FORDÍTÁS - TRADUCETI - TRADUIRE - VERTALEN - TRADUCI - ÚBERSETZEN - TRANSLATE - ترجم - TRADUCIR

lunes, 5 de septiembre de 2011

EL JARDÍN MINIMALISTA URBANO. Ejemplo de arte y sencillez

ARTE Y JARDINERÍA Diseño de Jardines

El jardín Minimalista urbano en Diseño de Jardines



Este estilo tiene muchos motivos para ser popular en el diseño de jardines. Un jardín minimalista se construye a partir de una o dos ideas u objetos sencillos: basta una buena escultura o un salto de agua. Las variedades vegetales y los colores se limitarán a unos pocos especimenes bien seleccionados. La clave de una buena química es la sencillez.

Muchos diseñadores de jardines contemporáneos trabajan en estrecha colaboración con arquitectos o, como mínimo, utilizan materiales de construcción modernos. De esta forma, han desarrollado un estilo presidido por líneas sencillas y una paleta simplificada. Hasta cierto punto, el minimalismo era una consecuencia inevitable de esta tendencia. El estilo minimalista puede tener la fama de ser más bien severo, o incluso inhóspito, pero no es necesariamente así: también puede ser cálido y acogedor. Tampoco es imprescindible emplear materiales de tecnología punta, ya que bastan unas gramíneas o un par de plantas para marcar un carácter contemporáneo.

Cuando se diseña un jardín que debe tener cierto aire minimalista, lo primero que se estudia es la paleta de color porque puede marcar la elección de materiales y el tipo y el estilo de las plantas. Si se utiliza un material natural, como piedra de color beige, es posible escoger un tipo de madera a juego para el entarimado. Estos materiales también combinan bien con el césped, la grava y los estanques formales.

Los bancos de obra cuadran a la perfección en la estética minimalista; los cojines y los muebles demasiado complejos serían una distracción excesiva para la vista. Si el jardín va a tener uno o más arriates, sugiero que sus bordes tengan la anchura suficiente para servir de asientos, algo que será de gran ayuda para recibir invitados en el jardín.

En un jardín minimalista se mantiene un diseño bastante rígido, pero existe la opción de introducir cambios de ritmo como, por ejemplo, zonas de diferentes niveles o superficies de materiales muy contrastados.

El concepto de los jardines minimalistas no es nada nuevo en el Lejano Oriente, como demuestran algunos de los jardines japoneses más antiguos. Muchas veces se sigue sus mismos principios: una piedra hermosa que llama la atención en una superficie de grava, o tal vez unos desvíos a izquierda y derecha en los senderos y los puentes para desorientar a los malos espíritus.

En un jardín minimalista, la vegetación puede reducirse a una sola planta de belleza espectacular, puesto que la arquitectura hará el resto del trabajo. Esta planta puede ser una escultura vegetal como una “nube” de tejo. Otra posibilidad es optar por algo menos formal, como el etéreo follaje del olivo.

Al planificar la plantación de un jardín minimalista, un buen consejo es emplear únicamente variedades de flor blanca: de este modo, logrará imbuir el diseño de frescura y claridad. También son importantes los colores de los elementos estructurales. Las paredes deben enyesarse y pintarse de un color natural o de blanco para reflejar al máximo la luz, sobre todo en los jardines que se encuentran en las regiones septentrionales.

Un diseñador que pueda trabajar con mucha luz solar, como en las regiones mediterráneas, puede ser más atrevido con los colores de las paredes e incluso llegar a pintarlas de un color muy vivo, sin que ello vaya en detrimento de la luz del jardín.

Deleitar los sentidos

 El jardín debe ser un vergel sensual que le transporte a otro mundo y le facilite abstraerse, pensar tranquilamente y liberarse de los problemas de la vida cotidiana, tenga en cuenta todos y cada uno de los cinco sentidos cuando lo diseñe.

Cuando se concibe la dimensión sensual de un diseño, siempre hay que pensar en un jardín paradisíaco clásico, como el Edén de Adán y Eva o el vergel descrito en el Corán, que promete la felicidad eterna en un jardín de extensas sombras, frutas, fuentes y pabellones frescos. En ambas tradiciones religiosas, los jardines se asocian al perfume de las flores, las delicias de las frutas y el canto de los pájaros. Son lugares en los que la humanidad vive en armonía con la naturaleza y que deleitan a los cinco sentidos.

El agua desempeñaba un importante papel en la idea que los persas tenían de los jardines del paraíso. Es un placer contemplar las ondas en el agua de un estanque o los destellos de luz sobre su superficie, por no hablar de la nueva dimensión que gana el jardín si el agua suena al fluir o burbujear en una fuente.

Las fuentes y los canales de los jardines asiáticos no son difíciles de emular hoy día, incluso en jardines pequeños. Basta un pequeño arroyuelo que corra por el centro del patio. Si el espacio lo permite, podría haber un cambio de eje de ángulo recto hacia la mitad, con algunos estanques ligeramente por debajo del canal principal. El agua suele fluir desde un lado hacia el fondo del canal o hacia el centro; en cualquier caso, hay que bombearla de vuelta al punto de partida.

En algunas fuentes japonesas, el agua cae en el interior de una caña de bambú hueca que está sujeta a un pivote articulado; cuando se llena la caña, el peso del agua hace ésta se incline hasta topar con una piedra. Entonces el agua se vacía en el estanque; a continuación, el mecanismo la vuelve a poner vertical y el proceso empieza de nuevo. Oír los sonidos del goteo del agua en el bambú, el choque contra la piedra y el chorro rápido hacia el estanque es una experiencia de lo más sensual y satisfactoria.

Si es imposible hacer llegar agua al jardín, existen alternativas para que parezca estar allí. Se pueden combinar extensiones de vegetación con guijarros colocados de forma muy cuidadosa para sugerir un arroyo seco en el que antaño fluyó agua. También puede usarse el follaje de herbáceas azuladas de género Festuca, matas de Eryngium y mantos de especies plateadas y grisáceas como Santonina, Senecio, Artemisia o los cultivares del arbusto Caryopteris clandonensis, cuyas flores azules se abren al final del verano.

El aroma es un aspecto importante de la experiencia de los sentidos. Hallar una fragancia inesperada al pasear por el jardín es una sorpresa deliciosa. A altas horas de una noche de verano, no hay nada mejor que disfrutar de los perfumes que desprenden las flores para atraer a los insectos polinizadores. Las daturas (Brugmansia spp.), con sus flores en forma de trompeta, combinan de maravilla con la trepadora perenne Trachelospermum jasminoides y sus delicados ramilletes de flores blancas.

Dentro y fuera

 Para ocultar o, al menos, camuflar un poco la frontera entre la casa y el jardín, los diseñadores de jardines contemporáneos suelen utilizar elementos que combinen con el diseño del interior. Las viviendas, restaurantes y oficinas modernas, con sus grandes puertas y ventanas de vidrio, son ideales para este propósito; en los balcones y terrazas, esta idea se aplica revistiendo las superficies de vegetación verde para ganar espacio aparente.

Una de las claves para crear un buen jardín contemporáneo es integrar al máximo el interior de la casa tienen una importancia vital y son el fundamento para que exista una relación firme entre ambos espacios.

En una vivienda moderna dotada de grandes ventanas y un jardincillo, es especialmente relevante que éste pueda verse desde el interior. Incluso las habitaciones de los pisos superiores pueden tener vistas al jardín. Si el panorama natural no es muy atractivo, siempre puede mejorarse o suavizarse con vegetación.

En ocasiones, un espacio exterior que tenga una forma extraña o esté parcialmente cubierto puede transformarse en una extensión de la casa. Una forma sencilla de hacerlo es construir una galería o un jardín de invierno, que podrá usarse como invernadero, terraza o incluso gimnasio, y que será un complemento muy valioso para el hogar.

Una zona interior – exterior no tiene que ser un espacio habitado: también puede tratarse de un corredor o un patio de luz.

En la actualidad, toda la pared exterior de una casa puede construirse con vidrio. El efecto se multiplica si el cristal se extiende hasta el primer piso, lo que ofrecerá vistas al jardín desde más habitaciones.

Si no se pueden emplear paredes de cristal en la casa ni en la galería, existen otras formas de relacionar el interior con el exterior. Una posibilidad es extender un toldo desde la casa sobre la terraza.

Espacio aéreo

 El espacio exterior es cada vez más valioso en las ciudades, donde no dejan de construirse edificios nuevos. Los diseñadores han tenido que aprender a crear jardines en espacios diminutos: un balcón muy estrecho, un patio de luz bien iluminado o el rincón de una azotea pueden transformarse en pequeños oasis urbanos aislados del exterior por medio de plantas.

Vivir en el ático de un edificio alto no tiene por qué impedirle tener un jardín. En un balcón o una azotea, muchas veces puede convertirse en un espacio de lo más original. Incluso en la terracita más pequeña caben unas cuantas plantas. Si tiene la suerte de tener una vista sobre unos árboles, las plantas del balcón se amortizarán con ellos y harán que el lugar parezca más espacioso.

Una gran ventaja de contar con un balcón espacioso o una azotea es que éstos aumenten el valor de su propiedad.

Haga planes para sus necesidades particulares: ¿necesita que el jardín sea un oasis verde?, ¿un solárium?, ¿un lugar para desayunar y recibir visitas? En este último caso, debe reservar espacio para mesa y dos o cuatro sillas.

Otras consideraciones prácticas son los compartimentos para guardar manguera, las herramientas, los fertilizantes y tal vez una barbacoa y cojines. El riego es un factor más; si no hay ningún grifo cerca de la azotea (preferiblemente en el exterior) es preferible que no se moleste en intentar ajardinarla: sin agua corriente a mano, los trabajos de jardinería distarán de ser un placer.


El grado de exposición a la luz solar y al viento limitará la variedad de plantas que puedan crecer. Si puede abrigarlas con una pantalla con resistencia garantizada al viento, podrá cultivar lo mismo que en cualquier otro lugar. Esta pantalla puede ser de cristal transparente o de paneles de policarbonato. 


Fuente: Jardines contemporáneos
Stephen Woodhams
Editorial: Blume

7 comentarios:

  1. FELICITACIONES SON ESTILOS SUPER ELEGANTES Y ME GUSTARIA VER MAS ESTILOS

    ResponderEliminar
  2. de pronto, como renaciendo, siento la necesidad de aprender sobre diseño de jardineria. Su articulo aumenta mis espectativas... Gracias y Feliz Navidad

    ResponderEliminar
  3. Los jardines estan vinculados con la vida, con el espiritu. Conocer la forma de diseñarlos puede ser un paso para encontrar otros caminos hacia la felicidad. Gracias y Feliz Año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mirta por tus palabras. es cierto que el Diseñar Jardines te marca un modo de vivir muy diferente, Creas espacios, con sensaciones y emociones, todo proyecto se lleva una parte de ti y de tus sentimientos, también te guía por una forma de entender la vida diferente de lo habitual, siempre estas en contacto con la Naturaleza, tus emociones se convierten en ideas y siempre aprendes algo nuevo de ella. También te deseo un Feliz Año. Ya sabrás que soy Profesor por si te sigues interesando en el Diseño de Jardines. Un cordial saludo.

      Eliminar
  4. muy lindas las imágenes, que buen articulo.gracias

    ResponderEliminar