Buscar en este blog

lunes, 5 de agosto de 2013

PLANTAS CARNÍVORAS. Dionaea

ARTE Y JARDINERÍA DISEÑO DE JARDINES

PLANTAS CARNÍVORAS. Dionaea


Seguramente, la Venus Atrapamoscas es la planta carnívora más famosa y solicitada de todas. Suele ser la planta con la que se inicia la gente en el mundo de las plantas carnívoras y es que tiene un encanto especial con esas bocas que se cierran para atrapar insectos.


Especies: 1 (Dionaea muscipula).
Familia: Droseraceae.
Distribución: North Carolina y South Carolina (EEUU).
Tipo planta: Terrestre, en roseta.
Tamaño: 10- 20 cm de diámetro, hasta 10 cm de alto.
Descripción: Planta perenne, con al menos 5 hojas alargadas, que acaban en la trampa. Ésta consiste en dos lóbulos con forma redondeada, que tiene entre 14 y 20 dientes en los bordes. En el interior de las bocas, de color rojizo, hay generalmente 3 pelos excitables y muchas glándulas digestivas. 

Las glándulas que producen el néctar que atrae a los insectos se encuentran justo detrás de los dientes. Las hojas crecen altas en verano, mientras que en invierno crecen casi horizontales al suelo. 

El tallo floral es muy largo (unos 30 cm) en comparación a la planta, para que los insectos que polinizan las flores blancas no se acerquen demasiado a las trampas, que son mortales para ellos.

Tipo trampa: Trampa maxilar activa, digestión activa.

Funcionamiento: Los insectos son atraídos a las trampas por el néctar dulce que éstas producen en los bordes y por su color rojizo.
Cuando un insecto se adentra en la trampa toca involuntariamente a los pelos excitables que hay en ella. Si toca un pelo dos veces o dos pelos diferentes en un intervalo de 20 segundos (esto lo hace la planta para evitar cerrarse por otro estímulo, como el viento, etc, ya que pierde energía cada vez que se cierra), estos pelillos generan un pequeño impulso eléctrico, que provoca que se cierre la trampa en unos 0,03 segundos en condiciones ideales. 

Los dientes se entrelazan y el insecto queda atrapado entre ellas. Como no está cerrada del todo, los insectos muy pequeños pueden escapar fácilmente, esto es así para que la planta no tenga que digerir una presa que no le aporte tanta energía como pierde en la digestión. Si la presa escapa, la planta se volverá a abrir pasado un tiempo, pero si el insecto es demasiado grande y no puede escapar sigue estimulando (involuntariamente) la planta mecánicamente (pelitos) y químicamente (desechos orgánicos, proteínas...). 

Entonces la trampa se sella y los dos lóbulos se juntan con fuerza, de modo que presas muy blandas son literalmente "chafadas", entonces la Venus Atrapamoscas suelta sus ácidos digestivos (enzimas), que disuelven las partes blandas del insecto, y los absorbe mediante glándulas. Una vez digerido el insecto, después de un par de días o una semana, la boca se vuelve a abrir mostrando el esqueleto de quitina no digerible del insecto y estará lista para la siguiente comida.

Curiosidades: La planta sólo acepta comida viva, ya que la presa
la tiene que seguir estimulando, incluso cuando la trampa ya está cerrada, para ser digerida. Algunas plantas grandes incluso pueden capturar caracoles o pequeños reptiles y anfibios, como lagartijas o ranas. Si la presa capturada es demasiado grande y no cabe en la trampa, ésta se vuelve negra y se pudre. Cada trampa sólo se puede mover unas 7 veces, o hacer de 3 a 4 digestiones, luego se muere por el gasto de energía y es reemplazada por otra. 

En cuanto a su nombre hay un lío tremendo (causado muchas veces por el desconocimiento de las diosas griegas y romanas) y muchas confusiones. Aquí intentaré aclararlo un poco: Dionaea muscipula, es el nombre científico que Linneo dio a esta planta. ¿Por qué? Dionaea viene de Diana, la diosa de la caza. La explicación es obvia. Muscipula ya es un poco más complicado: viene del latín y significa: caza-ratones. No se sabe si esta era la intención del descriptor, John Ellis, el caso es que "atrapamoscas" significa en latín "muscipula ". Voy ahora con su nombre común: Venus Atrapamoscas. "Venus" viene también de una diosa: Nelson y Mckinley (ApHrodite's Mousetrap, 1990) creen que la planta debe su nombre a los primeros exploradores colonizadores americanos, a quienes la forma de las hojas de Dionaea muscipula, sus propiedades atractivas y su comportamiento emocionante les recordaron a los genitales femeninos, de ahí el nombre de "Venus", la diosa de la belleza y del amor. Curioso, ¿no? La explicación de "Atrapamoscas" es obvia.

CULTIVO

Generalidades: Esta planta precisa de un riego constante, mucha luz, humedad un poco elevada y es fundamental respetar su periodo
de descanso invernal, ya que sino la planta morirá. Por todo ello, resulta muy adecuada para cultivarla en el exterior, pero también se puede mantener en el interior, por ejemplo en un invernadero sin calefacción (siempre y cuando se respeten sus necesidades de luz, humedad y el descanso invernal),: en un terrario bajo luz artificial o en casa en su maceta encima de un plato lleno de agua que, al evaporarse, aumenta la humedad del aire. Si la planta no produce trampas, o muy pequeñas esto se debe a una falta de luz o a que ya va a comenzar su descanso invernal.

Si quieres ayudar a tu planta a crecer más deprisa, ponla unos días al exterior para que pueda cazar unas cuantas moscas, esto es lo que mejor le va. No es conveniente "darle de comer", por un lado porque sólo acepta comida viva y por otro porque no es bueno que cace demasiados insectos. Recordemos que cada digestión cuesta energía y que cada trampa sólo puede hacer 3- 4 digestiones. Por el mismo motivo no es aconsejable jugar con la Venus Atrapamoscas haciendo que se cierren las trampas, ya que cada trampa sólo se puede mover unas 7 veces.

Temperatura: De marzo a octubre entre 20 y 35 ºC, de noviembre a marzo entre 0 y 10 ºC (soporta ligeras heladas). Le va bien que la temperatura sea inferior de noche que de día, pero no es necesario.

Luz: Mucha luz directa, así las bocas adquirirán un color rojo intenso. Sin embargo, la Venus Atrapamoscas puede vivir perfectamente con un tono verdoso o anaranjado. No exponerla al sol directo al mediodía en países muy cálidos, o sólo después de acostumbrarla a ello muy poquito a poco.

Riego y humedad: De marzo a octubre regar por estancamiento.
Cuidado con no encharcarla demasiado, ya que se podrían pudrir las raíces. Por eso es conveniente darle algún corto descanso de agua de vez en cuando. En esta época no habrá que regar por arriba. Regar exclusivamente con agua libre de cal (el agua de grifo no es apropiada). De noviembre a marzo regar con cuidado como una planta “normal” por arriba, sin dejar agua en el plato, manteniendo el substrato un poco húmedo. Después del descanso ir acostumbrándola otra vez lentamente al estancamiento. La humedad no debería caer por debajo de 60% en la época de crecimiento. La humedad ideal está entre 60 y 75%.

Substrato: Evitar a toda costa materiales con un alto contenido en minerales, sobre todo cal, y nutrientes. Un substrato adecuado está compuesto por 2 partes de turba rubia o de esfagnos pura (sin abonar) y 1 parte de arena de cuarzo. También se puede añadir musgo de esfagnos en la superficie. Añadiendo material de drenaje disminuyes el riesgo de que se le pudran las raíces. Es aconsejable mantenerla en macetas de plástico, ya que éstas conservan mejor el agua. Se puede transplantar cada 2 años.

Descanso: La Venus Atrapamoscas precisa de un periodo de descanso de unos 4 meses (generalmente, de noviembre a marzo), durante los que la temperatura no puede ser superior a 10ºC y la tierra habrá que mantenerla húmeda, pero no encharcada. Sin embargo, habrá que reducir la humedad por peligro de putrefacción. Durante estos 4 meses la Venus Atrapamoscas se puede mantener en el frigorífico dentro de una bolsita de plástico. Si hay heladas demasiado fuertes, la planta morirá superficialmente, pero volverá a producir hojas después del periodo de descanso, ya que el rizoma sobrevive.

Reproducción: La división generalmente da buenos resultados en plantas con un rizoma fuerte, pero también se pueden hacer esquejes de hoja. Normalmente (no siempre), para la reproducción por semillas se necesitan dos plantas genéticamente diferentes, además las plantas tardan unos 4 años en hacerse adultas desde semillas. Si no quieres reproducirla por semillas es mejor cortar el tallo floral, ya que a la planta le cuesta mucha energía producir flores.







1 comentario:

  1. La Venus atrapamoscas si la conocía.
    He visto reportajes en T.V. sobre ella y su forma de alimentación.
    Muy instructivas y curiosas tus explicaciones sobre la procedencia del nombre de esta planta.
    El árticulo es excelente.
    Todo queda superclaro!!!
    Quizás me anime y me haga de con una Venus Atrapamoscas.
    Un abrazo desde El Terrao.

    ResponderEliminar