Buscar en este blog

Cargando...

martes, 13 de marzo de 2012

EL JARDÍN EN MACETAS

ARTE Y JARDINERIA Diseño de jardines

Como diseñar el jardín con macetas de diferentes formas



Del mismo modo en el alféizar de una ventana parece dar vida a cualquier habitación de nuestras casas, los espacios exteriores más nuestras casas, los espacios exteriores más adustos se pueden suavizar mediante la colocación de plantas en macetas. Si utilizas maceteros o cajas especiales para plantas, el resultado puede ser áreas poco estéticas que no combinen en absoluto con el resto del jardín.

Esas zonas más duras del jardín, como el pavimento, los senderos de cemento o patios, son necesarias, pero siempre contrastan con el jardín orgánico. La solución pasa por suavizar su dureza. Puede colocar, por ejemplo, tiestos colgantes a los lados de una puerta o un abrevadero de piedra lleno de plantas alpinas para cubrir un desagüe poco agraciado.

Se pueden plantar tanto especies permanentes como de temporada; también se pueden incluso combinar ambos tipos para que produzcan un auténtico despliegue floral.

Plante pequeños arbustos en maceteros rodeados de plantas anuales o bianuales; de este modo darán mucho color para su jardín en verano e invierno.

TIPOS DE RECIPIENTES

En un buen centro de jardinería tendrán una amplia gama de recipientes hechos de diferentes materiales y seguramente también en diversos estilos, desde el simple cesto de mimbre a maceteros de plástico o urnas ‘griegas’, barriles de madera o jarrones de cemento. Las plantas crecerán bien en cualquier tipo de macetero si el recipiente dispone del drenaje adecuado o se pueda perforar su base.

Plástico


Los recipientes hechos de plástico son siempre los más baratos y algunos pueden ser bastante atractivos. En caso de que no tenga agujeros en la base, asegúrese de perforarlos antes de plantar. Una taladradora de madera puede servir para ello. Es aconsejable perforar más de lo necesario: haga agujeros de 1 cm cada 15 cm.

Algunos bidones de plástico pueden servir como macetero si se les corta la parte superior. Para ello tenga en cuenta que pronto quedarán camuflados en parte por las propias plantas. También se debe perforar la base.

Si el recipiente no dispone de tacos que levanten la base del suelo, colóquelo sobre unos trozos de pizarra o ladrillo para que haya espacio entre los agujeros de drenaje y el suelo.

Barro, gres y cemento


Los maceteros de barro en color terracota quedan especialmente bien integrados en un jardín orgánico. Sin embargo, tienen también un inconveniente y es que la mayoría no son resistentes a las heladas y se rasgan o desconchan si el tiempo es muy frío. El drenaje de los mismos es vital.

Los recipientes que están hechos de gres son un poco más caros pero resisten las heladas más intensas, por lo que pueden ser una buena inversión a largo plazo. Existe también gran variedad de recipientes o maceteros de piedra reconstituida o cemento, pero también son generalmente muy caros. Este tipo de macetero es muy pesado cuando está plantado, así que es mejor que lo coloque en su lugar definitivo antes de llenarlo de tierra.

Algunos abrevaderos o lavaderos de piedra antiguos pueden resultar atractivos llenos de plantas y con el exterior cubierto de musgo o algas, pero no siempre son fáciles de encontrar.

Madera


También se pueden encontrar recipientes de madera de diversos precios y diseños. Con excepción del cedro, las maderas blandas que se usan para fabricarlo, deben ser tratadas para hacerlas resistentes y colocarles una base protectora de cobre. Las maderas duras, como las de iroko o teca, duran muchos años sin haber tenido que tratarlas.

La parte inferior de un barril cortado puede ser un macetero excelente, si consigue hacerse con uno. Por desgracia cada vez son más escasos y, en consecuencia, caros. La mayoría están hechos de roble, de manera que no es necesario tratarlos, pero los aros de metal requerirán ser pintados de vez en cuando. Evite siempre comprar barriles que hayan contenido sustancias tóxicas.

PLANTAR EN MACETEROS

Aunque en los maceteros se pueden plantar especies permanentes, no hay duda que es mucho más efectista y colorido usarlos para plantas anuales y perennes jóvenes.

En regiones de temperatura moderada se planta normalmente en primavera para obtener la floración a finales de primavera y en verano, y en otoño para tenerla a principios de primavera. Mediante la utilización de plantas de floración hibernal resistentes, como por ejemplo el brezo vizcaíno (Erica carnea), el pensamiento (Viola wittrockiana) y el evónimo (Euonymus fortunei), puede obtenerse muy bellas floraciones en invierno.

En macetas individuales puede utilizar cualquiera de las plantas de temporada sugeridas. Los tiestos con narcisos, por ejemplo, al lado de fucsias o geranios quedan muy bien. Una variedad que, en según opinión, es muy adecuada es el geranio continental ‘Mini Cascade’, del cual existen formas tanto en rojo como en rosa.

Sea cual sea el recipiente que utilice, es muy importante usar siempre el tipo de sustrato adecuado.

Colores de finales de primavera y verano

No empiece a plantar antes de que finalicen las amenazas de helada. Entonces, empiece por el centro del jardín, usando una planta que dé altura al centro. Ésta puede ser un geranio (Pelargonium zonale), una fucsia híbrida (Fucsia blumeii), un cóleo (Coleus sp.) o una begonia (Begonia tuberosa). Alrededor del centro coloque especies ligeramente más bajas como petunias (Petunia hýbrida), salvial (Salvia splendens), nemesias (Nemesia strumosa), balsaminias (Impatients walleriana) o calceolarias (Calceolaria integrifolia). En los márgenes del jardín plante especies bajas y compactas como damasquinos (Ageratum houstonianum), lobelias (Lobelia erinus) o alisos de mar (Lobularia ‘Marítima’), combinados con plantas trepadoras. Puede usar variedades trepadoras de geranios o fucsias, lobelias, tunbergias (Thunbergia alata) o hiedra  terrestre (Nepeta hederacea). Mientras plante, siembre unas cuantas semillas de capuchina (Tropaeolum majus) que florecerán un poco más tarde dándole vida cuando el conjunto empiece a marchitar.

Replantar hacia principios de primavera

A principios de otoño arranque las flores del verano y renueve el compost retirando unos 23 cm de la capa superior y añadiendo nuevo compost bien descompuesto o estiércol. A continuación rellene la maceta y plante las especies de primavera siguiendo el mismo esquema: la alta en el centro rodeada de otras más bajas.

Bulbos de primavera

Prácticamente todos los bulbos primaverales son aptos para maceteros pero evite las variedades altas, especialmente si el macetero está en una zona expuesta, ya que en caso de fuertes lluvias y vientos se romperán. Las especies más aptas de narcisos son Narcissus cyclamineus, Narcissus triandrus y Narcissus ronquilla. Respecto a los tulipanes recomendaría las variedades Tulipa tarda, Tulipa kaufmannianna, Tulipa greigii y Tulipa praestans. Todas las variedades de jacinto de la misma manera que las de lirio y anémonas, que lo son suficientemente pequeñas y útiles.

Plantas permanentes

Las macetas que contienen arbustos o herbáceas perennes requieren menos mantenimiento que las que se replantan con regularidad, pero no producen el mismo despliegue floral durante un largo periodo. En caso de que no disponga de demasiado tiempo para dedicar al cuidado de las macetas, plante especies de mantenimiento fácil.






Coníferas

Las coníferas enanas son aptas para maceteros pero debe asegurarse de que realmente sean enanas. Las de gran tamaño florecerán durante un año o dos, pero por entonces empezarán a mostrar malestar por estar confundidas y entonces les tendrá que buscar lugar en el jardín.

Una de las mejores especies enanas es el enebro (Juniperus communis) variedad ‘Compressa’, que forma una perfecta espiral verde. La pícea blanca (Picea glauca ‘Albertiana conica’) durará muchos años en un tiesto pero desafortunadamente es vulnerable a plagas de ácaros de araña roja, que le causan defoliación.

El cedro blanco (Chamaecyparis lawsoniana ‘Minima glauca’) presenta crecimiento lento y forma una mata esférica de color verde mar, mientras que la cercana Chamaecyparis lawsoniana ‘Minima aurea’ es de tono dorado.

Otras variedades de cedro blanco que pueden durar varios años son la ‘Elwodii’, que forma una espiral verde azul  y la ‘Elwoods Gold’, de color amarillo.

Existen diversas variedades de pequeños enebros inclinados que se pueden usar, como Juniperus horizontalis’Alpina’ o ‘Plumosa’, así como un par de variedades de Thuja occidentalis, la ‘Rheingold’ y la ‘Midget’.

Arbustos

Ciertos arbustos duran bastante tiempo en maceteros, y la presión a la que las raíces están sometidas causa prolíficas y regulares floraciones. Una de mis especies preferidas es Pieris`’Forest Flame’, cuyas hojas pasan de rojo a principios de primavera a rosa, crema blanquecino y finalmente verde, y sus flores son parecidas a las del lirio de los valles. Esta planta requiere ser cultivada en sustrato ácido. Use el mismo tipo de sustrato para rododendros enanos y azaleas (Rhododendron sp.), Lithospermum diffusum, Pernettya mucronata, Erica sp., Camelia japonica y otros arbustos acidófilos. Tenga en cuenta que esas plantas se deben regar con agua de lluvia, ya que la mayoría de aguas contienen sal.

Perennes

Plantasa junto a arbustos, queda muy bien la hiedra (Hedera helix) que se extiende hacia los laterales y suaviza las líneas duras. La mayoría de perennes bajos son aptos también, pero tenga en cuenta suelen morir en invierno.

Plantas de follaje

Helechos y gramíneas pueden proporcionar un aspecto diferente al de las plantas en macetas, en especial cuando se combinan con otras especies. Una maceta de hermosas (Hosta sp.) mezclada con helechos y gramíneas de uno o dos colores produce un bonito follaje, y se pueden colocar perfectamente en cualquier zona a la sombra.

Hierbas

Cuando el espacio del jardín es limitado, las hierbas en tiestos son una muy buena solución. El aspecto que producen es siempre bello y tienen la ventaja de poderse utilizar como aliños frescos. Es más recomendable plantar aquellas que crecen moderadamente, como es el caso por ejemplo del romero (Rosmarinus officinalis), la salvia (Salvia officinalis), los cebollinos (Allium schoenoprasum) y el perejil (Petroselinum crispum).

Frutas y hortalizas

Si el lugar del que dispone es muy reducido, no hay razón por la que no pueda cultivar frutas y hortalizas en maceteros. A veces incluso se ven algunos en balcones que crecen desarrollándose sin ningún tipo de problema.

Los manzanos, perales y ciruelos crecen bien de esta manera, pero deben ser injertados siempre a un pie enano. Los groselleros espinosos y rojos, y en especial las fresas, son perfectamente aptos para maceteros.

CESTOS COLGANTES

Mediante cestos colgantes se pueden añadir flores a los muros tanto en verano como en invierno. Éstos, no obstante, requieren bastantes cuidados. Tendrá que regarlos y abonarlos de manera regular, y retirar las flores muertas para que la temporada de floración se extienda.

El secreto del éxito de los cestos colgantes es plantarlos de manera que creen un bola de flores completa. Esto requiere que el cesto tenga una base profunda para que se pueda plantar en el centro y en los laterales. Los cestos de plástico poco profundos que se venden generalmente no sirven para plantar en los laterales. Los mejores tipos de cesto son de alambre o plástico duro. También existe la posibilidad de que usted se construya sus propios cestos en casa.

Cuelgue el cesto en un soporte especial de manera que quede separado de la pared. En el caso de los portamaceteros de pared es esencial pegarlos firmemente, ya que pueden ser muy pesados y por tanto bastante peligrosos.


Fuente: Jardinería Orgánica
Geoff  Hamilton
Ediciones Omega

3 comentarios:

  1. Buenísimo, me encantan las ideas que dan, muy buenas !.

    ResponderEliminar
  2. Me sirvió de mucha ayuda tu página, para mi mini jardínb en el balcón, desde Caracas-venezuela saludos.
    Omaira

    ResponderEliminar