan muy cerca se puede aumentar el riesgo de enfermedad. Cuando las plante, asegúrese de que no entierra las coronas. Puede replantarlas cuando vea que ya no dan frutos. Si las replanta regularmente ayudará a combatir las enfermedades.

La variedad del día corto es mejor plantarla en otoño, y la del día largo o más duradera es mejor plantarla en otoño o primavera. En las zonas más cálidas, si se planta en invierno producirá frutos antes. En las áreas donde el invierno es más frío y las plantas sufren riesgo de heladas, es mejor plantarlas en primavera. Los mantillos son muy beneficiosos, aunque a veces el mantillo orgánico puede atraer a las babosas.

El terreno se puede cubrir con polietileno negro, que sirve para calentar el suelo más rápido, aunque se corre el riesgo de <<quemar>> la superficie de la fruta. Si se poda todas las flores que salgan durante la primera temporada, tendrá mejores frutos. Es mejor no plantar las fresas en sitios donde antes había plantado especies de Solanaceae, ya que estas podrían haber dejado en la tierra alguna enfermedad.

Reproducción: Hijuelos: de fácil reproducción y progenie. Las raíces se forman a partir de la planta madre durante los meses de verano, en especial los cultivos de día corto. Deje que las raíces arraiguen alrededor de la planta madre y luego corte el tallo que las une o, en caso de que utilice el polietileno, saque hijuelos y plántelos en un compost antes de que la planta madre haya florecido, puede reducir considerablemente el riesgo de enfermedades víricas.

Plagas y enfermedades: las fresas son muy susceptibles a muchas clases de enfermedades de las raíces, como el Fusarium, la Phytophtora o el Verticilium. La Botrytis o podredumbre gris puede ser un problema grave en la época de maduración si el clima es húmedo. Loas saltamontes también pueden ser transmisores de enfermedades. Los pájaros y las babosas también son causantes de daños en los frutos. Si retira las hojas muertas y viejas podrá evitar que se extiendan las plagas y enfermedades.

Variedades

Hay muchas variedades disponibles. La primera decisión importante que debe tomar es si quiere la variedad del día corto o la del día largo.

‘Cambridge Favourite’


Siempre da frutos. Variedad temprana. Buen sabor y buen cultivo en otoño.

‘Chandler’


Fruto de tamaño medio, rojo claro, carne dura y buen sabor. Ideal para plantar en macetas.

‘Earliglow’


Da frutos en verano. Grande, tempranera, dulce. Resistente a las enfermedades, vigorosa, productiva.

‘Fairfax’


Da frutos en verano. No es muy actual, aunque es muy sabrosa.

‘Ogallala’


De Estados Unidos. Siempre da frutos. Resistente, de sabor fuerte, aguanta climas más fríos.

‘Ozark Beauty’


Siempre da frutos. Resistente, muy productiva, popular en el este de Estados Unidos.


Fuente: Enciclopedia de las Frutas del Mundo
Susan Lyle
Editorial: De Vecchi

1 comentario: