FORDÍTÁS - TRADUCETI - TRADUIRE - VERTALEN - TRADUCI - ÚBERSETZEN - TRANSLATE - ترجم - TRADUCIR

martes, 13 de diciembre de 2011

ARBOLES FRUTALES ENANOS

ARTE Y JARDINERÍA Diseño de Jardines

Existen especies de frutales que su tamaño es menor y son diferentes de los que plantamos en macetas



Los arboles frutales en maceta y los arboles frutales enanos no son lo mismo. Los primeros son plantas totalmente normales, cultivadas también al aire libre, que crecen menos porque han crecido en maceta sobre portainjertos.

En cambio, los frutales enanos son de tamaño reducido porque por constitución genética son de crecimiento débil. Por lo general, esto puede apreciarse en las diminutas zonas internodulares (zona del renuevo comprendida entre dos yemas, o respectivamente, hojas); a menudo, las yemas están muy próximas entre sí. Un ejemplo típico es el melocotonero enano, conocido comercialmente como ‘Bonanza’, que no puede tener un crecimiento adecuado ni siquiera en un portainjerto de crecimiento fuerte como un patrón franco. Generalmente, se injerta incluso en patrones francos de melocotonero sin que consiga perder su lento crecimiento.

También hay formas enanas de nectarinos y albaricoques. Sin embargo, estas variedades son propensas a contraer enfermedades fúngicas, especialmente si pasan el invierno en un lugar frío con una humedad atmosférica elevada. Además, no tienen una resistencia al frío suficiente como para soportar los rigores del invierno noreuropeo. Los almendros dulces y algunas variedades de manzano también son plantas enanas, aunque estas últimas se injertan, además, sobre el portainjertos M 27, de crecimiento débil.

Gracias a algunos preparados químicos, conocidos como sustancias inhibidoras del crecimiento, es posible forzar al crecimiento enano de algunas plantas.

Este sistema se acostumbra a emplear en las adelfas e hibiscos; sin embargo las plantas tratadas así no tienen nada en común con las anteriormente descritas. Transcurrido un tiempo, tras la retirada de la dosis de sustancias inhibidoras del crecimiento, vuelven a crecer de forma totalmente normal.

El cultivo en maceta de frutales en Europa y Alemania alcanzó su punto culminante a finales del siglo XIX. Ya entonces se publicaron libros sobre los cuidados y el cultivo de estas plantas. En aquella época surgieron expresiones como <<frutales en maceta>> o <<jardín de naranjos en tiestos>> y también el término <<frutal enano>>. Sin embargo, por los motivos indicados anteriormente, esta última expresión no resulta aplicable al ámbito general del cultivo de frutales.





Quienes no se contenten sólo con el bonito desarrollo y la riqueza 
floral de muchos frutales en maceta y quieran obtener frutos con seguridad, deben conocer algunos detalles sobre la fructificación. Muchos frutales autóctonos no pueden autofecundarse. Esto significa que, por lo menos, tiene que haber dos variedades o dos tipos distintos de frutales que permitan la fecundación recíproca. Salvo algunas excepciones, éste es el caso de los manzanos, perales, cerezos y también algunos ciruelos.

Manzano


Los manzanos son autoestériles. Para su fructificación precisan el polen de las flores de una variedad diploide distinta y adecuada (juego de cromosomas doble). Por consiguiente, sus periodos de floración tienen que ser distintos. Las variedades triploides (juego de cromosomas triple) no son polinizadores adecuados. Si en una plantación de manzanos hay una variedad triploide como ‘Jacob Lebel’, ‘Boskop’ o ‘Gravensteiner’ se necesitarán por lo menos dos donantes de polen adicionales para asegurar la fructificación de todos los árboles. Como las variedades triploides no producen un polen germinativo, tampoco puede producirse la fructificación si hay diferentes juntas con este juego de cromosomas.

Peral


Los perales también precisan, para la fructificación recíproca, donantes de polen diploides. Las variedades triploides, como ‘Alexander Lucas’, ‘Pastoren Birne’ y ‘Gute Graue’ no son adecuadas.

Algunas variedades de peral forman sin polinización previa lo que se conoce como frutos vírgenes (partenocarpia). Estos frutos, que carecen de semillas y si las tienen son estériles, pueden alcanzar un gran tamaño. En la gran mayoría de los casos no tienen la forma típica de la pera, sino que se parecen mucho más albadazo de una campana. En este sentido, merece una mención especial la variedad ‘Bosc´c Flaschenbirne’ (sinónimo ‘Kaiserkrone’).

Nashi


Los nashi, emparentados con los perales, pueden autofecundarse en parte. Entre las variedades con esta característica se encuentran la ‘Kumoi’ y la ‘Nijisseiki’. Otras variedades precisan un polinizante externo. Para ello resultan extraordinariamente apropiadas las dos variedades anteriormente citadas así como las variedades de peral ‘Williams Christ’ y ‘Gellerts Butterbirne’.

Cerezo


Muchas de las variedades del cerezo ácido son autofecundantes. Entre ellas se encuentra la ‘Schattenmorelle’, la ‘Beutelschacher Rexelle’ y la ‘Weinweichsel’. Por el contrario, las variedades con polinización precisan la ‘Koröser Weichsel’ y la ‘Königin Hortense’.

Los cerezos dulces son autoestériles y, por consiguiente, necesitan una variedad que los fecunde. Sin embargo, no todas las variedades pueden fecundar a las demás. Las variedades o grupos de variedades muy estrechamente emparentadas presentan lo que se conoce como esterilidad recíproca (también llamada interesterilidad). Como excepción, pueden citarse algunas variedades de cerezos dulces americanos autofecundantes (autofértiles).

Ciruelo


En los ciruelos existen tanto variedades autofecundantes como autoestériles. Como donantes de polen son adecuados los ciruelos y los endrinos entre otros. La mayoría de ciruelos, albaricoques y almendros pueden autofecundarse.

Si se cultivan frutales en maceta en zonas ajardinadas, pocas veces será necesario plantar variedades de frutales fecundantes entre sí. Sin embargo, cuando el cultivo se realice en balcones a gran altura o en el centro de las ciudades, sí puede resultar necesario. Quienes carezcan de espacio para ello, tendrán que injertar en la copa de su frutal un brote de la variedad polinizante. Así la fructificación queda garantizada.


Fuente: Como Seleccionar y Cultivar
Frutales en Macetas
Peter Klock

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada