Buscar en este blog

viernes, 21 de diciembre de 2012

Chamaecyparis Lawsoniana y sus variedades

ARTE Y JARDINERIA Diseño de jardines

Chamaecyparis Lawsoniana y sus variedades


Chamaecyparis Lawsoniana and its varieties




En el oeste de Europa, Chamaecyparis Lawsoniana es uno de los géneros de coníferas más cultivadas aunque algunas de sus especies no sean de origen europeo; las que provienen de América del Norte, del Japón y de Formosa han dado vida a una serie muy extensa de variedades muy diferentes unas de las otras por su altura, porte y colorido.

Los Chamaecyparis o falsos cipreses son designados a veces bajo el nombre de Cupressus o ciprés; sin embargo, este último nombre se aplica a un grupo de árboles muy diferentes. La mayoría de los Chamaecyparis y variedades se desarrollan con mucho éxito en lugares convenientes de frescor aliados a un buen drenaje; temen las exposiciones a vientos desecantes que perjudican a veces su recuperación cuando se les trasplanta. Sin embargo existen buenas plantas de jardín entre los Chamaecyparis, los cuales vale la pena cuidar después del trasplante.


Chamaecyparis lawsoniana


Hace poco más de un siglo que fue introducido en el oeste de los Estados Unidos el ciprés de Lawson; tardó poco en extenderse así como sus variedades. Se convierte en un gran árbol; no se planta muchas veces un espécimen aislado, pues sus variedades reemplazan ordinariamente esta función, pero se le utiliza mucho para la construcción de setos.

Así como sus variedades, no le gusta que la hierba se desarrolle bajo él, lo que provoca rápidamente la desecación de las ramas de la base de su ramaje que se desnuda definitivamente.

Cuando se convierte en seto, no se debe cortar demasiado, pues no produciría brotes jóvenes, sobre las ramas viejas como la Thuya plicata o Cupressocyparis leylandii por ejemplo.

El Chamaecyparis lawsoniana y sus variedades pueden ennegrecerse a veces y secarse parcialmente durante el invierno cuando está expuesto a los vientos, especialmente justo después de la plantación. La selección siguiente comprende las variedades más características y las más cultivadas de Chamaecyparis lawsoniana; son demasiadas para poder enumerarlas todas. Llegan a medir entre 20 y 25 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Alumii”


Es una de las variedades con follaje azulado más popular del ciprés de Lawson; es bastante compacta con porte erigido y forma muy bonitos especimenes. Llega a medir entre 10 y 12 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Alumigold”


Porte más apretado y recogido que el “Alumii”; en primavera las hojas adquieren un color amarillo intenso pasando a tonos bronceados en otoño. Llega a medir entre 10 y 12 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Columnaris”


Más esbelta que la anterior a la cual se parece, forma una columna estrecha de un azul ligeramente grisáceo más acentuado que en los “Alumii”. Causa un efecto muy notable cuando en un parque. Llega a medir hasta 10 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Ellwoodii”


Variedad de porte cónico regular; denso y compacto, tiene unas agujitas azuladas, volviéndose azul acero en invierno. Es un excelente arbusto para los pequeños jardines, y cuando es joven todavía, para los jardines de rocalla.

No existen muchas formas que conserven su aspecto general, pero difieren en algunos caracteres como: “Chilworth Silver” cuyo follaje tiene un matizado azul plateado más pronunciado; “Ellwood´s Gold” que no se puede hablar propiamente de dorado, pero el extremo de sus brotes es de color amarillo tigre, en particular durante el verano, lo que le da un aspecto atrayente a la planta; tiene un crecimiento más lento que el Ellwoodii; “Ellwood´s White” tiene los brotes jóvenes moteados de blanco. Llega a medir entre 4 y 5 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Erecta Viridis”


Las largas ramas esbeltas, guarnecidas de un follaje verde brillante y cuyas ramitas están dispuestas según los planos verticales le dan a esta conífera su nombre que la caracteriza bien. Le perjudica la nieve cuyo peso tiende a separar sus ramas y las hace perder su porte cónico y regular. Se evita este inconveniente apartando la nieve o en defecto, manteniendo sus ramas por un lazo. Se desguarnece fácilmente en la base.

Con el tiempo, su parte inferior se ensancha, especialmente en las regiones muy lluviosas. Llega a medir entre 10 y 12 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Fletcheri”


Variedad tan popular como la “Elwoodii” con la cual tiene algún parecido; forma una colonia extendida en la base, con ramas esbeltas y un follaje fino, de un verde grisáceo. Es un poco grande para la ornamentación de rocallas, empleo para el cual es perjudicial. Llega a medir entre 5 y 6 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Golden Wonder”


Variedad muy parecida al Chamaecyparis lawsoniana “Lane”, con un follaje más compacto que se mantiene dorado durante todo el año. Llega a medir entre 10 y 12 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Green Pillar”


Esta variedad tiene una forma que recuerda a la variedad “Erecta Viridis”, pero de un matiz verde más brillante y no parece sufrir los golpes de la nieve. Se puede clasificar entre las mejores plantas de jardín, aunque no sea bastante conocida.

En primavera, sus hojas están ligeramente matizadas de amarillo oro. Llega a medir entre 10 y 12 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Lane”


Una de las mejores “Lawson” doradas por su color estival en invernal, sirve lo mismo para jardines medianos o grandes. Pide una exposición soleada para adquirir su bello matiz dorado que hace resaltar las coníferas azules o verdes plantadas cerca de él. Llega a medir entre 10 y 12 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Lutea”


Conífera  popular que se forma en colonia con ramas cortas y extendidas. Aunque de un amarillo dorado menos brillante que el “Lane”, guarda un bonito color en invierno. Llega a medir entre 10 y 12 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Pembury Blue”


Probablemente la más bonita de las variedades de “Lawson”, forma un árbol piramidal con follaje ligero y fino, magnifico colorido azul plateado. De introducción bastante reciente, merece conocerse mejor. Llega a medir entre 8  y 10 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Pottentii”


Variedad antigua pero todavía extendida. Cónica, compacta con follaje plumoso, dulce al tocar, verde claro. Es sensible a los daños causados por el viento y debe protegérsela de los vientos secos. Sufre también con el frío durante los inviernos rigurosos. Llega a medir hasta 5 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Spek”


De origen holandés y reciente introducción, se parece en muchas cosas a “Pembury Blue” pero con un colorido no tan plateado. Piramidal, con fuertes ramas cuyo extremo recae, tiene un follaje rudo al tocarlo. Es superior a la vieja variedad “Triumf van Boskoop”. Llega a medir entre 8 y 10 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Stardust”


Variedad de crecimiento lento, porte cónico – piramidal parecido a la “Lane”, aunque en invierno su color es menos dorado. Llega a medir entre 10 y 12 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Stewartii”


La más popular de las “Lawson” doradas de altura mediana con “Lutea” y “Lane”, se vuelve amarillo verdosa en invierno y no tiene apariencia tan brillante como las otras dos variedades. Llega a medir entre 12 y 15 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Triomf van Boskoop”


Ahora suplantada por “Pembury Blue” y por “Spek”; posee brotes espaciados y flojos; tiene necesidad de ser podada para adquirir un porte más compacto y atrayente. Llega a medir hasta 15 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Westermannii”


Esta antigua variedad fue introducida de los Países Bajos hacia 1880; es muy distinta por su porte piramidal, moderadamente denso, ramas extendidas, ramitas pendientes, sus brotes amarillo pálido volviéndose poco a poco amarillo verdoso. Conífera ligera y graciosa. Llega a medir entre 8 y 10 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Winston Churchil”


Obtenido en 1945 es uno de los mejores “Lawson” dorados. De porte cónico, compacto, su cola puede compararse a del “Lane”. Tiene un crecimiento moderado, conserva su rica coloración durante todo el año; por esta razón, merece un lugar preferente en los jardines. Llega medir entre 6 y 8 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Wissellii”


Esta variedad es completamente distinta de la mayoría de las otras “Lawson” por sus hojas aplicadas, verde azul, y sus ramas esbeltas, espaciadas y más o menos deformadas. Un árbol curioso y decorativo a la vez. Llega a medir entre 10 y 12 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Gimbornii”


Aunque esta variedad se parezca a “Minima glauca”, da vida a plantas más compactas, claras y elegantes, de follaje verde azulado y cuya extremidad de las ramas es purpúrea. Variedad de Chamaecyparis lawsoniana muy atrayente. Llega a medir hasta 1 metro de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Knowfieldensis”


No hay que confundir esta variedad con “Nidiformis” que se vuelve mucho más ancha, ni con “Tamariscifolia” de un bonito verde profundo, aunque se venden a menudo bajo el mismo nombre. Esta variedad de brotes pequeños y aplanados se cubren unos con otros. Es enana, compacta y ancha, con un follaje verde claro, más brillante por debajo. Llega a medir 1 x 2 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Minima Aurea”


Es una notable conífera para un jardín pequeño. Aunque de crecimiento muy lento, su follaje apretado y compacto, amarillo dorado brillante, la hace una planta ideal todo el año, para adornar un jardín de brezos o una rocalla; su color es tan brillante en invierno como en verano. Una forma cercana “Aurea Densa” obtenido por el mismo viverista, en el mismo semillero de granos, no se distingue más que con el tiempo; entonces se hace compacta y de forma más redondeada. Llega a medir entre 1,25 y 1,50 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Minima Glauca”


Conífera en matorral redondeado, sin flecha, de crecimiento muy lento. No se debe abusar del calificativo de “Glauca” más que cuando se le aplica, pues su follaje es ligeramente azulado. La variedad “Nana”, que es muchas veces, y con razón, vendida bajo su nombre, posee un tallo central, una flecha y ramas más horizontales. Las plantas jóvenes son a veces difíciles de distinguir unas de las otras. Llega a medir entre 1,25 y 1,50 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Nana Albospica”


Esta variedad que parece cubierta de nieve en verano merece plantarse más. No se la debe colocar en un lugar demasiado soleado y parece rústica. Su color en el interior es verde, los extremos de sus brotes blancos, más marcados al principio del crecimiento, en la primavera. Es un útil complemento en la gama de las coníferas con color. Llega a medir hasta 2 metros de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Pygmaea Argentea”


Otra variedad que se podría plantar más por su bonito colorido de invierno y verano; forma un matorral redondeado o un ancho cono aplanado, gracioso igualmente en plantitas con la extremidad blanco plateado y sus ramas coronando su follaje verde oscuro, un poco azulado. Tiene necesidad de ser expuesta al sol para adquirir su bonita coloración, desgraciadamente, a pleno sol sus brotes se pueden quemar, lo mismo con las fuertes heladas. Crecimiento muy lento. La variedad “Backhouse Silver” se le parece bastante. Llega a medir entre 80 cm. y 1 metro de altura.

Chamaecyparis lawsoniana “Tamariscifolia”


Con la edad se convierte en un matorral de mediana o gran altura, con ramas ascendentes, luego extendidas; en ramitas pendientes forman entonces un ancho parasol. Hojas finas, ligeras de un bonito verde oscuro, alguna vez un poco verde mar, color que el árbol conserva durante el invierno. Bonita planta que perfectamente hace resurgir variedades con follaje dorado plantados cerca de ella. Llega a medir entre 2 – 3 m x 4 – 5 m.

Chamaecyparis lawsoniana “Tharandtensis Caesia”


Esférica, con follaje verde claro y reflejos azulados. Crecimiento lento. Rústico y de cultivo fácil. Llega a medir entre 1 y 1,50 metros de diámetro.



Fuente: Coníferas ornamentales
Editorial Grupo Mundi - Prensa

No hay comentarios:

Publicar un comentario