Buscar en este blog

martes, 2 de abril de 2013

JACINTOS EN EL JARDÍN

ARTE Y JARDINERÍA Diseño de Jardines

Como cultivar Jacintos en el jardín por su apreciable aroma y sus exquisitas flores




Los Jacintos son cultivados por su perfume dulce y penetrante, los jacintos (Hyacinthus) son bulbos primaverales merecedores de su popularidad. Los de venta más difundida son cultivares vistosos derivados del H. orientalis y existen en una gama de colores cada vez más amplia: blanco, muchas tonalidades de rosa, malva, azul, púrpura, amarillo y un anaranjado asalmonado cálido. En el jardín surten más efecto plantados en masse en bloques de un solo color o en contenedores colocados cerca de la casa, donde su fragancia puede ser apreciada al máximo. También son excelentes para plantar en bolsa en el interior, más adelante los bulbos se podrán plantar en el jardín. Hay bulbos especialmente tratados para cultivar en el interior, que florecen a mediados de invierno. Más adelante, estos bulbos forzados se pueden plantar en el exterior en un sitio protegido, donde deberían volver a florecer en años venideros. Para mantener los bulbos sanos y productivos, aliméntelos bien una vez que las espigas de flores se hayan marchitado.

También como flor cortada. Ya en 1562 esta variedad se trajo de Turquía y fue cultivada en jardines botánicos. La variedad es azul. Después, a partir de esta variedad se cultivaron otras rojas, rosas, amarillas, salmón y anaranjadas. En los siglos XVII y XVIII el Jacinto, como el tulipán, se pusieron de moda, pagándose cantidades enormes por un simple bulbo. Existían también variedades con flor doble, que apenas se ven hoy. En aquellos tiempos había más de 2000 variedades de Jacinto. Hoy no hay sino unas doscientas a la venta, de origen más reciente, de las cuales sólo una 50 se cultivan en gran escala.

El tamaño de los bulbos es un indicador del peso de los racimos florales. Los bulbos del tamaño 15 – 16 se usan normalmente en jardines, ya que tienen racimos menos pesados y por consiguiente no se curvarán con facilidad ni romperán el tallo. Para el cultivo en macetas y en recipientes de vidrio, el tamaño de bulbo más adecuado es el 17 – 18. La floración temprana de jacintos se lleva a cabo en grandes cantidades. Los bulbos se ponen en macetas con tierra o en un vaso especial para estas flores, lleno de agua. Esta agua no debe entrar en contacto con el bulbo. Después los tiestos y los vasos se colocan un sitio fresco y oscuro durante ocho semanas. La tierra en las macetas debe permanecer húmeda y el agua de los vasos ha de estar al nivel idóneo. Los bulbos echarán raíces y formarán una yema floral. No deben llevarse a la luz hasta que este último brote haya emergido por completo del bulbo, cuando los tallos tengan unos 8 cm.

En los jardines, los jacintos se siembran en otoño, para después cubrirlos con hojas, ramas de pino u otros materiales de protección, ya que son sensibles a las heladas. En primavera, los jacintos desarrollan umbelas con un máximo de 40 florecillas muy fragantes, llamadas ‘uñas’ por sus cultivadores. Tras la floración, las hojas proseguirán creciendo una temporada y una vez que se hayan marchitado por completo, los bulbos deberán sacarse de la tierra. Se limpian, se secan y se mantienen en un sitio cálido hasta plantarlas en otoño. Por lo general las umbelas son menores el segundo año. Los bulbos pueden dejarse en la tierra, pero cada vez darán menos flor. Los bulbos forzados pueden plantarse en el jardín, pero las umbelas serán más ligeras.



Fuente: Nueva enciclopedia de Plantas y Flores
The Royal Horticultural Society
Y
La enciclopedia de las plantas bulbosas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada